Desarrollando la nueva cultura financiera
Finanzas

Desarrollando la nueva cultura financiera

Psicología del dinero, un bien que atrae a otros bienes

El dinero toca muchos aspectos de nuestra vida. En buena parte de las decisiones que tomamos durante el día debemos voltear a ver la cartera. Se ha constituido como la forma de pago más universalmente aceptada. Antes se utilizaba el trueque y cualquier cosa podía ser usada como moneda de cambio: sal, conchas marinas, semillas de cacao, arroz, cobre, los metales nobles.

Con el tiempo, aparecieron las primeras monedas acuñadas con oro, plata y demás. El material era pesado y difícil de transportar, por lo que se empezó a guardar en bóvedas de bancos, los cuales, para agilizar las operaciones, emitieron pagares o bonos del tesoro. Así comenzaron a circular los primeros billetes firmados y sellados cuyo valor se determinaba de acuerdo con un porcentaje del oro y la plata guardados en las reservas de un lugar.

La banca de reserva fraccionaria permite que ocurra un fenómeno denominado multiplicador bancario, que es el efecto de expansión de la cantidad de dinero que se produce cuando un banco recibe un depósito y sólo mantiene una fracción en reserva, prestando el resto. Al prestar el dinero que se le deposita, el banco permite que dos personas a la vez tengan el mismo dinero. Este proceso se repite cuando el receptor del préstamo deposita su dinero en un banco. Es por esto que la base monetaria no coincide con los agregados monetarios.

La inflación registra su mayor aumento mensual en 2018, los bancos además de prestar el dinero de los depositantes, también pueden generarlo mediante préstamos y tarjetas de crédito. Esto causa mayor ingreso de dinero nuevo al sistema financiero, este dinero nuevo solo es respaldado por la confianza que se le tiene al que ya está circulando.

El tesoro de Argentina colocó 1.098 millones de dólares en deuda a corto plazo con una tasa ajustable por inflación y con vencimiento el 22 de febrero 2019. El Ministro de Hacienda informó que el presupuesto del gobierno argentino para 2019 quedó marcado por un recorte multimillonario de gasto público que contrasta con un aumento de fondos para el pago de la deuda externa.

Cheque de 1792. No se tiene una fecha exacta del inicio en su uso. Foto: Godot13

El Sistema Monetario no es malo por sí mismo, fue la mejor opción durante muchos años. Contribuyó con el crecimiento de la humanidad, pero es incapaz de solucionar los problemas actuales generados por la automatización y las nuevas tecnologías.

La última crisis económica y financiera ha demostrado que este modelo está obsoleto, no satisface nuestra realidad, y además está arriesgando nuestra supervivencia al destruir el medioambiente, provocar enormes y continuas guerras, delincuencia, corrupción, pobreza, accidentes, abandono en la investigación científica, etcetéra.

EL SISTEMA DE CREENCIAS SOBRE EL DINERO

Nos gusta el dinero y de acuerdo a nuestros sistemas de creencias, percibimos las cosas como caras o baratas. Todo el mundo quiere dinero, trabajamos diario por conseguirlo y cuando lo tenemos, nuestro estado de ánimo cambia. Es muy importante identificar los estados emocionales y su relación con la palabra dinero.

La forma de pensar a propósito de billetes y monedas, es la frase que se repite una y otra vez en la cabeza, incluso cuando la persona no repara en ello. Las palabras, ya sea que se pronuncien en voz alta o tengan la forma inmaterial del pensamiento, conllevan un efecto increíble en la vida y hasta se convierten en realidad.

Si tenemos pensamientos recurrentes y creencias negativas sobre nuestra situación financiera, se creara una frecuencia magnética más débil y habrá problemas. Es por esto que algunas personas parecen atraer fácilmente dinero a su vida, mientras que otros trabajan fuertemente ocho horas al día y casi no llegan al final de la quincena.

