Serotonina, la sustancia del placer primitivo
Salud

Serotonina, la sustancia del placer primitivo

El estado de ánimo de los seres humanos depende en gran medida de algunos factores externos, sin embargo la tristeza, la felicidad, la rabia o hasta la depresión se generan en lo más interno del cerebro; todas esas emociones son causadas por una larga lista de sustancias químicas, entre las que la serotonina juega un papel importante.

El cerebro tiene en las neuronas su principal medio de funcionamiento, se trata de unidades básicas que permiten la correcta operación de las actividades humanas, desde las más básicas, como respirar o tener hambre, hasta las más avanzadas como el razonamiento lógico y la memoria.


Las mismas neuronas cuentan con sustancias que permiten comunicarse entre sí a través de un sinnúmero de señales químicas, que a su vez desencadenan reacciones que permiten ordenar alguna función cerebral específica, la actividad nunca se detiene, leyendo este texto, sentado frente a un monitor y hasta dormido se registran intercambios neuronales.


Para que todo esto ocurra son necesarios los llamados “neurotransmisores”, sustancias que actúan como agentes de comunicación entre las neuronas e incluso el sistema nervioso central. Uno de los neurotransmisores más importantes es la serotonina, un químico sobre el que cada vez se realizan más estudios para encontrar las claves del estado de ánimo humano, una tarea nada sencilla.


Hasta el momento, la comunidad científica de todo el mundo ha logrado identificar y definir con seguridad algunas de las características generales del químico, se sabe que se encuentra directamente relacionado con procesos como la regulación del apetito, el control de la ira, el sueño, el impulso sexual y hasta el reflejo de vomitar, entre otros, actuando de manera diferente en cuanto a intensidad, en cada uno de ellos.


Aunque aún no ha sido posible descubrir con exactitud los detalles de sus alcances en el sistema nervioso o su relación con otras funciones del organismo, las posibilidades podrían ampliarse con nuevos estudios.


CÁPSULAS DE ALEGRÍA


De forma popular, y en parte gracias a los medios de comunicación e internet, se ha difundido la idea de que los medicamentos que estimulan la generación de serotonina producen un efecto de felicidad y alegría a quien los consume, y es cierto, algunos especialistas prescriben fórmulas tomando en cuenta los efectos de la serotonina para combatir padecimientos como la depresión y la ansiedad, aunque la mayoría concuerdan en que tener de forma más activa esa sustancia no representaría dejar la tristeza en forma automática.


Quizá el más famoso de los medicamentos con serotonina es el Prozac, una fórmula que ha sido probada con éxito a través de los años y ha ayudado a millones de personas de todo el mundo a tratar sus alteraciones de estados de ánimo.


No obstante, el Prozac, al igual que otros auxiliares parecidos, tiene un efecto inhibidor en la capacidad de captar de forma neuronal la serotonina, por lo que la sustancia queda libre en todo el organismo y brinda a la persona un efecto de bienestar, relajación que se llega a confundir con un estado de paz.


Lo cierto es que el consumo de tales medicinas debe estar estrictamente regulado por un especialista, ya que sólo son un auxiliar dentro de un tratamiento integral, pues su consumo excesivo puede generar algunos efectos nocivos, incluso mortales.


NO TODO ES FELICIDAD


Desgraciadamente abundan las tiendas o vendedores que comercializan pastillas y suplementos alimenticios “ricos en serotonina”, sin un control adecuado para su ingesta se puede alterar de manera dramática la producción natural que tiene el organismo, es posible generar una dependencia con el paso del tiempo y tener el temible “efecto rebote”.


Al suspender su consumo vía externa el cuerpo no sabrá de qué forma producir nueva serotonina, funciones básicas como el sueño, el hambre y hasta el control de la ira simplemente no estarán activadas. También se corre el riesgo de sufrir daños severos en el sistema digestivo y hasta en la estructura ósea.


La polémica de la serotonina en medicamentos es que, en términos generales, no van más allá de los efectos que causan algunas drogas como el LSD y hasta la cocaína, aunque correctamente administrada puede resultar en un efectivo apoyo para los tratamientos que regulan el estado de ánimo. Serán finalmente los especialistas y médicos quienes definan el futuro de la aplicación del químico en beneficio de las personas.


La serotonina puede ver alterada su producción natural por factores genéticos y también por modificaciones del estilo de vida, el consumo excesivo de alcohol o drogas, la alimentación y horarios de sueño inadecuados cambian la forma en que este neurotransmisor se produce en el cerebro.


En todos los casos, se debe de consultar primero a un médico y evitar utilizar cualquier producto no aprobado por el especialista, es útil recordar que el cuerpo necesita un equilibrio y que en cuestión de salud puede resultar mortal cualquier improvisación


LA IMPORTANCIA DE LA SEROTONINA (TABLA)


Es una sustancia cerebral encargada de regular funciones básicas como el deseo sexual, el hambre, las horas de sueño y de controlar el impulso de la ira.


Generalmente se le asocia con la “felicidad y la paz”, aunque nuevos estudios sugieren que su principal campo de acción en las emociones humanas se centra en la paciencia y la relajación.


Aún quedan pendientes diversos estudios por realizarse en la comunidad científica internacional, se busca explorar y detallar aún más el potencial de la serotonina.


Twitter: @betoiturria

Comentarios