La perfección no existe
Nuestro mundo

La perfección no existe

No soy psicóloga, no soy experta en conducta humana, soy un simple ser humano que navega de vez en vez en las aguas turbulentas de la ansiedad.

A veces quiero pensar que todos experimentamos ansiedad, sólo que algunos no logran identificarla o bien le dan una explicación distinta a eso que sienten, o la esconden en un camuflaje tan perfecto que logran engañarse a sí mismos.

Razones para experimentar la ansiedad hay muchas: una mala racha financiera, una enfermedad recién diagnosticada, el miedo a perder algo valioso, los conflictos de las relaciones humanas, el viaje que vamos a emprender, el documento extraviado, los exámenes de los chicos, la descompostura del auto, el agobio de las tareas cotidianas, la incertidumbre de una decisión no tomada, la fiesta en puerta que significa tanto, el enojo con alguien querido, las evidencias de los años, en fin, que prácticamente todo se convierte en un factor detonante de ansiedad.

¿Es la ansiedad un mal de nuestros tiempos? Me parece que siempre ha estado presente en mayor o menor medida, imaginen a nuestros antepasados enfrentando a una fiera para matarla y comérsela, la ansiedad en el momento de la búsqueda del animal, los imagino con el corazón latiendo de prisa, los ojos más abiertos, el oído agudizado, la adrenalina inundando su torrente sanguíneo; entiendo que la pregunta obligada sería ¿cuál es la diferencia entre miedo y ansiedad?

Si nos vamos a lo básico, ansiedad es el estado mental que se caracteriza por una gran inquietud, una intensa excitación y una extrema inseguridad. El miedo es una sensación de angustia provocada por la presencia de un peligro real o imaginario.

Como podrás darte cuenta, el miedo y la ansiedad suelen coexistir, son un binomio prácticamente inseparable.

Las personas que son emotivas por naturaleza, suelen ser más proclives a experimentar su vida emocional de manera mas exacerbada, en cambio quienes son más mentales pueden racionalizar aquello que les inquieta, en tanto que quienes son instintivos lo que hacen es hiper reaccionar.

Te cuento esto querido lector porque podríamos creer que los años y las experiencias nos dan temple y sabiduría para enfrentar lo que la vida te presenta. Nada más falso.

Si no trabajaste en tu persona y en tus emociones, es factible que acumules años y ansiedades. Hay diferencias entre estar nervioso y estar ansioso, ¿te vas a casar? Es natural que estés nerviosa, ¿te vas a casar y piensas que antes de dar el sí caerá sobre ti un rayo? Entonces experimentas ansiedad.

El nerviosismo es útil y adaptativo, la ansiedad limita la vida. Y en verdad que limita porque dejamos de ser funcionales, la ansiedad es terrible porque te secuestra, te toma, es como la humedad, va afectando todas tus interacciones.

Estas susceptible y los roces con las demás personas pueden tener lugar, nuestra felicidad está en juego y la salud también.

Una vez que establecimos o nos ayudaron a establecer el diagnóstico diferencial entre ansiedad, nerviosismo y depresión, tenemos que abocarnos a solucionar ese estado emocional alterado, un psiquiatra nos puede acompañar, un psicólogo también, nuestras decisiones son cruciales.

Si eres de los privilegiados que pueden identificar con claridad las causas de tu ansiedad, escríbelas, obsérvalas y has una lista de lo que puedes resolver y lo que está lejos de tu alcance. Ansiedad y control conviven, deja de controlar tu vida y la de los demás, así se trate de tus hijos.

Busca tu tiempo, dedícalo a hacer aquello que te guste más, come sano, duerme lo suficiente, practica alguna disciplina con disciplina (sic), libérate del personaje de víctima, los demás no tienen por qué ser empáticos con tu estado de ansiedad, sal de la rutina, busca conversaciones con gente amable y que identifiques con paz.

Hay que hacer un esfuerzo por valorar lo que tenemos, cuando la ansiedad llegue, pregúntate, ¿cómo estoy en el plano de mis relaciones afectivas? ¿cómo anda mi economía? ¿y mi salud? ¿y mi calidad de vida?, te darás cuenta que no calificarás positivamente algunas de las áreas citadas, pero adivina qué, estas descubriendo que eres humano. La perfección no existe y saberlo puede liberarnos de la ansiedad.

Comentarios