Lo que quieren las mujeres
Opinión

Lo que quieren las mujeres

Jaque Mate

Los políticos se congratulan por los logros equivocados. Lo que a ellos les interesa, sin embargo, poco o nada importa a la población en general.

Festejan, por ejemplo, el que tengamos hoy una Cámara de Diputados y un Senado en los que es casi igual el número de mujeres que el de hombres. No dicen que esa supuesta paridad de género no se logró por la vía democrática, por la decisión libre de los ciudadanos en las urnas, sino a través de un sistema de cuotas.

El mensaje que mandan los políticos es que para que las mujeres puedan tener éxito y puedan ocupar cargos de elección popular, necesitan un trato preferencial. Esto es un insulto para las muchas mujeres que sí tienen la capacidad de lograr triunfos electorales por su capacidad. Los lugares que las cuotas abren, por otra parte, se adjudican en muchos casos a mujeres sin méritos propios, que han sido impulsadas por los hombres que dominan el sistema político.

Poco más de dos centenares de mujeres se han visto favorecidas por el sistema de cuotas en la Cámara de Diputados y quizá unas 60 en el Senado. Pero millones de mujeres siguen viviendo una realidad adversa.

A las mujeres comunes y corrientes no les preocupa si hay más o menos diputadas o senadoras, sino vivir en un ambiente de seguridad, contar con protección jurídica para ellas y sus familias, tener acceso a guarderías y escuelas de calidad.

Una de las grandes demandas de la sociedad es que el gobierno cumpla con su responsabilidad fundamental y proteja a los ciudadanos del crimen. Esta exigencia es muy importante para las mujeres que son objeto frecuente de delitos, que ponen en peligro, más que en el caso de los hombres, su integridad física. Tanto por asaltos y ataques en el transporte público, como por violencia familiar, las mujeres siguen siendo objeto de una gran violencia.

Otra demanda de las mujeres es que se respeten sus derechos legales, especialmente como madres. Con demasiada frecuencia los tribunales siguen fallando en contra de mujeres en juicios de patria potestad o de custodia de sus hijos. Los jueces aceptan argumentos de que las mujeres son inmorales cuando tienen relaciones amorosas… como los hombres y por lo tanto no pueden hacerse cargo de sus hijos.

Por otra parte, los tribunales pueden concederles una protección económica en caso de divorcio, pero al final resulta imposible obligar a los hombres a cumplir las decisiones del juez.

En los tiempos actuales, muchas mujeres trabajan y son jefas de familia, pero no pueden salir a trabajar si no tienen dónde dejar a sus hijos. Por eso es tan importante contar con guarderías y escuelas adecuadas y confiables, con horarios que les permitan acudir a un trabajo de tiempo completo.

En México las guarderías públicas son insuficientes y las privadas muy caras. El gobierno, además, ha recortado a la mitad el presupuesto de las estancias infantiles que otorgaban el servicio a 330 mil niños.

La sociedad mexicana tiene mucho que hacer todavía para dar a las mujeres una verdadera igualdad de oportunidades. Lo que menos importa es que se entreguen curules por cuotas a unas cuantas. Si realmente queremos que las mujeres puedan desarrollarse al nivel que merecen, la sociedad tiene que garantizar su seguridad, especialmente en el transporte público; darles certeza jurídica en la custodia y protección de sus hijos; y proporcionarles los servicios de guarderías y escuelas que les permitirán tener una función productiva.

Comentarios