El premiado edén ecuatoriano
Destino

El premiado edén ecuatoriano

Un atractivo colonial que crece

Ese edén de maravillas, "jardín de inspiraciones, poemas y sentidas melodías", como reza una de sus más populares canciones, cumplió el pasado 8 de septiembre 40 años como Patrimonio Cultural de la Humanidad, distinción que reconoce los atributos del centro colonial mejor conservado en Sudamérica.

Entre las cualidades arquitectónicas y culturales de la vieja urbe figuran los cerca de 5 mil bienes inmuebles inventariados en su mapa colonial, treinta iglesias y conventos, museos, monumentos, plazas e incluso entidades estatales, como el palacio de Carondelet, sede del Ejecutivo, que puede ser visitado por el público.

Enclavadas en el corazón de la capital ecuatoriana se alzan la imponente iglesia de la Compañía, una joya del barroco que tardó 160 años en construirse, y la Basílica, de estilo gótico, en construcción desde hace más de un siglo.

AFLUENCIA

Desde el Panecillo, una elevación natural de 3 mil metros sobre el nivel del mar, una escultura gigante de aluminio de la Virgen de Quito -que ocupa el lugar 58 entre las imágenes más altas del mundo-, custodia la ciudad, a sus habitantes y a los visitantes, cuyo flujo se ha incrementado en los últimos años.

Basílica del Voto Nacional. Foto: Pinsdaddy

Según el Ayuntamiento quiteño, entre enero y agosto pasado llegaron 463 mil 181 turistas internacionales, lo que representa un 6.3 por ciento más con respecto al mismo periodo de 2017.

Este año, el Centro Histórico rompió el récord de afluencia, gracias en gran medida al turismo interno, durante la III edición de la Fiesta de la Luz llegaron 3.7 millones de personas en cinco días para contemplar un espectáculo de luces, colores y sonidos con las que se adornaron varias iglesias y otros sitios de la ciudad.

PREMIOS

El pasado 15 de septiembre, en la XXV entrega de los World Travel Awards (WTA), considerado el “Óscar del Turismo", en su edición para Sudamérica, la sede de los poderes en Ecuador acumuló 13 premios.

Ganó categorías destacadas como las de Destino Líder de Sudamérica y Destino Líder de Reuniones y Conferencias, así como el de Ciudad Cultural Líder de la región.

Al recibir el mayor galardón, el alcalde Mauricio Rodas, aseguró que su ciudad es atractiva "no solamente por los increíbles tesoros arquitectónicos, culturales, artísticos" de su centro sino "sobre todo por el calor, el corazón con el que los quiteños" reciben a los visitantes.

Interior de la Iglesia de la Compañía. Foto: Diego Delso

"Tenemos 13 premios este año, estamos muy felices", dijo Verónica Sevilla, gerente general de la empresa Quito Turismo, al término de la ceremonia desarrollada en la ciudad costera de Guayaquil, capital económica del país. Ecuador se llevó, en total, 25 galardones.

Ser "Destino líder" de Sudamérica es como ganar la estatuilla "a la mejor película", dijo en una comparación con los Premios Óscar que se realizan en Estados Unidos.

Desde hace seis años, ninguna ciudad del sur del continente ha podido arrebatar a Quito el premio a Destino Líder de Sudamérica, un galardón que pone la cereza en el pastel de un aniversario especial que la urbe festejó este año.

DISTINCIÓN

Quito, una ciudad polifacética, estuvo nominada en 20 categorías de las 38 en las que participó Ecuador

Además de los tres galardones principales como ciudad, la capital y eje político del país se hizo de premios para su aeropuerto, varios hoteles y una operadora de turismo.

Inauguración de la Feria de la Luz. Foto: La Hora

"Esto significa un reconocimiento y un compromiso", dijo Sevilla. El hecho de ser galardonada como líder, agregó, representa que la ciudad marca el paso.

Los premios, expuso, no son para acomodarse, al contrario, deben interpretarse como una invitación a diseñar nuevos planes estratégicos para el desarrollo turístico de la ciudad.

"Hemos sido bendecidos con tener este patrimonio cultural, el vivo y el natural, que se juntan y eso genera un destino único, auténtico, que es lo que hoy por hoy busca el viajero", señaló en entrevista con EFE antes de subrayar que los turistas ya no viajan tanto para ver cosas, su propósito es tener experiencias irrepetibles.

Comentarios