Linder Sterling
Arte

Linder Sterling

Leyenda del punk radfem

Nacida en Liverpool, Reino Unido, en 1954, esta diseñadora gráfica logró infiltrarse a temprana edad en el movimiento que expresaba aquello que se vivía en aquel punto de la historia. Sin embargo, el característico estilo de Linder tomó un camino sin retorno.

Catalogada como feminista radical, sus obras logran horrorizar o encantar a quienes las ven. En más de una ocasión fue cuestionado el género de la artista, pues para muchos era difícil creer que aquellas fotografías pornográficas alteradas fueran producto artístico de una mujer.

ARTE FEMINISTA

El estilo de Sterling, desde sus inicios, fue catalogado como algo que sobresalía con facilidad debido a la controversia que incitaba: expresión de sentimientos, inconformidad social y enojo, representados a través de un prototipo convencional, realizado por medio de bolígrafos, pintura, carbón y lápices. Esa etapa, que comenzó cuando ella todavía era estudiante del Manchester Metropolitan University, no duró mucho, pues al poco tiempo comenzó un despertar en la artista que daría un giro radical.

Fue, según en palabras de la misma diseñadora, cuando leyó The Famele Eunuch, de Germane Green, que se vio en la necesidad de cultivar su conocimiento respecto a las injusticias de género que vivía. Comenzó un fuerte interés por las obras literarias de la segunda ola feminista, como la autora Simone de Beauvoir. Junto a esto, se fue infiltrando poco a poco en la música punk. Ahí, Linder desconoció su propio trabajo.

Principle of Totality (Version I), exposición de Sterling en el Museo de Arte Moderno en París, 2012. Foto: Adrien Dirand

Harta de sentirse poco original, terminó odiando todo lo que había hecho hasta ese momento. Así que, decidida y sin arrepentimiento, destruyó todas las pinturas y dibujos que había realizado. Aquella destrucción fue la oportunidad que necesitaba para empezar desde cero.

Luego del aniquilamiento, volvió con un estilo aún más marcado y fuera de lo convencional. Se dedicó a crear conceptos opuestos de fotografías que fomentaban la cosificación sexual y la denigración femenina.

Comenzó a recolectar imágenes pornográficas de fácil alcance, donde los cuerpos femeninos eran mostrados como un objeto o un adorno en una habitación. Su arte comenzó a ser una crítica a la normalización de la mujer como un sextoy dentro de la industria, y cómo esto determina la percepción que el espectador tiene sobre el mundo real a raíz de la pornografía.

Plasmó su descontento por medio de fotografías propias y collages. La finalidad de su estilo es alterar la imagen sexualizada con objetos que saquen de contexto esta intención. Un ejemplo de ello fue la portada que realizó para el disco Orgasm Addict de la banda The Buzcocks en 1977. Allí aparece el cuerpo de una mujer bañada en aceite, donde sustituyó la cabeza por una plancha, y los pezones por dos bocas sonrientes y desafiantes. Su preocupación era clara, y a partir de esto comenzó a escucharse a gritos.

A raíz de ello, lanzó la colección Pretty Girl.

Pretty Girl No.1, 1977. Foto: Stuart Shave/Modern Art, Dependance

Collages Collages donde introdujo fotografías pornográficas de revistas populares y de acceso directo para todos. Decidió sustituir partes propias del cuerpo femenino por otras. También podían ser objetos, elementos de la naturaleza y cualquier otro que sirviera como manifiesto bajo el cual sacara de contexto la foto original, dándole un significado de burla a la industria responsable y de reto para el espectador.

Fuertes críticas y desaprobaciones injustificadas llevaron al extremo a Linder, sumergiéndola en el anonimato como resultado del bombardeo de los medios de comunicación que se indignaron por la exposición tajante y sin filtros de la artista. Por ello declaró: Cuando pones una semilla en el suelo, no sigues levantándola y mostrándola a tu amigos. Pones la semilla y la cubres. Dejas que tenga su tiempo en la oscuridad”.

