El podio innovador en América Latina: Con atención al desafío energético
Ciencia

El podio innovador en América Latina: Con atención al desafío energético

El GII expone que sólo hay tres países latinoamericanos con economías de ingresos altos (Chile, Uruguay y Trinidad y Tobago) y advierte de que Latinoamérica no ha mejorado significativamente sus índices de innovación en comparación con otras regiones.

Chile se mantiene como el país más innovador de América Latina y México es uno de los que más ha mejorado, esto según el Índice Mundial de Innovación (GII por sus siglas en inglés), edición 2018, un estudio elaborado por la estadounidense Universidad Cornell, el centro de investigación INSEAD y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI).


A la cabeza de la tabla se ubican Suiza, los Países Bajos, Suecia, Reino Unido y Singapur. Los investigadores destacaron los grandes progresos que está teniendo China en este terreno.


Pese a caer una posición, descendió al puesto 47, Chile es el mejor latinoamericano. Es seguido por Costa Rica -que también bajó un lugar-, en el 54, y por México, en el 56 gracias a que adelantó dos posiciones.


El análisis destaca que la nación mexicana figura entre los 10 territorios de referencia en conceptos como facilidad para obtener créditos, manufactura técnica, importación y exportación neta de tecnología así como en exportación de productos creativos.


Los puntos fuertes de Costa Rica se encuentran en el gasto educativo, acceso al crédito, producción por trabajador, pagos por propiedad intelectual, exportación de servicios de tecnologías de información y comunicación e impresión.


En cuanto a los punteros latinoamericanos, los chilenos, sus fortalezas están en calidad de la regulación, inscripción en educación superior, acceso crediticio, empresas que ofrecen capacitación formal, apertura de negocios, y corrientes de entrada y salida de inversión extranjera directa.


Otros dos países latinos que aparecen en la mitad superior del listado son Uruguay (62) y Colombia (63). En la parte baja se encuentran Brasil (64), Panamá (70), Perú (71), Argentina (80), Jamaica (81), República Dominicana (87), Paraguay (87), Trinidad y Tobago (96), Ecuador (97), Guatemala (102), El Salvador (104), Honduras (105) y Bolivia, situado en el puesto 117 de un total de 126 países.


Como ya ocurrió en la medición de 2017, Nicaragua y Venezuela no fueron incluidas por falta de datos.


DESTACADOS


El GII evalúa, a partir de 80 indicadores, los cambios y novedades que añaden valor a productos y servicios en 126 economías del mundo. Así, pretende ayudar a los Gobiernos a estimular la actividad innovadora en sus demarcaciones.


En este documento se expone que sólo hay tres países latinoamericanos con economías de ingresos altos (Chile, Uruguay y Trinidad y Tobago) y advierte que la región no ha mejorado significativamente sus índices de innovación en comparación con otras zonas del orbe.


No obstante, y por primera vez desde que existe este análisis, dos representantes de América Latina, Costa Rica (53) y Colombia (65), son reconocidos como "triunfadores de la innovación" en reconocimiento a sus esfuerzos.


El informe destaca el caso de China, que dio un salto del lugar 22 al 17. Esto denota, dicen los evaluadores, una transformación de la economía del gigante asiático gracias a sus políticas destinadas al desarrollo y la investigación. También se revela un fuerte impulso por parte de Israel, que de estar en la posición 17 logró escalar al número 11.


Entre los primeros cinco, el grupo encabezado por Suiza, y los israelíes se encuentran Estados Unidos, Finlandia, Dinamarca, Alemania e Irlanda.


Sobre la Unión Americana se comenta que si bien ha descendido al puesto seis, ha realizado muchos aportes a empresas líderes de alta tecnología a nivel mundial que cambian la vida de las personas.


GIGANTE ASIÁTICO


Respecto a la progresión china, el director general de la OMPI, Francis Gurry, afirmó que el esfuerzo de este país pone de manifiesto que ha apostado por "trasladar la base estructural de su economía hacia industrias más centradas en el conocimiento" y en valerse de la innovación para ser más competitivo, una tendencia que es el anuncio, según Gurry, de "la llegada de la innovación multipolar".


