Neoliberalismo
Finanzas

Neoliberalismo

El uso genérico del término

El pasado domingo 17 de marzo, el presidente Andrés Manuel López Obrador declaró formalmente el fin de la política neoliberal en México, la cual, según sus propias palabras, afectó al desarrollo económico del país al caracterizarse por el pillaje y su anti popularidad, ya que el mercado no puede sustituir al Estado en su función principal de conseguir la felicidad del pueblo. Sin embargo, en este y otros contextos recientes en que el término neoliberal ha sido mencionado, ¿se utiliza correctamente?

Según la Real Academia Española (RAE), el término neoliberalismo se define como la teoría política y económica que tiende a reducir al mínimo la intervención del Estado en la economía.

Es decir, en ese contexto, la política neoliberal a la que hace referencia el presidente López Obrador es el proceso a través del cual el Estado ha disminuido su participación en la actividad económica nacional y como se ha privilegiado el crecimiento y desarrollo económico mediante la inversión privada, lo cual ¿ha sido algo negativo?

DEFINICIÓN DEL TÉRMINO

En la literatura económica, el término neoliberal se refiere al sistema en el que la distribución eficiente de los recursos se logra mediante un mecanismo de mercado, es decir, aquel donde los precios fluctúan libremente y actúan como parámetro para definir la oferta (cantidad de productores) y demanda (cantidad de compradores) de todos los bienes y servicios disponibles en la economía.

Cualquier intervención del gobierno en ese contexto resulta indeseable, debido a que altera el equilibrio natural del mercado, generando ineficiencias, por ejemplo, un precio artificialmente bajo genera escasez por la falta de margen de utilidad para los productores y el exceso de compradores potenciales. En otras palabras, de no existir una intervención gubernamental el mecanismo de mercado (precios) llegaría a la distribución más eficiente posible, aquella en la que los productores desean surtir la misma cantidad que los consumidores desean adquirir.

Desde su campaña presidencial, Andrés Manuel López Obrador ha criticado el sistema económico neoliberal. Foto: EFE/Mario Guzmán

Por ello, resulta lógico interpretar que el término neoliberal tenga un significado muy amplio, el cual, pareciera no importar al utilizar la palabra como una expresión genérica para desprestigiar todo sistema económico, o inclusive político, que es indeseable para la persona que lo utiliza, como ha estado sucediendo recientemente en México.

En un contexto más amplio, el término neoliberal se refiere a las prácticas de política económica que basan el crecimiento y desarrollo económico en la inversión privada, el libre mercado y el libre comercio. Donde el papel del Estado se limita a crear y preservar el contexto institucional apropiado para tales prácticas, procurar la seguridad y estructura legal que garantice los derechos sobre la propiedad privada, y vigilar el correcto funcionamiento de los mercados. Inclusive, si algún mercado no existiese, por ejemplo, el de agua potable y alcantarillado en una ciudad, el Estado debe generar las condiciones para crearlo.

Sin embargo, más allá de estas funciones, el Estado no debe de intervenir, ya que no tiene la información ni la estructura necesaria para participar eficientemente en el juego del libre mercado, y los grupos de interés dentro de los gobiernos inevitablemente distorsionan y sesgan las intervenciones estatales hacia su propio beneficio, es decir, un Estado intervencionista de la actividad económica, es uno mayormente expuesto a la corrupción por parte de los grupos de interés que lo conforman.

IMPACTO DEL NEOLIBERALISMO EN MÉXICO

Las principales reformas al libre mercado y al sector público en México en los últimos años (reformas estructurales), se han encaminado a cumplir ese objetivo de crecimiento y desarrollo económico a través de la inversión privada, el libre mercado y el libre comercio, trazando el camino del país hacia la senda de convergencia con otros países desarrollados que han utilizado al modelo neoliberal para alcanzar el anhelado desarrollo económico.

La privatización de Pemex da un paso más hacia el neoliberalismo, en un afán de convertirla en una empresa más sustentable. Foto: energiahoy.com

En otras palabras, las políticas que incentiven la atracción de capitales, nacionales o extranjeros; que impulsen la creación de nuevos mercados, ya sea con una mayor cantidad de productores o con una diversificación de los productos existentes; y motiven al libre comercio entre países, que permita el intercambio de eficiencia en la producción de los bienes en los que se tiene ventaja comparativa, han sido la pauta para el crecimiento y desarrollo económico en México en los últimos 20 años. Entonces, ¿el fin de la política neoliberal en México sería posible?

Para poder evaluar la pregunta, es necesario identificar tres pautas que el neoliberalismo ha marcado en el caso particular de México:

1.- La implementación del enfoque neoliberal dio pauta a la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el cual, al entrar en vigencia a partir de enero de 1994, maximizó las ganancias del intercambio eficiente de bienes y servicios entre México, Estados Unidos y Canadá, así como la integración económica regional; generando cadenas de valor regionales difícilmente de sustituir en la actualidad, las cuales han generado empleo, ingreso y riqueza en los tres países.

2.- Por otro lado, la implementación del modelo neoliberal fue guía para que la mayoría de las empresas estatales disminuyeran su participación en los diferentes mercados de bienes y servicios que participaban, permitiendo la inversión privada en estas empresas con el propósito de incrementar su productividad y mejorar la calidad en la oferta de bienes y servicios disponibles para los consumidores.

3.- Finalmente, la implementación del enfoque neoliberal dio origen a la autonomía del Banco de México (Banxico) en abril de 1994, garantizando una estabilidad en el poder adquisitivo de la moneda nacional y permitiendo la disminución en los índices inflacionarios. Recuperando así la capacidad de crecimiento económico al largo plazo y haciendo más versátil al enfoque para potenciarlo como atractivo de la inversión en el largo plazo.

Los presidentes de México, Estados Unidos y Canadá, firmaron el T-MEC el 30 de noviembre de 2018, en sustitución del Tratado de Libre Comercio de América Latina. Foto: EFE/Cortesía de la Presidencia de México.

Evidentemente estas pautas han apuntalado la atracción de la inversión privada, el libre mercado y la apertura comercial, es decir, el modelo neoliberal ha contribuido al desarrollo económico, mediante el crecimiento constante de tres de los cuatro componentes que determinan la actividad económica en cualquier país, mayor consumo, inversión y comercio internacional.

Aún y cuando la aplicación del modelo neoliberal ha permitido el crecimiento de la actividad económica y la mejora en diversos aspectos socioeconómicos en la vida de los mexicanos, algunos indicadores muestran aún la falta de camino por recorrer. Por ello, es políticamente factible hablar de una transición a otro modelo para mejorar las expectativas de crecimiento y desarrollo del país en los próximos años.

No obstante, dada la realidad financiera nacional e internacional actual, resulta todavía muy complejo visualizar el fin de la política neoliberal en México, porque la integración económica con América del Norte, la disminución en la participación de las empresas estatales en la economía y la autonomía del Banco de México son apenas tres exponentes que de las bondades del modelo y que aún se encuentra en un proceso de maduración, como para que sea factible ponerle un fin práctico a la forma en que el país ha crecido los últimos años.

Comentarios