De casona aristócrata a sede documental y financiera de México
Arquitectura

De casona aristócrata a sede documental y financiera de México

El patrimonio arquitectónico de México, sigue siendo un motivo para visistar las calles del centro histórico de la capital del país...

Si bien son múltiples las construcciones en el Centro Histórico de la Ciudad de México que invitan a visitantes y turistas a recordar épocas pasadas, son escasas aquellas como el Palacio de los Condes de San Mateo de Valparaiso, que con su belleza arquitectónica y colonial lleva a rememorar no solo la opulencia de la aristocracia, sino también la historia financiera del país.

Situado en la esquina de las calles de Isabel la Católica y Venustiano Carranza, el Palacio -propiedad de Citibanamex- da cuenta desde los extraordinarios acabados exteriores de estilo barroco y en cantera, de las estratosféricas fortunas que invirtieron sus antiguos propietarios en su construcción, y cuya solidez y belleza convierten a la edificación en una joya del arte colonial mexicano y patrimonio de la humanidad.

Por su basta extensión, tamaño y belleza, el inmueble no puede pasar desapercibido para quién transita en sus calles aledañas, pero al interior también sorprende con un amplio patio que se enmarca de enormes arcos acanterados y de una escalera helicoidal única en su tipo, que combina cantera con azulejos de Talavera, materiales que en la época colonial fueran sinónimo de lujo y buen gusto.

Dicho patio también es puerta de entrada a otro de los más grandes tesoros del inmueble que es el Archivo Histórico de Citibanamex, cuya área resguarda un gran legado de artículos, documentos, libros, revistas, fotografías y otro tipo de colecciones que son fiel testimonio de la historia financiera, monetaria y bancaria de México.

De residencia familiar a sede financiera

A pesar de que el inicio de su construcción data del siglo XVI, el palacio de  los Condes de San Mateo de Valparaiso, sede de las oficinas centrales de Citibanamex en México, su vocación bancaria comienza a fines del siglo XIX, aseguró el Responsable del Archivo Histórico de Citibanamex, Fernando Corona.

"Banco Nacional Mexicano había operado desde 1881 en este inmueble, en 1884 se fusiona con el Banco Mercantil Mexicano y crean el Banco Nacional de México", detalló.

La relevancia histórica del inmueble localizado en el Centro Histórico de la capital mexicana no solo radica en ser un espacio pionero de la industria bancaria y financiera del país, sino también porque en aquella época llegó a operar de la misma manera en como lo hace en la actualidad el banco central.

Así, el Banco Nacional de México -hoy Citibanamex- funcionaria desde 1884 hasta 1925 -cuando se funda el Banco de México (Banxico)- haciendo las funciones de un banco central.

“En esos 41 años tuvo a bien funcionar como una entidad fundamental para la edición de papel moneda, para el manejo de deuda externa, para elevar los aspectos financieros y bancarios de las distintas industrias y comercios fundamentales para el gobierno de la nación antes de la creación del Banxico”, detalló.

Entre los archivos que dan cuenta de la historia monetaria del país destaca además de la colección numismática o de monedas acuñadas en metales preciosos y de alto valor, la de billetes que fueron producidos por el que fuera uno de los primeros bancos privados del país.

"La colección numismática -una de las más importantes que tiene nuestra nación- incluye múltiples billetes que produjo el Banco Nacional de México, para tratar de llevar un control distinto de la mano con las necesidades y requerimientos que tenía el gobierno”, relató Corona.

Recordó el enorme problema que significa en ese tiempo portar papel moneda, pues incluso de un estado a otro difícilmente se reconocía el valor del billete.

“Entonces se va volviendo una forma oficial el procedimiento del Banco Nacional de México, que va permitiendo la consolidación de sus propios billetes, los cuales van a ser de los más vistosos y más usados en su momento”, resaltó el Responsable del Archivo Histórico de Citibanamex.

El inmueble también resguarda los múltiples documentos que dan cuenta de los negocios y convenios que tenía el gobierno con las distintas industrias, en especial la ferrocarrilera y metalúrgica, además de la agricultura como los plantíos de henequén y algodón, que se convirtieron en una forma importante de inversión en su momento.

El experto detalló que entre otros documentos en poder del Archivo de Citibanamex que rememoran y conservan la historia monetaria y financiera de México está la basta colección fotográfica, de revistas y de otro tipo de objetos, que está a disposición de cualquier persona que le interese su estudio previa solicitud.

En ese sentido, refirió que si bien investigadores y académicos son quienes más interés tienen en revisar el acervo histórico en las mismas instalaciones que Citibanamex acondicionó para tal efecto en el recinto colonial, “todo el material está al servicio de quién lo requiera”.

No obstante, existen algunas colecciones y piezas que por su riqueza y valor histórico requieren de otro protocolo para poder ser escudriñadas, sobre todo los materiales con antigüedad mayor a los 50 años y cuya edad los hace más sensibles a la manipulación y condiciones ambientales.

En ese contexto, el responsable del Archivo Histórico de Citibanamex comentó que la riqueza y relevancia del legado histórico de la institución está en fase de migrar a medios digitales, aún sin una fecha definida para estar lista dado su gran tamaño.

Además de las diversas colecciones con que cuenta el Archivo Histórico de Citibanamex, las instalaciones resguardan otro tipo de artículos como es el caso de uno de los primeros cajeros automáticos que se instalaron en el país, mudo testigo de la historia financiera y bancaria de México.

Comentarios