Esta tendencia se ve reforzada por el hecho de que naciones asiáticas como Indonesia, Malasia, Tailandia y Vietnam siguen avanzando puestos en la clasificación y forman parte de un grupo de 20 economías de ingresos medianos y bajos que cuentan con resultados notablemente superiores a los que se podrían predecir por su nivel de desarrollo.


El África Subsahariana aporta seis miembros a este conjunto y Europa del Este otras cinco. India es otro elemento del grupo.


Estas “economías emergentes destacan por ser verdaderos motores del mundo de la innovación", afirmó el profesor de gestión de la Universidad de Cornell, Soumitra Dutta. México también es incluido en la categoría, junto a la República Islámica de Irán (75), que escaló diez puestos.


Los 80 indicadores dan cuenta de las mejoras evolutivas implementadas en economías de todo el mundo. Es una exploración que abarca datos de entorno político, educación, infraestructura y desarrollo empresarial.


En el ámbito de la innovación energética, el índice identifica posibles avances en rubros como la producción, el almacenamiento, la distribución y el consumo energético, de cara a la próxima década.


Las instancias que participaron en su elaboración describen al GII como un instrumento cuantitativo minucioso que ayuda a los responsables de tomar decisiones a elegir modos de estimular actividades que impulsen el desarrollo económico y humano.


La medición contempla desde la presentación de solicitudes de derechos de propiedad intelectual, pasando por las publicaciones científicas y técnicas, hasta la creación de aplicaciones móviles.


REFERENTES


El propio informe sumó aspectos novedosos a su misión. Actualizó una encuesta para destacar las zonas con una especial actividad innovadora. En este punto brillaron las áreas de Tokio-Yokohama y Shenzhen-Hong Kong. Estados Unidos es el país con el mayor número de zonas activas con 26.


Se incluyó un inventario verde de la Clasificación Internacional de Patentes el cual muestra una reducción preocupante de la tasa de crecimiento de actividades de patentamiento respetuosas con el medio ambiente en el ámbito de la energía. Las patentes ecológicas alcanzaron su máximo en 2012.


El estudio de las economías se amplió para distinguir con mayor claridad a las que innovan de manera eficaz al transformar las inversiones en educación y los gastos en investigación y desarrollo en innovación de gran calidad. Bajo estos criterios figuraron Suiza, Luxemburgo, China, los Países Bajos, Ucrania, la República de Moldova, Malta, Hungría, Alemania y Suecia.


En la creación de aplicaciones móviles, Chipre, Finlandia y Lituania fueron las principales economías de desarrollo de estos aditamentos virtuales como porcentaje del Producto Interno Bruto.


ENERGÍA


La innovación es energía”, el lema de esta edición del GII, tiene como propósito subrayar la necesidad de ampliar las mejoras en las tecnologías ecológicas inocuas para el clima en un contexto de creciente demanda energética en todo el planeta.


En el GII se recuerda que para 2040 el mundo requerirá hasta un 30 por ciento más de energía y las estrategias convencionales para aumentar el suministro son "insostenibles" ante el cambio climático.


Desde esta óptica, el informe es un llamado a los gobiernos a apostar por la innovación en el terreno de la energía limpia, pero no solamente en el rubro de la tecnología.


Se necesitan nuevos modelos sociales, económicos y de negocio en los que se promuevan las ciudades inteligentes y soluciones de movilidad basadas en vehículos compartidos”, expuso Bruno Lanvin, director ejecutivo de INSEAD.


También subrayó la urgencia de que haya “una ciudadanía mundial más informada sobre los efectos de las distintas políticas energéticas”.


El reto es garantizar que las soluciones a los desafíos se adapten a las necesidades locales sin causar perturbaciones y de maneras que contribuyan a reducir las desigualdades.

Comentarios