ACTIVISMO ESCÉNICO

Para Linder no fue suficiente el arte gráfico como medio de expresión. Gran parte de su despertar ideológico se debió a su acercamiento con la música punk que sonaba en las calles de la ciudad que la vio crecer: Manchester.

En 1978, Sterling decidió hacerse presente en los escenarios con Ludus, la banda que lideró por seis años, con un único álbum llamado The Seduction. Con un estilo propio de los setenta, pero introduciendo sonidos atípicos para la época, esta agrupación pisó fuerte con letras que invitaban a los escuchas a desafiar los roles de género y romper las reglas como contribución dentro de la lucha social ya difundida por parte de la intérprete.

La banda no tuvo ningún éxito comercial, por lo que fue disuelta en 1984 por problemas entre los integrantes.

The seduction, álbum de Ludus. Foto: rootsvinylguide.com

Linder es relacionada constantemente con bandas como The Smiths, Sex Pistols y Joy Division debido al género musical con el cual buscaban infiltrarse en lo mainstream sin perder su esencia, y por colaboraciones en el área del diseño con ellos. Se sabe también que es una de las íntimas amistades del interprete de Suedehead, Morrissey, quien es catalogado como 'difícil de tratar' por los que intentan acercarse a él sin conexión previa.

Poco antes de la separación definitiva de Ludus, Linder fue responsable del mítico concierto que llevó a más de uno a perder los estribos. El 5 de noviembre de 1982 en The Hacienda, el Meat is Murder de The Smiths sonaba acompañado de la presencia de Sterling, quien portaba un vestido hecho de una red negra con pedazos de carne de pollo sobre ella. Al mismo tiempo, Cath Carroll y Liz Naylor, quienes eran sus compañeras y socias, se dedicaron a poner un tampón manchado y una colilla de cigarro en cada uno de los platos que estaban en las mesas del lugar. También se dieron a la tarea de repartir pedazos de carne cruda envueltos en páginas de revistas porno. Esto fue declarado por las activistas como la realidad que vive la mujer sólo por su condición de género.

Mostraron también imágenes de pornografía 'blanda', y mientras sonaba la canción Too hot to handle, Linder sacó un dildo negro de su vestido, a lo que declaró :

Aquí está la virilidad, el hombre invisible de la pornografía que puede reducirse a esto, una cosa que sobresale como un juguete”.

Nadie aplaudió. Fue este el espectáculo que marcó la vida de Linder Sterling y su trabajo como artista visual, diseñadora y líder de una banda de punk.

RETORNO DESDE EL ANONIMATO

Luego de 40 años, la mujer que alzó la voz contra las injusticias de género, vuelve para mantener ese desafío en alto.

Después de la exposición de algunas de sus obras en el Musée d’ Art Moderne en París en 2013, está de regreso en colaboración con la empresa Northern Ballet, siendo parte de la puesta Children of the Mantic Stain.

Su participación dentro y fuera la Biblioteca de Mujeres de Glasgow es evidente. En el exterior cuelga una bandera representando un collage de labios, lenguas y hojas brillantes. Mientras que en el interior se emite una película bajo su dirección, filmada en Chatsworth. Brinda homenaje a María I de Escocia, quien fue proclamada reina con apenas nueve días de nacida y coronada con nueve meses de edad. También hace referencia a la condesa Bess de Hardwick, quien fue responsable de grandes obras en la época isabelina: Chatsworth, Hardwick Hall y Oldcotes.

Linder busca apoyar a talentos femeninos abriendo espacios dentro de la biblioteca dirigidos a ellas.

Bandera para el proyecto Bower of Bliss volando fuera de la Biblioteca de Mujeres de Glasgow. Foto: womenslibrary.org.uk/womenslibrary/Twitter

Comentarios