Los negocios del streaming
Finanzas

Los negocios del streaming

Ganancias del cine a la carta

Por décadas, la televisión ha sido el entretenimiento número uno que mantiene disfrutando durante horas de películas, series y programas; incluso, ha sido la niñera de muchos y la compañera de otros cuando no había nadie más a su lado. Pero hay que decir que la forma en la que consumimos este medio ha cambiado.

Con la llegada de los servicios en streaming, se tiene el control de lo que se quiere ver y en el horario que mejor se adapte a las necesidades del espectador.

Por esa razón surgieron varias plataformas que ofrecen contenido original y comercial que las ha llevado a desplazar a grandes televisoras.

El streaming es el término que se utiliza para hablar de toda aquella emisión de contenidos audiovisuales realizada a través de Internet.

La existencia de este concepto, y el hecho de que tenga un gran impacto entre los usuarios, se debe sobre todo al incremento del ancho de banda en las conexiones.

Debido a que la tecnología está avanzando y las conexiones son cada vez más rápidas, es posible disfrutar de estos contenidos sin descargas previas. Netflix, por ejemplo, funciona gracias a este planteamiento.

A día de hoy, el streaming está presente en numerosas plataformas y ha dado forma a varios modelos de negocio relacionados con el entorno audiovisual. Compañías como Apple, Google y otras grandes de diferentes sectores se han lanzado a por esta tecnología para sacarle partido.

PRINCIPALES SERVICIOS

Netflix es sin duda alguna el rey de los servicios de streaming. Actualmente es el más popular de todos, además de tener la mayor cantidad de usuarios.

También destaca por la gran producción de contenidos propios, tanto en series, películas y documentales, además de invertir de forma notable en series locales en cada país.

Hoy en día maneja el catálogo más amplio, y para muchos el de mayor calidad. Series como House of Cards, Orange is the new black, Stranger Things, Narcos, The Crown o La casa de papel, la han convertido en la favorita de consumidores en todo el mundo. Además, siguen produciendo nuevo contenido de forma constante, inviertiendo grandes cantidades en este apartado.

HBO GO es otro y el principal competidor de Netflix en cuanto a series y películas se refiere. HBO ha sabido ganarse un hueco en el mercado gracias a su catálogo de clásicos y grandes producciones actuales, como Juego de Tronos, The Leftovers, Veep, Westworld, Big Little Lies, Girls o Taboo, entre otras.

Otro servicio dentro de esta lista es YouTube, el cual alberga casi todo lo que es legal y, probablemente, algunas cosas que no lo son, desde los famosos challenges o retos hasta películas y documentales antiguos. El sitio cuenta también con una biblioteca saludable de películas gratuitas y de pay-per view.

Plataformas de streaming preferidas del consumidor según Mercadotecnia 2.0. Foto: Merta2.0

GANANCIAS DE LA INDUSTRIA

Tan sólo en 2018 Netflix obtuvo un beneficio neto de mil 211 millones de dólares, cifra que representa una mejora del 116.7 por ciento respecto del resultado de 2017, según ha informado la compañía estadounidense de distribución de películas y series online, que cerró 2018 con 139.2 millones de suscriptores en todo el mundo.

La competencia (HULU, Amazon Prime y HBO) ha hecho lo propio por acaparar más mercado apostando por aumentar el número de producciones originales.

Este mercado va en aumento y se espera que para el año 2021 los servicios de streaming generen 10 mil 919 millones de dólares con mil 259 millones de usuarios repartidos entre todos los servicios. Para los negocios este ha sido un avance importante, ya que en promedio se generan en la actualidad 6.34 dólares por usuario conectado a estos servicios.

En los albores del nuevo milenio, Reed Hastings se acercaba hasta las oficinas de Blockbuster con la intención de venderles una compañía en la que los espectadores debían pagar una cuota mensual para beneficiarse de todo su catálogo. Era el año 2000 y el término streaming no pareció despertar ningún tipo de interés en aquellos a quienes se les ofreció el producto.

La idea había surgido después de que Hastings fuera multado con 40 dólares por no entregar una película a tiempo en el establecimiento en el que había llevado a cabo el alquiler.

Años después, en 2013, Blockbuster, el gigante que había dominado el mercado doméstico durante años, se declaraba en quiebra para dejar paso a otro gigante, aquel ideado por un cliente descontento que acabó por convertirse en el dueño de la compañía de video en streaming que ha pasado a formar parte de las tendencias del mercado cinematográfico actual: Netflix.

Los videoclubs entraron en declive con la llegada de las nuevas tecnologías, siendo Internet, la consecuente piratería y el auge de los servicios de streaming, los principales factores que acabaron con una práctica cuyo carácter casi ritual de deambular por los pasillos descubriendo carátulas de películas mutó en la selección de títulos a través del mando de la pantalla de nuestro televisor, ordenador portátil, tableta o smartphone.

Casi al unísono de la evolución a pasos agigantados de las nuevas tecnologías, la forma de consumir cine es algo que también ha ido cambiando con el tiempo. Lo que hace unos años podía ser considerado algo casi de ciencia ficción, forma hoy en día parte de la vida cotidiana de muchos que han optado por adaptarse a la perfección a las nuevas dinámicas que ofrecen los nuevos servicios de entretenimiento.

El contenido original, un gran acierto de Netflix. Foto: Charles Deluvio

CONTROVERSIA

En mayo del 2017, en el marco de la 70° edición del Festival de Cannes, fueron muchas las voces que se alzaron en contra de la selección de Okja, la película de Bong Joon Ho, producida por Netflix y estrenada en la plataforma de forma internacional el 28 de junio de 2017.

El título, ubicado en Sección Oficial con el beneplácito de Thierry Frémaux, director del certamen desde 2014, fue objeto de críticas debido a una naturaleza que bien podría haberse denominado como "anticinematográfica".

Los detractores del filme argumentaron que no era digno de ganar la Palma de Oro porque "no se iba a poder ver en cines".

Christopher Nolan declaraba que "Netflix es televisión ¿A quién le importa? No creo que afecte a nada", para después añadir que "no es más que una moda". Por extensión de lo que Nolan afirma, todo aquel producto destinado directamente al mercado doméstico no es cine.

El reconocido cineasta Steven Spielberg no está a favor del trato que las películas de Netflix recibieron en los Oscar a comparación de otros lanzamientos estrenados en las salas.

En varias ocasiones, Spielberg ha dicho que las cintas de Netflix sólo deberían ser elegibles para los premios Emmy y no para los Oscar. "Una vez que te comprometes con un formato de televisión, eres una película de televisión. Sin duda, si eres un buen programa, mereces un Emmy, pero no un Oscar", dijo Spielberg en marzo del 2018.

Queda claro que las plataformas de streaming han llegado para quedarse y que se han convertido en el sustituto natural de los videoclubs.

Eso es algo con lo que la industria deberá convivir, ya que estamos ante una serie de tendencias con predestinación a entenderse y que no tienen por qué restar al conjunto de la industria, sino que se convierten en distintas caras de una misma moneda, dispuestas a satisfacer las necesidades de un público que ahora tiene la elección de poder disfrutar del cine en una sala o en su casa, a la carta.

Stadia es el nombre del proyecto de Google que pretende ampliar el streaming a los videojuegos. Foto: WCCFTECH

Comentarios