Taxco y su corazón de plata
Destino

Taxco y su corazón de plata

Pueblo extractor y guerrerense

Si bien Taxco tiene el corazón de plata, la ciudad también se caracteriza por su arquitectura colonial, plazas, monumentos e iglesias que forman parte de los monumentos históricos del estado de Guerrero y de México. Uno de los atractivos más importantes de esta ciudad es el Templo de Santa Prisca, una obra mandada a construir en 1750 por José de la Borda, uno de los empresarios mineros más ricos de la región en aquella época.

El recinto, edificado en tan solo siete años y medio para que el sacerdote Manuel de la Borda, hijo de José de la Borda, pudiera oficiar misa, fue en su momento el edificio más alto de México al tener una vertical de 94.58 metros. Cuenta en su interior con un órgano monumental y único en el mundo; tiene 250 flautas con mil voces y fue construido en el mismo municipio de Taxco con piezas que llegaron de Europa.

Aunque la plata manda en Taxco, los hermosos e impresionantes retablos de este templo histórico, están bañados en hoja de oro. El efecto es mayor al contemplar la gran colección de obras del pintor Miguel Cabrera.

PERMANENCIA

El ambiente colonial se respira en su zócalo, al que se llega por bellas calles empedradas y estrechas. Las casas con tejas de color rojo atraen la mirada de turistas nacionales y extranjeros que se dan cita en este poblado en cualquier época del año.

Foto: Notimex/Iván Santiago

El lugar tiene una diversidad de atractivos turísticos que no se recorren en un sólo día aunque desde sus calles sin banquetas se puede apreciar la estatua monumental (20 metros de alto) del Cristo, ubicada en el Cerro de Atachi, un sitio desde el que se puede observar toda la ciudad.

Taxco de Alarcón debe su nombre a dos particularidades: la primera es la palabra en náhuatl “tlachtli”, que significa juego de pelota o lugar en el que se juega el juego de pelota; la segunda tiene que ver con las palabras del célebre escritor novohispano Juan Ruiz de Alarcón, nacido en este lugar.

HISTORIAL

La tranquilidad se respira en las calles de esta población que forma parte del conocido Triángulo del Sol, zona turística por excelencia del estado de Guerrero, junto a Ixtapa-Zihuatanejo y Acapulco. En 2002, debido a su arquitectura colonial, sus artesanías de plata, su historia y paisajes que encantan a cualquiera, se convirtió en la tercera ciudad en ser reconocida por la Secretaría de Turismo (Sectur) como un Pueblo Mágico.

La actividad minera en Taxco dio comienzo poco después de la llegada de los españoles. Hernán Cortés ordenó explotar las menas de la ciudad tras descubrir que el metal que creía era estaño en realidad era plata. Actualmente, la ciudad cuenta con cientos de talleres plateros. Por lo regular, debido al uso de químicos y para una mejor ventilación, esos establecimientos se encuentran en la parte superior de las casas. Hoy día existen poco más de cinco mil puestos plateros distribuidos por toda la ciudad.

Foto: Notimex/Iván Santiago

Nadie se puede ir de aquí sin visitar los talleres o adquirir una pieza: cadenas, conjuntos, dijes, esclavas, arracadas, broqueles, collares, pulseras, rosarios, medallas y demás. Los artesanos de la plata pueden crear piezas únicas que el cliente solicite.

En cuanto a gastronomía se refiere, el pueblo guerrerense ofrece una combinación de recetas prehispánicas y coloniales, como el pozole verde guerrerense que es acompañado con tostadas, aguacate, chicarrón y tacos dorados, o bien un delicioso mole rosa que tenga el color del piñón rosa, la granada y el betabel, lo picoso del chile chipotle y el sabor dulce del chocolate blanco.

El destino tiene una oferta de hospedaje de mil 121 habitaciones repartidas en 37 hoteles, una parte de estos renta salones adecuados para reuniones empresariales y congresos menores a 300 participantes. Otro atractivo es Casa Borda, un escenario cultural que puede utilizarse para eventos de reuniones y sociales.

Desde hace algunos años el municipio ha iniciado un programa dirigido a que Taxco se convierta en un destino para turismo de bodas, algo que ha dejado una importante derrama económica en la región.

A esta población famosa por sus joyas se llega por medio de las principales autopistas y carreteras de Guerrero, Morelos, Puebla, Estado de México y la Ciudad de México.

Comentarios