Walter Reuter fue pionero del periodismo gráfico moderno en México
Reportaje

Walter Reuter fue pionero del periodismo gráfico moderno en México

El creador alemán también hizo diferentes películas, tanto documentales como “Tierra de chicle” y ficción como “Raíces”

El periodista alemán que tras haber logrado escapar de los campos de concentración durante el régimen nazi, llegó como refugiado político a México, donde desarrolló un trabajo extraordinario como fotógrafo, cineasta y pionero del periodismo gráfico moderno, Walter Reuter es recordado a través del Premio Alemán de Periodismo que lleva su nombre. El Premio Walter Reuter está dirigido a periodistas mexicanos y latinoamericanos comprometidos con la libertad de expresión; pueden participar profesionales del periodismo que publican en medios impresos, en radio, en televisión o Internet. Es organizado por nueve instituciones alemanas que trabajan de manera independiente una de la otra en México que se unen para fomentar la libertad de expresión y otorgar un reconocimiento a la actividad periodística de calidad en México. En su edición número XI, el Premio Walter Reuter fue otorgado a José Raúl Olmos Castillo y Daniel Lizárraga Méndez por su investigación “La negra historia de Odebrecht en México”; José Raúl Olmos, Daniel Lizárraga Méndez, Valeria Nohemí Durán Villanueva y Mathieu Tourliere por “El entramado detrás de la operación de espionaje de PEGASUS” y Ariel Ruíz Mondragón por “El periodismo mexicano en tiempos del narco: Entrevista con Javier Valdez Cárdenas”. Walter Reuter nació el 4 de enero de 1906 en Berlín y pasó sus primeros años en el distrito obrero de Charlottenburg, a temprana edad inició su carrera actoral, para después convertirse en bailarín. Durante su juventud formó parte del periódico Arbeiter-Illustrierte-Zeitung, La tormenta, donde documentó las primeras protestas en contra del partido nacional socialista. En una entrevista con el fotoperiodista Enrique Villaseñor, dijo que durante estos tres años que trabajó contra los nazis, “la cosa era básica, la lucha y descubrir las cochinadas”, añadió que él mismo estuvo en el campo de concentración en África. Por esta labor fue perseguido por los militantes de la agrupación política, por lo cual se vio obligado a migrar a Francia, para luego ir a España, donde trabajó como reportero en funciones del gobierno democrático. Durante la Guerra Civil tuvo que escapar a Francia, donde fue capturado y encerrado, hasta que el 20 de marzo de 1942 logró huir junto a su familia en el último barco de refugiados rumbo a México, señala la página oficial de la Embajada Alemana en la Ciudad de México. Al llegar al país se instaló en Puebla, cerca de los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuat, pero por la falta de trabajo se trasladó a la capital del país. Después de vender algunos retratos, logró comprarse una cámara en el Monte de piedad, una Rolleiflex con la que hizo su primer foto reportaje titulado “Los techos de México” y publicado en la revista “Nosotros”. Una vez que había ganado notoriedad y reconocimiento, el artista de la lente fue contratado en diversas revistas de renombre y recibió encargos del gobierno para realizar numerosas documentaciones. Tiempo después conquistó la fama internacional y recibió ofertas de revistas europeas, en las cuales colaboró y con las que logró ser parte de exposiciones mundiales. Reuter capturó con su cámara la migración de alemanes, artistas mexicanos como Diego Rivera y comunidades indígenas marginadas. A edad ya avanzada viajó a las montañas sureñas para visitar a la tribu de los triques, con los que además, desarrolló una amistad muy especial. México también fue un espacio de encuentros para el fotógrafo alemán, ya que amistades que entabló en España se fortalecieron en el territorio nacional y como producto de este reencuentro, el artista desarrolló su faceta como camarógrafo y director de cine. Con éxito rodó varias películas que luego ganaron premios y trabajó diez años para el programa semanal "Clasa y Cine Verdad", sin embargo motivos económicos lo obligaron a volver a la fotografía. Según la revista virtual "Hipertextual" la verdadera vocación de Walter, era el baile. Le gustó siempre y se puede observar como motivo en muchas de sus fotografías. Walter Reuter, quien fue galardonado con diversos premios como Cruz de la Orden del Mérito de la República Federal de Alemania, falleció el 20 de marzo de 2005 a la edad de 99 años en Cuernavaca, Morelos. Trabajó en diversos proyectos, como el que le encomendó la revista “Holiday”, sobre el volcán Paricutín, que suman un total de 35 mil fotografías de más de 20 pueblos. También incursionó en el cine e hizo diferentes películas, tanto documentales como “Tierra de chicle” y ficción como “Raíces” galardonada en el festival de Cannes. También participó en el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC), entre 1963 y 1968, pero por problemas relacionados con los planes de estudio decidió dejarlo. Tras la muerte de su primera esposa, Sulamith, se casó con Ana María junto a quien tuvo tres hijas: Marina, Claudia, y Hely, una de ellas trabaja en la recuperación y clasificación el trabajo de su padre, y en la develación de la placa de bronce colocada en la casa, que su padre habitó en su infancia dijo: “Era fotógrafo y un poco también actor y músico, un sensible conversador para quien fumar era como meditar. El humo establecía vínculos con seres superiores, pero también con sus propios recuerdos y experiencias”, señalan sus biógrafos. Walter Reuter falleció el 20 de marzo en el 2005, en Cuernavaca, Morelos, a los 99 años de edad.

Comentarios