Inversión en UDIS: ¿Una opción viable?
Finanzas

Inversión en UDIS: ¿Una opción viable?

Las Unidades de Inversión (UDIS), surgidas en México en 1995, son percibidas como una opción para invertir sin riesgos, sin embargo no pueden ser empleadas por todos y dadas las condiciones actuales del país, es posible que no sean la mejor alternativa en términos de inversión.

En la actualidad, la vida en las grandes urbes es día a día más rápida y el ritmo de los acontecimientos que marcan pautas cada vez más incesante. En el tema de las finanzas personales y empresariales la situación no es diferente, diariamente se produce y se desecha gran cantidad de información que permite tomar decisiones, porque al final de cuentas para eso es la información financiera, para tomar las decisiones más acertadas en determinado momento y superar las dificultades que nos presente el entorno económico, político y social.


Un ejemplo; entre 2008 y 2011, poco después de que en Estados Unidos se destapara el escándalo de la burbuja inmobiliaria que provocó la gran crisis financiera de la que todavía estamos sufriendo algunas consecuencias, uno de los negocios que más crecieron en nuestro país fue el de las casas de empeño, los cuales adquirieron gran parte del oro que los ciudadanos 'de a pie' que a falta de un historial crediticio -o al menos uno favorable para acceder a buenos créditos- les depositaban como prenda a cambio de un préstamo, con un interés bastante abusivo en la mayoría de los casos. Esto fue al inicio de la problemática económica, sin embargo, cabe recordar que mientras se está en los primeros meses y años de una crisis de esa magnitud, el horizonte para negocios de este tipo es muy promisorio, ya que la mayor parte de las personas no tienen la liquidez para desempeñar sus alhajas y por lo general terminan perdiéndolas, si no es que malbaratándolas directamente.


La combinación de factores les trajo un alto margen de ganancias a esas empresas; la falta de intervención por parte de las autoridades para ponerles un orden les permitía adquirir el metal a precios irrisorios sin siquiera respetar las cotizaciones de este a nivel mundial. Pero a largo plazo el mercado se estabilizó y muchos negocios no lograron deshacerse de todo el oro que habían adquirido, una situación que finalmente se tradujo en pérdidas debido a la depreciación de los metales, en especial del oro, que se fue dando paulatinamente.


En pocas palabras se puede decir que aunque compraron el metal en rebaja durante la crisis, una vez que esta pasó ese mismo precio “bajo” automáticamente se convirtió en un costo muy elevado puesto que las cotizaciones a nivel mundial bajaron drásticamente.


Este tipo de situaciones son las que hacen surgir una pregunta importante: ¿existe una manera de invertir en la que no se corra ningún riesgo o, en su defecto, que este sea moderado? Entre las posibles opciones se vislumbran instrumentos como las UDIS.


INVERSIÓN O BLINDAJE


En 1995, con el fin de salvaguardar a los bancos, y enfocadas en un principio en los créditos hipotecarios, se crean las Unidades de Inversión (UDIS), que son unidades de valor basadas en el incremento de los precios, las cuales se usan para solventar las obligaciones de créditos hipotecarios o cualquier acto mercantil. Su puesta en marcha tuvo como principal objetivo dar certidumbre.


El Banco de México es el encargado de fijar el valor de las UDIS para cada día del mes tomando en cuenta los factores de la inflación, posteriormente publica en el Diario Oficial de la Federación el valor, en moneda nacional. Cada mes, a más tardar el día 10, el organismo publica el valor correspondiente a los días del 11 al 25, y a más tardar el día 25 el de los días 26 de ese mes hasta el 10 del mes inmediato siguiente.


Este instrumento puede ser muy útil para proteger el patrimonio del efecto negativo de la inflación pues evita que pierda valor. Las UDIS, al ser de renta fija o deuda, ofrecen rendimientos por encima de la inflación y pagan una tasa de interés real que se determina al emitir el título.


A continuación un ejemplo simple del manejo de las UDIS. Supongamos que alguien desea invertir 150 mil pesos y que una unidad de inversión vale, al día 23 de marzo, 5.293630 pesos. Lo primero que debe hacer es dividir el monto de inversión (150 mil pesos) entre el valor unitario de la unidad de inversión (5.293630) para obtener la cantidad de UDIS que está invirtiendo, que en este caso serían 28 mil 335.94. Ahora bien, supongamos que la tasa de interés es del 20 por ciento anual y que la inflación es del 4.5 por ciento. Para determinar su ganancia a la vuelta de un año, la persona deberá primero multiplicar las 28 mil 335.94 UDIS por 1 más la tasa de interés (1.20), lo que da como resultado 34 mil 003.12 UDIS. Para sacar la cantidad total obtenida en pesos se tiene que determinar el valor de las UDIS al final del período, y ello se logra multiplicando su valor inicial (5.293630) por la inflación (1.045), lo que da como resultado 5.53184335. De la multiplicación de este valor final y el total de UDIS obtenidas en ese año resulta el monto de la inversión: 188 mil 099.93 pesos.


De ese modo se puede concluir que de cierta forma esta vía de inversión es muy conveniente y que ayuda bastante el hecho de traer incluida la inflación esperada, sin embargo se tiene que tener en cuenta que para permitir la inversión en UDIS los bancos requieren de grandes montos de dinero.


Además cabe recordar que es un instrumento a largo plazo (15 o 20 años como mínimo), ya que esa es la manera en que ha demostrado tener mayor rendimiento en comparación, por ejemplo, con el dólar y otros instrumentos de inversión. Para algunos invertir en UDIS es parecido a contratar un seguro que proteja el patrimonio de la inflación, pero no da a ganar dinero ya que sólo aumenta el porcentaje en que aumente la inflación. Para ser candidato a ahorrar en este régimen se debe estar dispuesto a pagar por largo tiempo primas que siempre están subiendo.


EL FINAL


En los últimos meses varios especialistas están poniendo en la mesa de debate la viabilidad de seguir con el 'reinado' de las UDIS ya que actualmente tiene un valor cinco veces mayor, no obstante la estabilidad de los precios y contención salarial. Como argumento los especialistas mencionan que las UDIS fueron un instrumento muy útil que generó certidumbre en un momento en el que el país se encontraba a un paso del desastre económico, sin embargo considera que ese capítulo ya ha sido superado y las condiciones actuales son muy estables y diferentes a aquella época.


A esto hay que sumarle que para muchos los créditos UDIS tienen condiciones negativas, mucha gente los asocia a tiempos de crisis y el saldo se repercute en la inflación y llega un momento en que las personas deben mucho más de lo que solicitaron, porque artificialmente se tiene un pago más cómodo, pero que sólo cubre el crecimiento del saldo.


A modo de conclusión se puede decir que dadas las condiciones actuales del país las UDIS no son la panacea. Para el inversionista novato o experimentado existen en el mercado mejores opciones que generan ganancias a mediano y largo plazo. Las UDIS suelen funcionar mejor, es decir, generar grandes ganancias, en economías que no tienen controlada la tasa de inflación, cosa que en los últimos 15 años en México ha sido una constante.


Correo-e: rubn_caro@hotmail.com

Comentarios