Foto: 123rf

EL ROL DE LAS EMOCIONES

El camino a la riqueza no sólo es un asunto de conocimientos, sino también de actitud. Se trata de estar dispuestos a cambiar nuestras acciones, a veces de forma radical, para lograr un objetivo. Es necesaria la visión de lo que queremos atraer a nosotros; aplica para los ámbitos personal, de pareja, familiar, profesional, espiritual, social y económico.

Es importante darnos cuenta del sentimiento que tengo cuando pago o me pagan, qué siento y qué pienso cuando poseo dinero. Genero una buena cantidad para sentirme pleno como persona, me gusta el dinero, me enojo cuando no lo tengo, me entristece no poder comprar lo que me piden mis hijos, me gusta ayudar económicamente a mi familia, cuando presto dinero batallo mucho para que me paguen, estoy ahorrando en este momento, puedo comer en cualquier restaurante de mi ciudad sin estar pensando en la cuenta, me gusta salir a cenar en buenos lugares, puedo solventar mis sueños, atraigo el dinero, lo espanto, soy abundante, tengo libertad financiera, puedo solventar mis gastos mensuales sin ningún problema, el dinero viene a mí cuando pienso que soy merecedor y cuando mentalmente estoy preparado para recibir más, soy agradecido, acepto la riqueza en todas sus formas.

En el artículo Emociones, percepción y conducta económica se explica que Adam Smith, interlocutor verbal directo de Hume, subrayó en 1759 y siguiendo esta línea de pensamiento, que, en efecto, la empatía (Teoría de los sentimientos morales, TSM, en adelante) tiene una papel importante para la vida humana. No obstante, en su pensamiento económico (expuesto en el Tratado sobre la riqueza de las naciones) lo que nos encontramos como motivo de esas acciones humanas -cuyo objeto indirecto es el bienestar y desarrollo económicos- no es la empatía universal con el género humano sino la empatía con los ricos porque, en efecto, según Smith, en la raíz de la empatía estaría el ansia de belleza. El mundo de los ricos, aparentemente bello y ordenado en cuanto a sus objetos y conductas asociadas, resulta tan sugerente que activa la ambición de los pobres por llegar a forma parte del mismo. Pero la acumulación de riqueza suficiente para el mayor número será imposible, para Smith, sin la especialización/división del trabajo.

La autocosecha de fruta florece al sur de Chile como una nueva forma de consumir. Foto: El Universal

Por otro lado, según Jacque Fresco (autodidacta, diseñador industrial, futurista e ingeniero social, autor, conferencista, inventor y pionero en la ingeniería de los factores humanos), el mundo es lo suficientemente rico en recursos naturales y energía. Ello, unido a la tecnología y la aplicación de métodos científicos, debe cubrir sin problemas las necesidades básicas de la población mundial.

Si realmente se desea poner fin a la guerra, la pobreza, el hambre y la mayoría de los crímenes, lo que tenemos que hacer eventualmente a través de la educación, es declarar todos los recursos de la Tierra como patrimonio común de todos los pueblos del mundo. Eso sería lo primero. Si ello se logra, podemos terminar con todas las fronteras artificiales que separan a las personas", declaró el futurista.

Si todo el dinero en el mundo fuera destruido, mientras la superficie del suelo, las fábricas, y otros recursos fueran dejados intactos, el hombre seguiría siendo capaz de construir aquello que deseara, y satisfacer también cualquier necesidad. El dinero no sería lo que la gente necesitaría, sino el acceso libre a las cosas necesarias de la vida. En una economía basada en los recursos, el dinero no sería necesario. Todo lo que se requeriría serían los recursos, y la fabricación y distribución de los productos.

La frecuencia adecuada para aprovechar el escenario, es aquella en la que nos comprometemos a desarrollar nuestro potencial y a alcanzar el más alto bienestar. Esta causalidad funciona.

CONTACTO: [email protected]

Comentarios