Violencia que preña desde temprano
Sexualidad

Violencia que preña desde temprano

El contexto de los embarazos infantiles

La violencia sexual es un factor determinante de que haya menores preñadas, esa fue una de las conclusiones de un estudio realizado por Ipas México, una organización que trabaja para incrementar la capacidad de las mujeres en el ejercicio de sus derechos.

Tal aseveración está contenida en el documento Violencia sexual y embarazo infantil en México: Un problema de salud pública y derechos humanos.

Algunos datos que ilustran el problema son:

a) el número de nacimientos en féminas de entre 10 y 14 años se ha incrementado progresivamente, alcanzando su cifra más alta en 2016 con 11 mil 808.

b) siete de cada diez niñas y adolescentes de entre 10 y 14 años que tuvieron un hijo reportaron que el padre tenía entre 18 y 78 años.

c) 4.4 millones de mujeres mexicanas (9.4 por ciento del total), según la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (Endireh) 2016, sufrieron abuso sexual durante la infancia.

d) 1.2 millones fueron obligadas a tener relaciones por la fuerza o bajo amenaza.

e) cuatro de cada cinco agresores son conocidos de las víctimas, el 67 por ciento son familiares (padre, padrastro, tío, hermano, primo, abuelo y demás).

EMBARAZO INFANTIL

En el Ipas calificaron a sus hallazgos como contundentes ya que la violencia de género y en específico la violencia sexual son factores determinantes de los altos números de embarazos en menores de 14 años.

Foto: istockphoto

La creencia común maneja que el embarazo infantil es consecuencia de actos deliberados por parte de niñas, niños y adolescentes que deciden iniciar su vida sexual, acción que se combina con desinformación o falta de uso o acceso a métodos anticonceptivos.

El estudio muestra que en un gran número de casos de preñez en menores de 15 años, ellas no tienen la capacidad para consentir o disentir el acto sexual, el cual se concreta en condiciones en que la víctima es vulnerable o carece de protección, o sufre abandono, abuso, manipulación, chantaje.

También se da en contextos de marginación, de falta de oportunidades y con relaciones dispares de poder.

Se les retira la posibilidad de negarse al acto sexual provocando una grave violación a sus derechos humanos”, señaló Eliana Olaizola, directora de Ipas México.

Además, como se mencionó líneas arriba, la diferencia de edad entre las menores que empiezan a gestar y los varones que las fecundan llega a ser muy significativa.

En la organización pro derechos de mujeres reafirman que no se trata de adolescentes teniendo intimidad con adolescentes sino de niñas siendo obligadas, coercionadas o manipuladas por adultos mediante el uso de la fuerza física o moral, el chantaje, la manipulación y las amenazas.

JUSTICIA

Todo esto se da, advierten en Ipsa, en un marco de normalización de la violencia y de baja efectividad en materia de procuración de justicia.

Foto: El País/Escoba Voladora

En este último rubro la investigación señala que el Diagnóstico sobre la atención de la violencia sexual en México estima que entre 2010 y 2015 se cometieron cerca de 3 millones de delitos sexuales; esto es, 600 mil por año, incluyendo los que no se denuncian. No sólo eso, el 94 por ciento de los delitos sexuales que se cometen cada año no son denunciados y por cada violación que se hace del conocimiento de las autoridades pertinentes existen 9 que no llegaron a un proceso judicial.

¿Por qué prestar atención al problema de la violencia sexual contra menores de edad? Porque el embarazo en niñas y adolescentes es un problema mundial, de salud pública, de origen multifactorial. A esto debe sumarse que impacta de manera directa el ejercicio de los derechos humanos, el bienestar físico y psicosocial de las mujeres, sus familias y el desarrollo de los países.

Ante el incremento en el número de nacimientos en niñas de entre 10 y 14 años registrado a últimas fechas, se considera que “para poder alcanzar la meta 2030 y el compromiso de erradicar los embarazos en menores de 15 años, es necesario asegurar la implementación de acciones específicas (a nivel del sector salud, educación y procuración de justicia) para identificar y atender situaciones de violencia sexual detrás de cada embarazo infantil”, según Eliana Olaizola.

La meta a la que hace referencia la directora de Ipsa está establecida en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, una iniciativa impulsada por la Organización de las Naciones Unidas para dar continuidad a la agenda de desarrollo tras los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

En realidad no es una sola meta sino seis. Tres de ellas apuntan a terminar con todas las formas de discriminación contra mujeres en todo el mundo; acabar con la violencia contra féminas en los ámbitos público y privado, incluidas la trata y la explotación sexual; y erradicar prácticas nocivas como el matrimonio infantil, precoz y forzado así como la mutilación genital femenina.

Talleres de sexualidad. Foto: Notimex

Las otras se refieren a cuestiones como la debida remuneración para el trabajo femenino, la igualdad de oportunidades y el acceso a salud sexual y reproductiva.

Para alcanzar esas metas se recomienda emprender reformas e implementar políticas para promover el empoderamiento de las mujeres a todos los niveles.

ENFOQUE

Las acciones institucionales en el país, sin embargo, siguen abordando el tema del embarazo infantil como consecuencia de actos deliberados por parte de niñas, niños y adolescentes que deciden iniciar su vida sexual con desinformación y sin acceso a métodos anticonceptivos.

En Chimalhuacán, Estado de México, por ejemplo, el Grupo Municipal para la Prevención del Embarazo en la Adolescencia (GMPEA), informó que durante los próximos meses visitará más de 180 planteles de secundaria, preparatoria y universidad para impartir talleres alusivos a la prevención del embarazo y la deserción escolar.

El objetivo es atender esta problemática social, que se manifiesta en jóvenes de entre 14 y 19 años de edad, con pláticas, talleres y campañas informativas.

Se imparten para que los jóvenes aprendan a vivir su sexualidad con responsabilidad”, indicó el alcalde César Álvaro Ramírez.

Por su parte, la titular del Consejo Municipal de la Mujer, Claudia Tejeda Fernández, señaló que durante los talleres se utilizarán materiales didácticos a fin concientizar a los estudiantes acerca de las ventajas y desventajas de ser padres a temprana edad.

Comentarios