Biopsias líquidas: esperanza en el futuro: Un paso adelante en la lucha contra el cáncer
Salud

Biopsias líquidas: esperanza en el futuro: Un paso adelante en la lucha contra el cáncer

Hasta ahora, la única manera de conocer el progreso de cualquier tipo de cáncer, a fin de determinar el tipo de tratamiento a seguir, es la biopsia, un procedimineto invasivo e incómodo para muchos pacientes que luchan día a día contra esta enfermedad, es por eso que poder hacer el diagnóstico a través de una simple muestra de sangre es un notable avance.

El cáncer cobra cada año millones de víctimas en todos el mundo; encabeza la lista de padecimientos que le arrebatan la vida y traen complicaciones de salud a todo tipo de personas, sin importar edad, ubicación geográfica o profesión y frenarlo se ha convertido en una lucha encarnizada entre el avance de la ciencia y la enfermedad como tal.


A pesar de las pérdidas humanas, son muchas las mejoras que la medicina moderna ha tenido para tratar de mejor manera todos los tipos de cáncer, pero tal vez uno de los más recientes avances sea el que por fin pueda ponernos varios pasos delante de la enfermedad: la biopsia líquida.


Determinar con exactitud e inmediatez el tipo de cáncer que una persona padece, su avance y la forma de atacarlo sería sin duda una buena noticia para todos los oncólogos, pero hacerlo sin la necesidad de realizar procedimientos invasivos y casi sin dolor, sería algo extraordinario.


La posibilidad de una biopsia líquida es el resultado de muchos años de investigación. Desde hace décadas los especialistas han trabajado en la llamada “medicina genómica” para conocer todos los alcances reales del manejo del ADN humano, mientras más se sabía sobre la información genética de nuestra especie, aumentaban considerablemente las oportunidades para aplicar mejoras en la calidad de vida a través de diversos tratamientos.


La batuta en tales investigaciones la llevaron países como Australia, España, Inglaterra, Estados Unidos, Alemania y Francia, la lucha contra el cáncer era uno de los más ambiciosos objetivos de esos avances científicos que hoy parecen ser ya una realidad.


DIAGNÓSTICO OPORTUNO


Una biopsia es un procedimiento médico que consiste en tomar una muestra de tejido directamente del cuerpo humano a fin de analizarla y determinar si existe alguna irregularidad para así poder atenderla a tiempo. Los pacientes de cualquier tipo de cáncer saben que esto además significa pisar frecuentemente las clínicas, ser sometidos a dolorosas cirugías y constantes procedimientos ambulatorios para saber si el mal ha regresado, así como el tiempo de maniobra médica del que se dispone.


Se han diseñado en todo el mundo campañas publicitarias de los gobiernos para que la población tenga presente la importancia de la detección oportuna de cualquier cáncer, hacer un diagnóstico tardío casi siempre significa la diferencia entre sobrevivir y ser vencidos por la enfermedad.


Es precisamente en ese punto donde la biopsia líquida podría revolucionar al mundo médico, ya que representa la posibilidad de tomar solamente una ordinaria muestra de sangre, llevarla a un laboratorio especializado y tener la información disponible en cuestión de días y hasta horas, de modo que significaría ganarle el paso a la enfermedad y la posibilidad de poder mantenerla a raya posteriormente.


Hasta hace poco más de una década la idea de saber datos sobre el cáncer a través de la sangre parecía descabellada, pero después de estudios exhaustivos en centros oncológicos de Europa principalmente, se pudo determinar que existía suficiente información en el torrente sanguíneo como para detectar enfermedades, el progreso de las mismas y el tipo de material genético que tienen.


El anuncio de tal avance ya ha sido lanzado a través de diversas publicaciones especializadas en todo el mundo, pero todavía se encuentra en fase de pruebas para saber exactamente su efectividad y descubrir una forma de potenciar la técnica de la biopsia líquida.


En caso de prosperar, las posibilidades para saber el tipo de cáncer que tiene el paciente, el grado de afectación y la forma de atacarlo son muchas, incluso se podría saber si el tratamiento que se realiza tiene la efectividad esperada, en caso de que no sea de esa forma se ganaría tiempo valioso para probar con otros métodos y agotar así posibilidades.


OBSTÁCULOS EN EL CAMINO


Los exámenes regulares de sangre funcionan a través de la detección de elementos llamados “biomarcadores”, viajan en el aparato circulatorio del organismo y son relativamente sencillos de detectar, sin embargo, para la detección del cáncer se requiere personal altamente capacitado y laboratorios con el equipo adecuado.


Los fragmentos genéticos del mismo cáncer son considerablemente más difíciles de detectar y se tienen que clasificar de acuerdo al tipo de cáncer que se busque, a través de una marca específica.


Inicialmente sólo países con avanzada infraestructura oncológica tendrían tal disponibilidad de servicio, por ejemplo, esto ya sucede con relativo éxito en clínicas de España, Alemania y Australia, pero con la realización de más pruebas y el visto bueno de instituciones médicas se podría extender a más países.


Por lo pronto, los países latinoamericanos seguirán sometiendo a los pacientes de cáncer a los tratamientos usuales y comprobados, tomando biopsias de la manera tradicional y con la mayor anticipación posible, no se trata de una mala noticia, sino de un camino que seguramente se deberá transitar bajo estricto control de los especialistas de todo el mundo.


Será en los próximos meses cuando se definan las pautas que deberá seguir la biopsia líquida en el mundo de la aplicación médica, por lo pronto algunas estimaciones de la comunidad científica sitúan la efectividad de las pruebas ya realizadas en más de un 80 por ciento.


El objetivo es entonces poner al servicio de la humanidad un potencial avance sustancial en la lucha contra una de las peores enfermedades, la meta es tratar de vencer al cáncer con una herramienta amable, la biopsia líquida.


TABLA: NUEVA ARMA CONTRA EL CÁNCER


La biopsia líquida se realiza a través de un examen ordinario de sangre.


Las muestras se analizan en laboratorios especializados, la meta es detectar material genético propio de tumores y rastros cancerígenos.


El procedimiento permitiría determinar con seguridad el tipo de cáncer, mantener al mínimo las cirugías y cambiar rápidamente de tratamiento si es necesario, además de que mejora la calidad de vida de los pacientes.


Aún se encuentra en fase de pruebas en países de Europa, principalmente.


Twitter: @leoniturria

Comentarios