Créditos con el respaldo del empleo
Finanzas

Créditos con el respaldo del empleo

No es raro que todos los trabajadores se vean alguna vez en la necesidad de solicitar un préstamo a un banco. Hacerlo bajo las condiciones adecuadas puede llegar a representar una auténtica bocanada de oxígeno en las finanzas de una persona o hasta de una familia entera.

De entre todos los tipos de créditos que existen, destaca uno por su diseño enfocado al apoyo de las personas de la clase trabajadora, el crédito de nómina.Fernando tuvo un accidente automovilístico que lo ha dejado con preocupaciones, una que otra lesión y sobre todo deudas. Necesita conseguir veinte mil pesos para poder recuperar su automóvil y pagar ciertos daños ocasionados. Ha tratado de obtener el dinero con familiares, amigos y conocidos, pero se ha visto orillado a acercarse a los bancos, su última alternativa. A pesar del temor por verse obligado a pagar grandes intereses descubre una opción que parece darle un gran alivio, un crédito donde no necesita avales y que puede pagar directamente de su cuenta de nómina.

Los créditos de nómina fueron diseñados por las instituciones bancarias e incluso la clase política para ver por los intereses de los trabajadores, por su fácil trámite y flexibilidad de operación, pueden ser utilizados en situaciones de emergencia, para iniciar pequeños y medianos negocios o hasta disfrutar de vacaciones.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) define los créditos de nómina como la “disposición de una cantidad de dinero con un límite específico a un plazo establecido. En este tipo de crédito la persona cuenta con el respaldo de su nómina, ya que tiene como garantía el trabajo y la antigüedad que tenga en el mismo”.

Esto quiere decir que cualquier empleado que reciba un pago vía nómina podrá ser un candidato natural para solicitar su crédito.

La principal diferencia entre un crédito de nómina y un crédito personal, es que en los primeros se puede disponer de la cantidad otorgada como préstamo siempre y cuando se sigan realizando los pagos correspondientes, mientras que en los personales únicamente se puede ir pagando la deuda de manera progresiva, es decir, no se clasifican como “revolventes” en el mundo financiero.

Existen algunos puntos a favor y otros en contra de los créditos de nómina, además de que aspectos como las tasas de intereses y la flexibilidad de los pagos dependerá en gran medida de los bancos que presten el servicio.

En la mayoría de los casos se recomienda hacer uso del crédito de nómina si el trabajador recibe su pago exclusivamente vía nómina, pues no necesitará de ningún aval, los pagos se le podrán descontar cada vez que reciba su sueldo de forma automática y los intereses serán, en promedio, un doce por ciento más bajos con respecto a los créditos personales.

En el caso de éstos últimos, será obligatorio presentar por lo menos un aval para obtener el préstamo, los intereses se elevarán y los pagos deberán de llevarse a cabo en efectivo en los días indicados, de lo contrario la deuda será mucho mayor a lo planeado inicialmente.

Lo que probablemente hace más seguros los créditos de nómina sobre otros tipos de préstamos bancarios es el tema de los límites en los montos, ya que por ley, ninguna institución bancaria puede otorgar más dinero del que el trabajador pueda pagar según su sueldo.

Se establecen límites claros de entre el 40 o hasta el 60 por ciento de las percepciones del empleado para que se garantice de forma matemática un pago seguro y sin problemas, esto con el objetivo de que las finanzas de la persona cuenten con márgenes de maniobra para la vida diaria.

Es imposible que un banco te pueda dar el cien por ciento de lo que ganas en un crédito de nómina, el mismo banco se está arriesgando a no recibir el dinero de vuelta y lo más grave, se arriesga al trabajador a no cumplir con otras obligaciones financieras cotidianas, ya sea pagar colegiaturas de sus hijos, gasolina, comida, etcétera, sería una irresponsabilidad total, por eso son tan seguros estos créditos, están pensados exclusivamente para quienes de verdad lo requieren”, asegura Daniel Ibarra, ejecutivo de cuenta de una institución bancaria.

La misma Condusef diseña y actualiza constantemente un listado de las instituciones bancarias que otorgan créditos de nómina en México, las clasifica de acuerdo a las tasas de interés, a los servicios adicionales y su utilidad efectiva, además de que se evalúan aspectos como las quejas presentadas por trabajadores en cada periodo anual.

La misma comisión emite constantemente diversas recomendaciones a los trabajadores antes de solicitar un crédito de nómina, sin importar el banco.

La principal recomendación tiene que ver con la cantidad de intereses que se van a pagar con el préstamo, se deben de saber los costos totales de lo adquirido, si no se van a generar pagos adicionales y verificar que las tasas sean fijas (aunque casi siempre lo son en este caso).

Dentro de los servicios adicionales que usualmente se ofrecen con los préstamos se encuentran los llamados seguros de desempleo, se trata de una cantidad (variable de acuerdo a cada institución) que el mismo banco le entrega al trabajador en caso de que de manera “involuntaria” salga de su empresa, esto casi siempre garantiza una cobertura total o parcial de los intereses que se puedan generar en un plazo desde los dos meses.

Sin embargo, el adeudo deberá cubrirse de forma adecuada sin importar que ya se haya consumido el seguro de desempleo.

La mayoría de las entidades también ofrecen los llamados seguros de vida, se trata de formas de garantizar que si el trabajador fallece la deuda quedará cubierta, en algunos casos el seguro incluso abarca una compensación a la familia del difunto.

Los familiares del trabajador fallecido deberán de dar aviso al banco, o en su caso, presentar el acta de defunción y así dar por cancelada la deuda.

Ambos seguros son altamente recomendados por la Condusef, pero en todos los casos se debe preguntar al ejecutivo de cuenta si tendrán un costo adicional al crédito, si se pagarán al inicio del préstamo o si son gratuitos. Todos los bancos tienen políticas diferentes en el tema de los seguros.

Otro aspecto a resaltar de los préstamos de nómina bancarios es que se pueden realizar sin ningún problema pagos adelantados de la deuda, y así reducir el tiempo en el que se paga. No obstante, esto sólo aplicará si el trabajador ha llevado a cabo sus pagos sin retrasos, y si la cantidad que se va a adelantar corresponde a la cantidad de un abono o es mayor.

Es obligación de todos los bancos enviar a los deudores un estado de cuenta mensual sobre el estado del crédito solicitado, con detalles de los pagos, intereses y otros aspectos a considerar, si no se recibe el estado de cuenta correspondiente de todas formas deberá de realizarse el pago.

Papelería que generalmente se requiere para solicitar un crédito de nómina.

Credencial de elector vigente, copia y original.

Comprobante de domicilio no mayor a tres meses, copia y original.

Recibos de nómina o comprobantes de pago según sea el caso.

Algunos bancos piden una antigüedad no menor a los tres meses en la empresa para otorgar el crédito, en otros casos es obligatorio haber recibido pagos vía nómina por lo menos un año.

No se entregan créditos de nómina a personas menores de 18 años.

Comentarios