La juventud de la robótica: Cambios con base STEM
Ciencia

La juventud de la robótica: Cambios con base STEM

El FGC 2018 se realizará en la Ciudad de México del 16 al 18 de agosto y en él participarán 175 naciones. El tema de esta edición será “impacto energético”.

Diseñar robots para resolver 14 desafíos de corte mundial. Ese es, a grandes rasgos, el objetivo de una organización sin fines de lucro que desde el año pasado emite una convocatoria internacional, First Global Challenge (FGC), con el propósito de encender la pasión por la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas, la fórmula STEM, por las iniciales de cada palabra en inglés. Su público objetivo son dos mil millones de jóvenes en todo el mundo y el gancho son las máquinas automáticas.


First Global (FG), asociación con base en Estados Unidos, prepara la edición 2018 de unas “olimpiadas” con competidores tecnológicos. El concepto es simple, un equipo de cada país es inscrito, y los estudiantes seleccionados, provenientes de variados contextos, lenguajes, religiones y costumbres, elaboran un proyecto.


Congregar a estos futuros líderes del STEM en una competencia que engancha y exige la colaboración de los participantes tiene por fin, señalan en FG, permitirles experimentar la importancia, la emoción y la viabilidad de la educación STEM.


La misión de la justa es inspirar a los jóvenes, llamarlos a aprender y desarrollar habilidades necesarias en pos de crear tecnologías que para sus padres y abuelos sean indistinguibles de milagros o cuya materialización haya sido tildada en algún momento de “un imposible” o “mera ciencia ficción”.


En otro plano, la organización intenta convencer a gobiernos y organizaciones internacionales sobre los beneficios de implementar una educación orientada al STEM así como apoyar con la necesaria inversión a jóvenes que combinan conocimientos y habilidades con un espíritu emprendedor.


La creación de lazos entre los representantes de los países en liza, descubrir liderazgos y promover la innovación científica y tecnológica en los jóvenes con el fin de fomentar el entendimiento, son objetivos particulares de la iniciativa.


Un aspecto esencial de la competencia es la cooperación enfocada a dar solución a cuestiones globales acuciantes y mejorar la calidad de vida en el planeta.


DIÁLOGO


La comunicación también tiene un papel principal en el First Global Challenge. En el equipo deben forjar un diálogo efectivo a la par que usan las herramientas de la ciencia y de la ingeniería a fin de encontrar soluciones a dificultades en temas como agua, energía, seguridad, salud, alimentación y educación. En cada edición de estos “juegos” de robótica se plantea a los participantes alguno de 14 desafíos mayúsculos detectados por la Academia Nacional de Ingeniería de la Unión Americana. Más allá de las respuestas que se obtengan al reto, un beneficio de la reunión de talentos es que surgirán al interior de una comunidad auténticamente global.


El fundador de FG es Dean Kamen, inventor, empresario y divulgador de la ciencia y la tecnología. Kamen posee al menos 440 patentes en territorio norteamericano y otros Estados. Muchos de los dispositivos que ha concebido se enfocan al sector salud.


Fundó First en 1989, y desde sus inicios la orientó a la tarea de motivar a la juventud a entender, utilizar y disfrutar del conocimiento científico y sus aplicaciones prácticas.


Este año, la organización tiene presupuestado brindar apoyo a más de 400 mil personas entre los seis y los 18 años de edad en más de 86 países. El año pasado, First invitó a aplicar para la obtención de becas escolares en más de 200 centros educativos, universidades y corporativos. La bolsa a repartir era de más de 50 millones de dólares.


El desafío que se lanza a las delegaciones para resolver problemas mundiales representa la culminación de cerca de 30 años de trabajo. Entre los patrocinadores de la justa se encuentran Fedex, Qualcomm y Grupo Salinas.


SOLUCIÓN


Los retos que enfrenta el mundo globalizado necesitan ser resueltos y la siguiente generación puede cumplir el objetivo, siempre que trabaje unida, ese es el planteamiento.


El FGC 2018 se realizará en la Ciudad de México del 16 al 18 de agosto y en él participarán 175 naciones. El tema de esta edición será “impacto energético”. La cuestión, una del dominio público, es cambiar el uso de combustibles fósiles por recursos ecológicos como la luz solar o los fuertes vientos.


La energía, exponen en la asociación, es una herramienta que, de un modo o de otro, impulsa los distintos aspectos de nuestro mundo.


En la cita en suelo mexicano las máquinas diseñadas por las delegaciones competirán por abastecer del mejor modo las centrales eléctricas, iniciar plantas de poder que dependan de fuentes renovables y construir una red de transmisión resistente.


La edición pasada tuvo como reto brindar soluciones para proporcionar acceso a agua limpia. Se integraron 163 equipos de 157 naciones y se reunieron en Washington, DC. Todos los países de Sudamérica estuvieron representados, así como el 75 por ciento de las naciones del continente africano, ese porcentaje superó por un punto al de Europa.


Hubo conjuntos que no representaron a países, como el de Hong Kong, una provincia china con régimen especial, o el equipo Esperanza, cuyos integrantes eran refugiados. También se inscribieron colectivos que no representaron a una bandera sino a los continentes.


MÉXICO


“Del país en el que los mayas inventaron el cero”, decía en la introducción de los representantes mexicanos en la edición pasada del FGC.


Los coequiperos fueron extraídos de las Panteras de la Ciudad de México (inscritos en la Universidad Panamericana) y del equipo Lambot (jóvenes buscando un futuro en los negocios y las tecnologías) de San Luis Potosí. Su patrocinador fue la Fundación Azteca de Grupo Salinas.


Para la justa que inicia el 16 de agosto fueron reclutados estudiantes de dos entidades federativas. Son siete elementos en total, cuatro de Chihuahua y tres de la Ciudad de México.


Al interior de la delegación reconocen que una de las dificultades a las que se han enfrentado ha sido el trabajar a distancia, por su incidencia a la hora de escoger la mejor estrategia. Los contextos y experiencias de los miembros del grupo son otros factores que han agregado complejidad a la cuestión. Esto último, no obstante, también puede verse como una oportunidad ya que, al pertenecer a diferentes ciudades, junto a sus distintas edades y categorías, el equipo mexicano, consideran sus miembros, es muy completo y abierto.


Los integrantes de la célula mexicana están enfocados en el triunfo y anhelan obtener un título de ingeniería. En su presentación aseguran que cualquier problema que se les ponga enfrente puede ser superado con esfuerzo y resiliencia, dos características de los mexicanos.


Los chihuahuenses son Jorge y Renée García, Ángel Berdeja y Herman Sánchez, los tres primeros tienen 15 años de edad y el último apenas un año más.


De la capital son Santiago García, Diego Montaño y Frida Sosa, el primero tiene 17 años y los otros dos ya son mayores de edad.


El mentor es Víctor Gómez, también capitalino, quien se identifica como un agente del cambio que trae ciencia y tecnología a los niños de todo México.


La líder del equipo es la chihuahuense Adriana Avitia, ella considera que “First Global nos ha dado la oportunidad de demostrar que juntos, como sociedad, podemos superar cualquier reto y conseguir el cambio que queremos ver en el mundo”.


El principal patrocinador de la justa es Qualcomm Inc, multinacional norteamericana de equipo para telecomunicaciones. La compañía ha aportado recursos y trabajo de ingeniería a través de la placa de desarrollo DragonBoard 410c. Del tamaño de una tarjeta de crédito, este producto está incluido en cada uno de los kits a entregar durante la competencia y se utiliza en el diseño de robótica de última generación.

Comentarios