Lactancia materna disminuye riesgo de sufrir cáncer
Salud

Lactancia materna disminuye riesgo de sufrir cáncer

Los especialistas han tratado de descifrar el porqué del incremento de casos de cáncer, cada vez a más temprana edad; una de las pistas que siguen las investigaciones es el cambio de hábitos alimenticios de la sociedad, donde la lactancia materna parece jugar un papel primordial.

La lactancia materna durante los primeros seis meses de vida contribuye a disminuir de manera significativa el riesgo de sufrir cáncer, hipertensión, obesidad y alergias, afirma el especialista Héctor Raúl Pérez Gómez, director general del Organismo Público Descentralizado del Hospital Civil de Guadalajara.


El experto resaltó la importancia de dar leche materna a los recién nacidos porque, dijo, se reflejará en su salud cuando crezcan.


“Cada vez son diagnosticadas más personas con esta enfermedad en el mundo y los oncólogos detectan casos a edad más temprana. Incluso, hay personas de 30 años con cáncer prostático, cuando antes lo habitual era que se presentara arriba de los 50 años de edad”, apuntó.


Esto, señaló Pérez Gómez, podría estar asociado al problema la contaminación ambiental, una menor calidad en los alimentos, el alto consumo de grasa polisaturada, directamente relacionada con procesos crónicos de oxidación que pueden generar neoplasias en el hígado o cáncer de mama y mayor exposición a la radiactividad.


Mantener la lactancia materna durante los dos primeros años también puede evitar que los niños desarrollen enfermedades tales como obesidad, diabetes e hipertensión a lo largo de su vida adulta. “Si hubiera un abordaje integral de todos los factores de riesgo, esto impactaría de manera positiva en la salud pública”, dijo el experto.


OTRAS ESTRATEGIAS


El especialista adelantó que para mejorar la salud de los niños es importante el consumo -cinco veces al día-, de frutas y verduras, ya que contribuye a disminuir significativamente el riesgo de desarrollar cáncer.


“En un plato de comida debe haber alimento verde, semillas, cereales y no solo el bistec y el arroz. Sin embargo, la realidad es otra: mucha gente consume alimentos industrializados, con altos niveles de hidratos de carbono simple que provocan un balance positivo en el acumulo de energía, obesidad y resistencia a la insulina, además de ser un factor de riesgo para procesos cancerígenos”.


Agregó que está comprobado que el esquema nutricional del adulto es un producto cultural que inicia en la infancia y que podrían reducirse los riesgos de contraer algunos tipos de cáncer con una alimentación adecuada.


Por ejemplo, el cáncer de hígado tiene 7.5 veces más frecuencia en las personas con obesidad que en las personas delgadas, alertó.


Especialistas en diferentes ramas de la medicina y la nutrición han hecho referencia a que es indispensable fomentar e incentivar el alimento materno desde las primeras horas de vida, y la creación de espacios en los centros laborales para una adecuada extracción de la leche materna.


CONTRA TODO


El tipo de lactancia que se brinda a los menores en sus primeros meses de vida interviene directamente en el desarrollo y maduración del sistema inmune, afirmaron especialistas del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD).


La investigadora titular de la Coordinación de Nutrición del CIAD, Ana María Calderón de la Barca, destacó que las niñas y niños amamantados presentan menor riesgo de enfermedades autoinmunes, que aquellos alimentados con fórmulas.


Los compuestos activos en la leche humana regulan la colonización del tracto gastrointestinal, de esta forma impiden el desarrollo de bacterias patógenas y permiten el de bacterias favorables, de ahí la importancia de la lactancia materna.


Refirió que esta práctica también promueve el desarrollo del tejido linfoide asociado que gobierna la diferenciación de las células T, que tienen actividades de defensa y tolerancia.


Por esto, reiteró, el amamantamiento puede reducir el riesgo de enfermedades autoinmunes como la intolerancia a las proteínas del trigo o enfermedad celiaca, que causa síntomas gastrointestinales graves y se trata de un problema de autoinmunidad, así como la diabetes tipo 1.


Aunque la predisposición genética es requisito indispensable en el desarrollo de este tipo de enfermedades, hay otros factores muy importantes que desencadenan su aparición, resaltó.


Esos factores pueden ser la forma de alimentación durante el primer año de vida y las infecciones gastrointestinales durante esta misma etapa, que pueden modular la respuesta inmune, orientándola hacia la tolerancia o a la intolerancia.


La diabetes tipo 1, se diagnostica con mayor frecuencia en niños, adolescentes o adultos jóvenes, es una enfermedad autoinmune y metabólica por una destrucción selectiva de las células beta del páncreas, causando una deficiencia absoluta de insulina, por tanto hay problemas para regular la glucosa en la sangre.


MEJORA EL PANÓRAMA


Sin embargo, durante las últimas tres décadas, se ha estabilizado la detección de unos cinco mil casos anuales de niños con cáncer en México, con mayor frecuencia en los casos de leucemia, sin importar su situación económica y social, dijo Guadalupe Alejandre Castillo.


Durante el anuncio de “National Pancake Day”, el pasado mes de febrero, la presidenta de la Asociación Mexicana de Ayuda a Niños con Cáncer (AMANC), afirmó que esta enfermedad representa la primera causa de muerte en niños de 5 a 14 años de edad.


Desde hace 32 años, expuso, la asociación ha brindado apoyo económico y asistencial a más de siete mil niñas y niños, así como a 24 mil familias en todos los estados de la República Mexicana.


El cáncer es la principal causa de muerte entre menores de cinco a 14 años de edad y el más frecuente es la leucemia, informó Ignacio Villaseñor Ruiz, director general del Centro Nacional para la Salud la Infancia y la Adolescencia.


En un comunicado, detalló que 52 por ciento de los casos son de leucemia, seguida por linfomas, tumores cerebrales y otros tumores sólidos.

Comentarios