Oscar 2019: ¿Premio al arte o a la inclusión?
Cine

Oscar 2019: ¿Premio al arte o a la inclusión?

La respuesta al bajo rating

¿Estará la Academia realmente premiando a lo mejor del cine o sólo apuesta por la corrección política?

No olvidemos que Estados Unidos vive uno de sus periodos gubernamentales más controversiales, teniendo como presidente a Donald Trump, quien mantiene una estricta ideología nacionalista y que al mismo tiempo navega con una bandera de racismo y xenofobia.

Para comprender el contexto, hagamos un breve análisis de los nominados que atrajeron mayor polémica al segmento de “Mejor Película”, ya que marcaron la pauta dominando la atención del resto de las categorías.

BLACK PANTHER

Hace diez años, Marvel decidió comenzar un nuevo universo cinematográfico sin precedentes, lanzando año con año blockbusters y creando todo un culto alrededor de los superhéroes. Esto no sería crucial a la hora de las premiaciones, que no iban más allá de las categorías técnicas. Todo cambió con el lanzamiento en el 2018 de Black Panther, catalogada ya como la mejor película de su género y la tercera más taquillera en la historia del cine norteamericano.

Estrictamente hablando, más allá de las espectaculares escenas de acción con la usual cantidad de efectos especiales, la producción como tal tiene puntos muy débiles, lo cual es común en este tipo de películas que buscan comprender en un par de horas una historia de origen.

Pero ¿qué la hizo acreedora a siete nominaciones?, probablemente dos factores: la inclusión de la población afroamericana y el empoderamiento de la mujer. Sin embargo, la película no redime las omisiones de The Dark Knight y Logan de las últimas ediciones.

Black Panther. Foto: IMDb

ROMA

Desde el inicio de la temporada de premiaciones la película arrasó en las categorías más importantes, abriéndose paso para convertirse en la segunda producción de lengua extranjera con mayor número de nominaciones en los Oscar.

Aunque no es inusual la presencia mexicana en la ceremonia, recordemos que en cuatro de los últimos cinco años, el premio a mejor dirección se lo llevaron el propio Cuarón en el 2014, Alejandro González Iñárritu en el 2015 y 2016, y Guillermo Del Toro en el 2018, pero nunca una historia mexicana había llegado a estas instancias.

Roma es una película llena de polémica, comenzando por el hecho de que fue realizada originalmente para Netflix, servicio de streaming satanizado por la Academia al considerar que corrompía la dinámica convencional del mercado del cine.

Es una historia que refleja a la cultura mexicana en su totalidad y que de una forma u otra llegó a cautivar más a la crítica y la audiencia internacional que al público de su propio país.

Roma. Foto: IMDb

GREEN BOOK

La historia basada en hechos reales narra como en la década de los sesenta, un chofer italoamericano interpretado por Viggo Mortensen conduce a través del sur de Estados Unidos a un reconocido pianista afroamericano interpretado por Mahershala Ali.

Este tipo de narrativa no es novedad en la pantalla grande, de hecho maneja una fórmula un tanto desgastada: el contexto racial de la década de los sesenta. Si bien las actuaciones son espectaculares, el guion se puede sentir un poco forzado, ya que prácticamente su tono condescendiente la vuelve predecible, aunque no por ello la película es mala, pero sí un poco melodramática. Fue nominada a cinco categorías, entre ellas Mejor Guion Original.

Green Book. Foto: IMDb

EL INFILTRADO DEL KKKLAN

Basado en la novela BlacKkKlansman de Ron Stallworth, a simple vista, la historia pareciera abordar la misma temática racial de Green Book, ya que volvemos al mismo trasfondo social, pero a diferencia de la primera lo hace con el toque de humor ácido característico del director Spike Lee.

Como su nombre lo dicta, narra como un policía afroamericano del estado de Colorado, con la ayuda de uno de sus colegas blancos, logra infiltrarse en el Ku Kux Klan para desarticularlo.

Con un tema aún incómodo y lastimoso para muchos sectores de la sociedad, Lee no termina de cerrar la trama y la película se convierte en un discurso anti racial repetitivo, por lo que la propuesta novedosa se desvanece en el transcurso del metraje.

Infiltrado del KKKlan. Foto: IMDb

EL VICIO DEL PODER

Ante el panorama actual, la cinta podría ser una de las cartas más fuertes contra el sistema. Es una biopic con tintes del cine de Michael Moore, que además se convierte en un acto de denuncia que nos recuerda lo frívolo del mundo político.

Observamos el paso del vicepresidente Dick Cheney hasta convertirse en una de las piezas fundamentales y más poderosas de la Casa Blanca, inclusive dejando en segundo plano al entonces presidente George W. Bush.

El vicio del poder. Foto: IMDb

BOHEMIAN RHAPSODY

Tal vez en materia cinematográfica no esperábamos que esta película llegara tan lejos. El filme fue alabado por fans de la banda y público en general, pero odiado por la crítica más selecta, ya que en calidad narrativa dejó mucho a deber.

Sin embargo, el peso del personaje interpretado por Rami Malek y el guion musical que sostiene a toda la cinta, pareciera ser suficiente para haberse colado en las categorías de mayor importancia en las diversas premiaciones.

Desde el comienzo de la producción la película causó polémica, comenzando con el actor que interpretaría a Freddy Mercury hasta la manera en que abordarían su homosexualidad.

Aunque a final de cuentas la cinta maneja este tema sólo de forma sugerente, una de las causas para que tuviera tantos detractores fue que se alegaba que la cinta no era un reflejo leal de lo que fue verdaderamente la vida del artista, ni de su sexualidad, adicciones o enfermedad.

De esto surgió el debate sobre sus postulaciones, ¿por qué si teníamos una cinta que no era consistente en su historia, había obtenido reconocimiento de la Academia?, ¿sería una cuestión de inclusión o de simple estratégica mercadológica?

Bohemian Rhapsody. Foto: IMDb

PREMIAR LA TAQUILLA

El año pasado se dio a conocer que planeaban agregar “Película más popular” a las ternas, decisión que causó una ola de críticas negativas, ya que se interpretó que se buscaba entregar galardones al cine de superhéroes y no al mejor producido.

Directores, productores y escritores se alzaron en contra de esta idea que terminó en un simple dicho, pero sí fue posible encontrar títulos que usualmente no recibirían una nominación a Mejor Película, como lo son Nace una Estrella, Bohemian Rhapsody y Black Panther, que juntas recaudaron más de mil millones de dólares en el mundo.

Lo que pone a prueba la teoría sobre si la Academia decidió premiar al talento o se encargaron de colocar producciones escogidas estratégicamente para cautivar a una mayor audiencia ante una ceremonia con cada vez menos credibilidad y rating.

Comentarios