El timo de los antivacunas
Salud

El timo de los antivacunas

Una peligrosa teoría de la conspiración

Una teoría conspiratoria es una creencia falsa que engloba toda una elaboración que supuestamente explica la manera en que se relacionan ciertas personas u organismos para manipular a la población y obtener poder sobre ella; algunas son fantasiosas y otras se sostienen con estudios científicos serios que se han descartado antes.

Las personas que toman una postura antivacunas están sustentados en muchos casos con una creencia de este tipo; sostienen que sólo unos pocos saben esto y que mantenerse fuera de ese timo es necesario para dignificarse. Por ello no usan vacunas o no vacunan a sus hijos.

Existe información poco confiable o tendenciosa que se comparte diariamente. En las teorías conspiratorias, esto se toma por curiosidad o juego, hasta que se hace notorio el potencial que existe para que gente alrededor del mundo las crea.

VÍCTIMAS DE LA SOSPECHA

Algunas hipótesis como el terraplanismo, niegan avances científicos y suponen una dificultad para la educación y la confianza en las ciencias. En otros casos, se niegan hechos históricos para beneficio de una ideología, como la negación del holocausto.

En casos como la negación del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) o la hipótesis antivacunas, no sólo se trata de información errónea que malogra el saber general, sino que produce peligros inminentes para la salud.

En Europa, se registraron más del doble de casos de sarampión en 2018 que en 2017 debido a la tendencia antivacunas. Foto: GettyImages

La creencia antivacunas hace posible que vuelvan a aparecer enfermedades antes erradicadas. Según su planteamiento, el remedio es peor que la enfermedad, o la vacuna es una mentira generada como parte de una confabulación que enriquece a las farmacéuticas.

Las razones que intentan sustentar esta teoría pueden ser bastantes, sin embargo los efectos que causa y además el hecho mismo de que pase por verídica es lo que puede generar preocupación.

Es verdad que existen intereses económicos que dificultan la confianza en las instituciones y empresas, y que en repetidas ocasiones se han utilizado mentiras para favorecer a algún grupo.

Las farmacéuticas transnacionales han sido objeto de escándalo antes. Pfizer ha causado la muerte de 11 niños en ensayos clínicos en Nigeria, razón por la que realizaron un acuerdo con el país para evitar un juicio. Además, en abril de este año, en México hubo un aumento en precios de antibióticos del 41 por ciento, el cual no se relaciona con la inflación.

Foto: EFE/Justin Lane

Podría pensarse que planes ocultos y de intriga internacional hay muchos, y que no se puede estar completamente seguro de que se sabe la verdad absoluta en muchos casos.

Esto aumenta la posibilidad de que se hagan especulaciones y que hasta las más pintorescas se compartan y se crean verdaderas, pero la realidad es mucho más compleja de lo que parece.

PSEUDO ESTUDIO

El origen del movimiento antivacunas es un estudio de Andrew Wakerfield en el que se especulaba que la vacuna que se aplica de manera obligatoria para actuar contra la rubéola, sarampión y paperas producía como efecto secundario el autismo.

La investigación se publicó en 1998 en la revista médica The Lancet y causó exaltación y cobertura de los medios de Reino Unido. Sin embargo no obtuvo buen recibimiento por la comunidad científica, ya que contaba con una muestra de únicamente 12 niños estudiados.

Andrew Wakerfield.

El impacto mediático causó una alerta que disminuyó la vacunación, además la información continuó esparciéndose en Estados Unidos.

El mismo Wakerfield se convirtió en iniciador del movimiento antivacunas, promoviendo su hipótesis y apoyando la no vacunación, pero la comunidad científica internacional continuó refutando esto y siguió considerando que no tiene las bases adecuadas.

Estados Unidos fue el país que más aceptó esta teoría, e incluso padres de niños autistas exigieron indemnizaciones al gobierno por esta misma causa en 2007.

La vacunación es una de las estrategias a nivel mundial para controlar brotes de enfermedades mortales. Foto: Gettyimages

Aunque existió una etapa de aparente calma ante este tema, el eco del movimiento antivacunas resuena ahora, ya que la información se encuentra flotante y en cualquier momento se le pueden agregar conjeturas.

La mayoría de estas creencias falsas no son compartidas por la mayor parte de la población. Se alimentan de argumentos flojos en los que no existen pruebas irrefutables, por el contrario de información científica que si bien puede estar a la mano, requiere un poco más del tiempo y esfuezo del lector para su comprensión, a diferencia de la mayoría de datos a los que estamos expuestos en la Internet.

Como consecuencia, se tiene un nuevo brote de sarampión en 11 países diferentes y que ha cobrado la vida de 37 víctimas en Europa y América Latina. A finales del 2016, en Brasil se encontró un nuevo brote de fiebre amarilla desde su erradicación en 1963 y del que se han confirmado cerca de 274 defunciones.

Según el Consejo de Relaciones Exteriores de Estados Unidos, en 2017 las enfermedades que se podían controlar mediante vacunas afectaron a 37 mil 985 personas en África, 21 mil 233 en Europa, 6 mil 503 en el norte de América y 4 mil 012 en Sudamérica.

Si bien hay manera de reducir este efecto, la falsa información puede acrecentar el problema y llegar a escalas que no se habían producido anteriormente.

Foto: nexofi n.com

Las “teorías” más espectaculares o con más contenido extraño podrían ser las más fáciles de descartar; afortunadamente, aunque un número alarmante de personas crea en ellas, en todos los casos la mayoría de la población no las cree.

Son fácilmente falsables y sensacionalistas, y no se encuentran en los medios más confiables como prensa especializada en el tema en cuestión.

Por supuesto deben verse los comentarios para enterarse de que sí hay descontento de quienes han leído la información, y conforme más se busque en la red y se ponga en juicio lo que se ve, más fácil será para la siguiente ocasión identificar datos erróneos.

Ir al origen de la información y leer opiniones bien argumentadas sobre lo que se está leyendo, puede ser un arma importante contra lo que únicamente busca impactar y obtener visitas a un sitio web. Y más aún, puede evitar la verdadera manipulación.

Comentarios