La doble mirada humanista
Reportaje

La doble mirada humanista

Érich Rohmer retrató la condición humana con frescura narrativa

Crítico y director de cine francés que editó la revista “Cahiers du Cinema”, Éric Rohmer es recordado a 8 años de su fallecimiento, ocurrido el 11 de enero de 2010, como uno de los principales representantes del movimiento cinematográfico “nouvelle vague”.


Junto a André Bazin, director de “Cahiers du Cinema”, publicación aún vigente, Rohmer fue jefe de redacción entre 1956 y 1963, donde reunió a cineastas como Jean-Luc Godard, Francois Truffaut, Claude Chabrol, Jacques Rivette, quienes colaboraban como críticos y columnistas.


Éric Rohmer, seudónimo de Jean-Marie Maurice Scherer, nació el 21 de marzo de 1920, en Nancy, Francia, donde se licenció en literatura francesa en 1942, durante esa época y hasta 1949, ejerció como profesor en el “Lycée” de Nancy, destaca el sitio “Biografías y vidas”.


Concluida la Segunda Guerra Mundial, publicó la novela “Elizabeth” (1946), la cual firmó con el seudónimo Gilbert Cordier, nombre que utilizó para diversos artículos periodísticos antes de su traslado a París, a finales de 1949, cuando se acercó al cine.


Un año después filmó su primer cortometraje titulado “Journal d'un scélérat”, durante ese mismo año, fundó junto a Jean-Luc Godard y Jacques Rivette la revista de crítica cinematográfica “Gazette du Cinema”, señala el sitio “filminlatino.mx”.


En coautoría con Claude Chabrol, escribieron en 1957 el libro “Hitchcock”, una monografía sobre el cineasta británico, donde ya apareció bajo el seudónimo de Eric Rohmer.


Dos años después, en 1959, lanzó su primer largometraje, “Le signe du lion”, filme del que se cuenta tuvo buena recepción de la crítica, pero no del público.


Para 1962, en alianza con el director alemán Barbet Schroeder y la productora Margaret Menegoz, creó la empresa productora de películas “Les Films du Losange”.


De acuerdo con “circulobellasartes.com”, su filmografía puede dividirse en tres series: “Seis cuentos morales”, durante la década de los años 60; “Comedias y proverbios”, de la década de los 80 y “Cuentos de las cuatro estaciones”, de los años 90.


La primera etapa se compone de “La boulangère de Monceau”, de 1962, “La carrière de Suzanne”, de 1963, “La coleccionista”, de 1967, que obtuvo el Premio especial del jurado en el Festival de Berlín, “Mi noche con Maud”, de 1969, “La rodilla de Claire”, de 1970, premio a la mejor película en San Sebastián, y “El amor después del mediodía”, de 1972.


“Comedias y proverbios”, su segunda serie incluye “La mujer del aviador” (1980), “La buena boda” (1981), “Pauline en la playa” (1982), que ganó el Oso de Plata y el premio Fipresci en el Festival de Berlín en 1983; “Las noches de la plena luna”, (1984), “El rayo verde” (1986), León de Oro y premio de la crítica internacional en Venecia, y “El amigo de mi amiga” (1987).


Su tercera serie, “Cuentos de las cuatro estaciones”, se integraba de “Cuento de primavera” (1990), “Cuento de invierno” (1991) premio Fipresci en Berlín; “Cuento de verano” (1996) y “Cuento de otoño” (1998), premio al mejor guion original en Venecia.


"Los amores de Astrée y Céladon", de 2007, fue el último largometraje que realizó, una adaptación de la novela “L’Astré”, de Honoré d'Urfé.


Sus estudiosos apuntan que la filmografía de Rohmer se movía bajo la misma temática, una historia donde hombres y mujeres tratan de analizar su propio comportamiento, que nada tiene que ver con sus acciones, para intentar explicarse a sí mismos, sin llegar a ninguna conclusión.


Igualmente, detallan que su estilo se caracterizaba por la búsqueda de realismo y la conducta humana, con gran intimismo, frescura y simpleza narrativa y técnica.


Éric Rohmer, quien de acuerdo a la crítica logró sobrevivir a las vanguardias, estar a la altura de su propia leyenda y contar una y otra vez la misma historia y conseguir que no se acabe nunca, murió a los 89 años, el 11 de enero de 2017, en Paris, Francia.

Comentarios