La contaminación contra la salud
Salud

La contaminación contra la salud

La lista de problemas que acarrea la contaminación ambiental son muchos y se agrupan en diferentes categorías, una de ellas está conformada por las afecciones en los sistemas respiratorio y cardiovasular, los cuales tienen consecuencias mortales si no son atendidos adecuadamente.

El paso de los seres humanos por la tierra cambió de forma radical casi todos los ecosistemas, desde que comenzó la revolución industrial millones de hectáreas de bosques se han transformado en ciudades de concreto y metal.


Sin embargo, tal cambio ha tenido un costo en el medio ambiente en el que habitamos y en nuestra propia salud, desde que encendemos un automóvil por la mañana o generamos energía eléctrica en las grandes plantas, se despiden todo tipo de partículas que eventualmente respiramos, comemos y se internan en nuestro organismo de forma permanente.


Esos cambios radicales se clasifican en diversos esquemas de lo que llamamos como “contaminación”, y se encuentran en el agua que utilizamos para beber y regar los cultivos, en la tierra misma y sobretodo en el aire que respiramos, todo en prejuicio del bienestar humano.


AFECTACIONES EN LA SALUD, COMPROBADAS


En los últimos años la comunidad médica del mundo ha estudiado a detalle los efectos de la contaminación ambiental en la salud humana, las listas de enfermedades y padecimientos que podían estar relacionadas a este fenómeno eran muy largas, pero poco a poco se fueron identificando algunos males constantes en los habitantes de las grandes urbes. Desde luego que las investigaciones se mantienen en curso para detallar la relación precisa.


De entre todos los padecimientos emergieron los males respiratorios en general y los del sistema circulatorio, mismos que tienen alcances mortales si no son atendidos de manera apropiada y de manera integral, la peor amenaza tiene nombre y apellido: “infarto cerebral”.


Organismos como el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y Organización Mundial de la Salud (OMS) han establecido medidas para cuantificar de manera precisa la cantidad de elementos dañinos en el aire de las zonas urbanas. De ese modo se estableció el monitoreo de las Partículas por 10 Micras (PM10), que abarca aquellas emitidas por los automóviles, fábricas, combustión de gases y residuos sólidos y otros elementos.


Se dice entonces que todos los lugares que mantengan sus niveles de PM10 bajo las 20 unidades tienen una buena calidad del aire, los que se encuentran bajo las 35 unidades tienen un calidad mejorable y las que rondan los 50 se consideran zonas de riesgo.


No obstante, algunas ciudades como Beijing, Nueva York y el Distrito Federal han superado constantemente las 80 unidades de PM10 debido al incesante uso de los vehículos y la ausencia de regulaciones en sus fábricas, llevando la calidad del aire hasta límites de lo “inaceptable”.


En nuestro país las zonas urbanas que presentan los mayores niveles de contaminación en los últimos años son Mexicali, la Zona del Valle de México, Guadalajara, Monterrey, Puebla, Toluca, Cuernavaca y Chihuahua.


La OMS dio a conocer los resultados de estudios que indican que las personas que se viven en ambientes con altas concentraciones de partículas dañinas tienen hasta un 25 por ciento más de probabilidades de desarrollar males circulatorios, entre los cuales destacan las alteraciones en el funcionamiento del corazón y la insuficiencia circulatoria en general, principalmente por cuadros de estenosis de las arterias carótidas (que llevan sangre al cerebro). Este fenómeno se conoce como “endurecimiento de las venas”, responsable, en última instancia, de los temibles “infartos cerebrales”.


La estenosis de arterias carótidas es un padecimiento que se caracteriza por el aumento de placa en las paredes de las venas, lo que provoca que poco a poco se reduzca el flujo de sangre al cerebro, problema que si no es atendido a tiempo corta por completo la circulación y puede generar una muerte inmediata por infarto.


UN ALTO COSTO


Aunque reconocen el problema, algunos médicos optan por la cautela al referirse a él. “No podemos decirle a la gente que la estenosis carotídea se ocasiona exclusivamente por estar en un medio ambiente contaminado, también intervienen otros factores como el aumento gradual del colesterol, la poca actividad física y hasta elementos genéticos… pero lo que los últimos estudios nos arrojan es que hay una clara tendencia de tener fallas vasculares si se vive en una ciudad con altos niveles de partículas dañinas”, asegura el médico internista José Ernesto Morales.


El especialista detalla que los síntomas de afectaciones vasculares por efecto de la contaminación aparecen en un 70 por ciento de los casos en personas mayores de los 50 años, aunque también se registran atenciones médicas diversas en todas las edades por la misma suciedad atmosférica.


La Secretaría de Salud (SSA) en México y el Instituto Mexicano de Competitividad (IMCO) estiman que desde 2010 se han registrado aproximadamente 27 mil muertes asociadas con males de salud (incluyendo infartos cerebrales) por la contaminación ambiental. Se han realizado también más de 70 mil consultas por padecimientos relacionados y se ha perdido una cantidad de recursos económicos incalculable en medicamentos y servicios laborales suspendidos.


Las alertas por precontingencia ambiental que se han implementado en algunas zonas como el Distrito Federal son catalogadas por especialistas como acciones “emergentes y temporales”, pues si el crecimiento de la población se mantiene a un ritmo acelerado en los siguientes diez años, y si los modelos de energía sustentable no se comienzan a aplicar, las muertes por infarto cerebral y otros males relacionados con la contaminación se irán a la alza.


Aquí lo importante es tomar en cuenta que estamos viviendo una nueva etapa en todos los aspectos. Las muertes relacionadas con fallas del corazón y del sistema vascular son la segunda causa de muerte en México… lo grave es que el sector público de salud no está preparado para tanta demanda, hay que solucionar desde las leyes”, indica el doctor Morales.


PARA CONSIDERAR:


Las recomendaciones para prevenir males relacionados con la contaminación:


-Realizarse un examen médico cada año para descartar males cardíacos, sobre todos quienes viven en zonas de alta contaminación ambiental.


-Hacer caso a las alertas de precontingencia ambiental que disponga la autoridad.


-Evitar el uso del automóvil en la medida de lo posible, optar por el transporte público.


-Mantener una dieta saldable y actividad física regular.

Comentarios