Fútbol LGBT
Tendencias

Fútbol LGBT

Tabú que sobrepasó las canchas

El fútbol es el deporte más popular. Con millones de fanáticos y miles de jugadores, es imposible que la homosexualidad no tenga cabida en este deporte. Sin embargo, las preferencias sexuales siguen representando un obstáculo que puede marcar el destino de un nuevo aventurero en la cancha, o incluso de alguien con años de experiencia y trayectoria.

Dentro de un ámbito abiertamente homofóbico, la comunidad LGBT abrió paso a ligas exclusivas para integrantes de su comunidad, con el fin de promover la inclusión de aquellos con preferencias disidentes.

La formación y establecimiento de una liga completa de fútbol gay nació en Río de Janeiro, Brasil, bajo la instrucciones del jugador Andrés Machado, quien en su natal Sao Paulo jugaba con un equipo gay de la región.

Cuando se mudó a Río, en su necesidad por hacer lo que más le gustaba, fundó el primer equipo formal homosexual llamado Beescat Soccer Boys y dio paso a la Ligay, celebrada en Brasil, donde en su primer torneo se formaron ocho equipos.

El equipo de la Federación Rusa marcha en la ceremonia de apertura de los Gay Games 2014 en Cleveland, Ohio. Foto: GettyImage

ALCANCE INTERNACIONAL

La potencia con la que pisaron se manifestó en todo el mundo. En 1980 fueron creados los Gay Games, evento multideportivo que se realiza cada cuatro años bajo la organización de la Federation of Gay Games (FGG). El evento fue creado por el decatleta estadounidense Tom Waddell y llevado a cabo por primera vez en 1982 en San Francisco, sin parar desde entonces.

La FGG también se encuentra afiliada con el International Gay and Lesbian Football Asociation (IGLFA), organización creada en 1992 y que reúne equipos LGBT de todo el mundo, ofreciendo el premio anual Tom Waddell Award como reconocimiento al promotor principal de la causa.

Los Gay Games, aunque han representado una oportunidad para un cambio y reconocimiento de la comunidad LGBT en el ámbito deportivo, también se han visto involucrados en riñas con otros organizadores.

En el 2003, una problemática entre Montreal, la ciudad predestinada a ser la sede en los juegos del 2006, y la Federation of Gay Games, llevó a perder los estribos a ambos lados, rompiendo totalmente el lazo profesional e idealista que los unía. Las razones que dieron paso a su separación fueron las polémicas sobre el tamaño del evento, el presupuesto y la falta de transparencia financiera.

Daniel de Farías Viana en una práctica con su equipo de futbol transexual Bigtboys en Rio de Janeiro, Brasil, 2019. Foto: AP/Silvia Izquierdo

Después de la polémica, la LGG dio a conocer la nueva sede del evento, pues no se verían afectados por retrasos ni aspectos financieros, llevando los planes a la ciudad de Chicago.

Montreal continuó los planes del evento internacional, dando a conocer su postura hacia la comunidad. Fue así como comenzó el torneo LGBT con mayor reconocimiento a nivel mundial.

WORLD OUTGAMES

A raíz de los desacuerdos entre la LGG y Montreal, la sede creó los World Outgames, evento deportivo que se celebra cada cuatro años. Es promovido por su comité organizador Gay and Lesbian International Sport Association. Tuvo más de 12 mil participantes en la primera edición del año 2006; donde muchos de los proveedores y agencias que participaron no fueron remuneradas, pues los gobiernos se negaron a ser parte de ello.

El objetivo de esta institución es defender el derecho de la comunidad LGBT dentro de los deportes, ya que la homosexualidad y el fútbol son vistos por los organizadores y fanáticos como algo nulo y sin relación alguna el uno con el otro.

Foto: GettyImages

Más de cincuenta países forman parte de ella y se reconoce como la celebración deportiva LGBT con más participantes, con apenas cuatro emisiones: en el año 2006 en Montreal, 2009 en Copenhague, 2013 en Bélgica, 2017 en Miami, y una quinta el próximo 2021.

El reconocimiento y participación en los World Outgames se atribuye a la inclusión que promueven, pues los asistentes no tienen que identificarse bajo una preferencia o identidad, incluso aunque no se encuentren documentados.

Muchos de los participantes y espectadores llegan de países donde las sexualidades disidentes son castigadas con cárcel e incluso con la muerte. En la emisión de los World Outgames en Miami, muchos de los asistentes fueron originarios de Irán, Arabia Saudita y parte de Nigeria y Somalia.

Otra de las razones por las que se le otorga un amplio reconocimiento a la organización es gracias a sus subdivisiones que se segmentan en hombres, mujeres y mixtos, con énfasis en la inclusión de las personas transgénero.

MÉXICO EN INCLUSIÓN

Con fama de ser un país homofóbico, México dio un paso más con el desarrollo de su liga LGBT en el año 2004. Fue reconocida como Liga de la delegación Cuauhtémoc por la IGLFA.

Los cinco equipos fundadores fueron Los Fuckers, El Clan, Tu Mamá, Fashion Team y Fuerza G; sin embargo, las cosas han avanzado con rapidez desde entonces. Las ligas LGBT se encuentran en Tecámac, Estado de México, Guerrero, y en Azcapotzalco existen 12 equipos pertenecientes a la liga.

Como en muchos países, lo que los motivó fue la necesidad de ejercer su derecho a practicar el deporte. Han buscado apoyo y acercamiento con los institutos de deporte del Estado de México, sin embargo, el desinterés de las autoridades sigue constante, incluso aunque su intención fue tener un equipo que representara al país en San Francisco, en 2004.

Mientras aquello tomaba forma, otros jóvenes idealistas también soñaban con poder participar sin sufrir discriminación. Así, en el mismo año se formó el equipo de Los Lobos. Ellos ya han sido campeones en torneos internacionales luego de que en el 2011 se integraran a la liga de la delegación Cuauhtémoc. Fueron ganadores de los World Outgames en Cleveland 2013, ganaron la copa Divermex en el 2015, y triunfaron en los Gay Games llevándose el bronce en el 2014.

El equipo LGBT Zorros, conformado por jóvenes deportistas, viajó a Paris a representar a México en los GayGames 2018. En esta edición, México ganó un total de 47 medallas. Foto: AF

ZORROS LGBT

Los grupos LGBT se han ido esparciendo y popularizando con el fin de mantener los espacios abiertos, fomentando la tolerancia. Tal fue el caso del equipo Zorros, creado en el 2013, el cual ya ha tenido trascendencia internacional. Prueba de ello fue su asistencia en los World Outgames en Miami 2017 y en los Gay Games en Francia 2018. En este mismo año, lo extraordinario ocurrió cuando los Zorros compitieron contra Chicago en el Indoor Classic en Queens, Nueva York, donde los mexicanos salieron victoriosos en penales.

El principal objetivo de estos juegos es visibilizar la problemática que vive la comunidad LGBT, y lo minimizados que son sus derechos en el estadio de fútbol, que en palabras de Rubén López, presidente del Observatorio Madrileño contra la LGBTfobia y miembro de la ejecutiva Arcópoli: “Los estadios de fútbol son el mayor foco de homofobia hoy en día. El nulo conocimiento de un futbolista profesional homosexual se debe a que desertan antes de llegar a esa clasificación o al alcanzarla no pueden decirlo”.

Correo: [email protected]

Comentarios