Sexualidad de la A la Z: Letras que despiertan el deseo
Sexualidad

Sexualidad de la A la Z: Letras que despiertan el deseo

El lenguaje es la representación del pensamiento y la literatura erótica encausa al lector hasta las más excitantes aventuras sexuales. Los terapeutas sexuales recomiendan leer la lectura de textos sugerentes, al igual que todo aquello que logre despertar el deseo para el pleno goce de la vida en pareja.

El género literario relacionado con el arte de amar, seducir o conducir a las pasiones sexuales se le denomina literatura erótica. Todos los pueblos del mundo tienen uno o varios textos que despiertan la lujuria y promueven el ayuntamiento sexual.


El Kama Sutra puede considerarse el libro más antiguo y consultado del mundo al respecto del estudio sistemático para llegar a la masturbación, coito o prácticas sexuales o grupales. Otro es El jardín perfumado libro árabe, literatura obligada del buen amante.


El legendario Marques de Sade o el mítico Casanova iluminaron las mentes y despertaron la lascivia de quienes leían sus libros. El Decamerón de Bocaccio o lo escrito por Henry Miller en Trópico de Cáncer, y en la actualidad, Cincuenta sombras de Grey, de la autoría de E.L. James, son otros ejemplos.


¿POR QUÉ Y PARA QUE DE LA LITERATURA EROTICA?


Los escritos sexualmente incitantes o 'cachondos' llegan a las manos y ojos de cualquiera en la edad y momento menos esperado. Suelen ser promovidos por adolescentes y adultos que encuentran en ellos un incentivo al desfogue de su ímpetu sexual.


En la actualidad el material visual escrito o gráfico, erótico y pornográfico es ampliamente consultado en internet, y jóvenes y viejos lo emplean para excitarse o sacar ideas para diversificar sus prácticas sexuales en pareja.


Sin embargo, la literatura erótica debe diferenciarse de la literatura o material pornográfico. La apreciación del cuerpo humano y los géneros masculino y femenino en la literatura erótica incitan al deseo sexual con la intención de invitar al descubrimiento o multiplicación del placer sexual sin utilizar a la contraparte como un objeto sexual.


La pornografía, desde su elaboración busca usar, degradar, convertir en objetos a hombres y mujeres, haciéndolos ver como material reciclable, desechable, intrascendente. Los géneros pornográficos exaltan las desviaciones sexuales y las promueven, generando adicción.


La manipulación del usuario a la pornografía es generar utilidad económica, con o sin conocimiento del usuario, particularmente para quienes usan internet como su forma habitual de convivir con la pornografía.


La literatura erótica muestra lo que es capaz de obtener quien incursiona en los laberintos de la sensualidad y la sexualidad. Es una línea delgada y traslúcida lo que separa al erotismo de lo obsceno.


El rasgo característico de lo erótico es la exaltación del placer sexual sin caer en la desviación o la corrupción del apetito sexual. En la pornografía y la obscenidad, el uso de las habilidades sexuales toma la delantera buscando usar al otro, sometiéndolo, rebajándolo. Sobre esta discrepancia entre erotismo y pornografía existen debates interminables.


EL EROTISMO, UNA FORMA DE PENSAR EL MUNDO


La escritora chilena Natalia Berbelagua, autora del libro Valporno, perteneciente al género de literatura erótica, expresa: “la verdadera literatura erótica es en todo caso un asunto iniciático. Nadie sigue siendo el mismo después de leer a Sade, Bataille o Aretino. Cada uno de esos autores te recuerdan el momento de tu iniciación sexual, te hacen volver al vértigo”.


Cada persona tiene una manera particular de guardar sus recuerdos eróticos, reales o imaginarios, vividos o fantaseados, personales o transferidos. La literatura erótica representa una embarcación sensual cuyo puerto de destino, aunque presentido, no siempre es alcanzado.


Quien recurre a la fantasía proporcionada por la literatura erótica cuenta con la ventaja de releer lo que despertó el escrito, repensarlo o volver a sentirlo.


LITERATURA ERÓTICA EN PAREJA.


Abordar la literatura erótica de manera individual puede dar al lector la chispa requerida para hacer el primer movimiento de un encuentro sexual en pareja. De hecho, muchas personas recurren a la literatura erótica para excitarse y poder consumar el acto sexual.


Requieren de recrear en su mente lo que leyeron o vieron para consumar su vida sexual. Otras, en cambio, comparten con su pareja este material erótico para sacar partido a lo que ambos quieran experimentar.


Cada pareja tiene derecho a encontrar nuevos territorios de la pasión. Existen zonas erógenas desconocidas que gracias a la experimentación que incentiva la literatura erótica se pueden llegar a descubrir.


Actualmente, la obra Cincuenta sombras de Grey de E.L. James se ha convertido en un libro obligado en el repertorio erótico de muchas mujeres. Esta obra rompió el prejuicio de que la literatura erótica era tema de varones.


Masters y Johnson, los sexólogos que evidenciaron la capacidad multiorgásmica femenina, estarían brincando de gusto si hubieran podido presenciar el hecho de que las mujeres rompieran con el paradigma de ser sumisas.


El libro Cincuenta sombras de Grey pone en la mesa la prueba de que las mujeres ya no quieren recibir migajas sexuales, sino ser participes activas de lo que ocurre en los entretelones del placer sexual.


TERAPIA SEXUAL Y LITERATURA ERÓTICA.


La terapia sexual aconseja la lectura de textos insinuantes o francamente sexuales para movilizar la libido. Lo que de manera escrita o gráfica logre despertar el deseo sexual es ampliamente promovido por los terapeutas sexuales para romper la inmovilidad psíquica que impida el disfrute sexual.


Muchas parejas necesitan leer libros eróticos o ver películas pornográficas para arrancar con ganas su intimidad sexual. Cada pareja necesita hablar sobre este tema y respetar la diferencia de criterios.


Esperar que las cosas cambien en la vida sexual es insuficiente. Es necesario dar los pasos para que la naturaleza haga lo propio. Una lectura erótica a tiempo evitará separaciones, maltratos, divorcio y frustración sexual. ¡A leer hoy mismo!


www.sexologosilvestrefaya.com

Comentarios