La endometriosis al acecho de ellas
Salud

La endometriosis al acecho de ellas

Una enfermedad desconocida

La endometriosis es una enfermedad ginecológica, desconocida para muchas mujeres, en la que el tejido endometrial (el que recubre al útero por dentro) crece en áreas que no le corresponde, fuera del útero. La localización más frecuente son los ovarios, pero también se puede encontrar en trompas uterinas, ligamentos que sostienen el útero, vagina, recto, superficie externa del útero, cavidad pélvica y con menor frecuencia en el abdomen, como en los intestinos grueso y delgado, hígado, pulmones, corazón, etcétera.

Se ha descrito en diversos artículos científicos que el crecimiento de esta enfermedad depende de hormonas, por lo que es frecuente en mujeres jóvenes y en adultas que debido a la menopausia, comienzan a ingerir suplementos hormonales. Su diagnóstico es principalmente quirúrgico y puede confundirse con otros padecimientos.


FACTORES DE RIESGO, SÍNTOMAS Y EFECTOS

En un estudio publicado en The New England Journal of Medicine se menciona que la endometriosis se asocia con un riesgo aumentado de enfermedades autoinmunes, cáncer de ovario y con otros tipos de cáncer, incluidos el linfoma no Hodgkin y el melanoma. Además de asociarse, principalmente a edad avanzada, post menopausia, ciclos menstruales cortos, antecedentes familiares, consumo de carne roja y grasas trans.



Foto: ivi.es

Existen tres síntomas que despiertan la sospecha de padecer esta enfermedad, llamados la triada clásica de la endometriosis: dolor intenso durante la menstruación, dolor al tener relaciones sexuales y defecar con dolor. Este último puede ser continuo, impredecible o intermitente a través del ciclo menstrual, puede aumentar por la actividad física y es común en la parte baja de la espalda. En adolescentes, las menstruaciones dolorosas son comunes y es difícil llegar a sospechar de endometriosis.

Las pacientes también pueden presentar cansancio, sangrado excesivo, infertilidad y otros problemas que tienen relación directa con el lugar donde se localiza la enfermedad. En mujeres en las que se ve comprometido el intestino, los síntomas son dolor abdominal, dolor rectal, náusea, vómitos, diarrea, tenesmo, hemorragia digestiva, estreñimiento y en ocasiones, problemas urinarios; todo esto, alrededor de los días del período menstrual.

La infertilidad es otro problema frecuente por el que gran cantidad de mujeres descubren que padecen endometriosis. Un grupo de investigadores de EUA y Corea del Sur han encontrado, en estudios recientes, baja presencia de la enzima HDAC3 en pacientes con endometriosis, se habla que esta es la causa de la infertilidad.


DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO

Se realiza mediante cirugía, y para realizarla, el médico requiere de alta sospecha clínica de padecer endometriosis. En la cirugía es necesario la visualización de las lesiones y se confirma con la biopsia de las mismas.



Cirugía de endometriosis. Foto: ranzcog.edu.au

Debido a que son pocos los casos que se han podido estudiar, no se ha podido establecer un protocolo de tratamiento, pero existe manera de mejorar los síntomas y el abordaje depende de su extensión, síntomas y de la necesidad de mantener la fertilidad.

Hormonal: es el tratamiento de elección para producir involución de la endometriosis en los casos menos complicados.

Cirugía: tratamiento en casos que la endometriosis genera síntomas más graves como obstrucción del intestino. Implica extirpación de órganos afectados.

Fisioterapia de suelo pélvico: fundamental para personas afectadas por endometriosis ya que hay secuelas de las cirugías abdominales por la disminución de fuerza por el reposo postquirúrgico, por las adherencias de las cirugías y hay exceso de tono muscular en algunas zonas. La propia enfermedad inflamatoria ocasiona hinchazón y adherencias que provocan tirantez y dolor. Existen otras secuelas, como imposibilidad de tener relaciones sexuales por dolor, hinchazón, dolor muscular en abdomen, tórax, suelo pélvico o músculos de la espalda. Se trata mediante terapias manuales y ejercicios.



Los problemas del suelo pélvico se deben a que es una zona muscular muy delicada. Foto: consalud.es

Nutrición: al igual que muchas enfermedades, los cambios en la vida diaria y la nutrición son de suma importancia. La Asociación Suiza S-Endo hace énfasis en la importancia de llevar una alimentación antiinflamatoria, que puede reducir factores de la endometriosis y modular síntomas: dolor, fatiga, intestino irritable, etcétera. Se deben evitar el exceso de grasas, azúcares, productos industriales muy procesados, el alcohol, el gluten y productos lácteos, y dentro de lo posible, consumir productos orgánicos.

Psicológico: las mujeres con endometriosis están con riesgo de ansiedad, síntomas depresivos y otros trastornos emocionales, por esto, el malestar emocional y físico deben ser un blanco para tener en cuenta las futuras propuestas de tratamiento.

La atención médica para las pacientes con síntomas de endometriosis está mejorando, puesto que el tratamiento actual es multidisciplinario como es aconsejado por la asociación de obstetras y ginecólogos de Canadá en su publicación Endometriosis: Diagnóstico y manejo, un enfoque multidisciplinario pone en juego una combinación de modificaciones del modo de vida, medicamentos y servicios (como la fisioterapia de suelo pélvico, la nutrición y la psicología) que deben ser usados para limitar los efectos de esta patología sobre las actividades de la vida diaria y la fertilidad. La endometriosis no tiene cura, pero el tratamiento puede mejorar considerablemente los síntomas.

Comentarios