Obstáculos al crecimiento
Opinión

Obstáculos al crecimiento

Jaque Mate

Andrés Manuel López Obrador decía como candidato que la situación económica del país mejoraría de inmediato una vez que ocupara la Presidencia porque desde el primer momento se acabaría la corrupción del período neoliberal. Algo similar afirmaba Vicente Fox cuando sostenía que sólo había que sacar al PRI de Los Pinos para lograr un crecimiento de siete por ciento anual, mientras que Enrique Peña Nieto declaraba que el país alcanzaría una expansión de seis por ciento ya que los priistas sí sabían gobernar.

La realidad, sin embargo, siempre es testaruda. México tiene muchas barreras estructurales que dificultan la inversión productiva y, por lo tanto, el crecimiento económico. Estos obstáculos no sólo no han desaparecido, sino que en algunos casos se han incrementado.

En cada cambio de gobierno la economía sufre una baja en la inversión productiva que se traduce también en una reducción de la actividad económica. Esto es en parte producto de la baja de inversión del gobierno cuando termina una administración y mientras los nuevos funcionarios echan a andar sus nuevos proyectos.

En este 2019 el gobierno de Andrés Manuel López Obrador canceló el mayor proyecto de inversión del régimen anterior, el nuevo aeropuerto internacional de la Ciudad de México que se ubicaría en Texcoco, mientras que no ha podido realmente echar a andar sus propias obras, como el Tren Maya, el aeropuerto de Santa Lucía o la refinería de Dos Bocas. La falta de nuevas licitaciones para proyectos petroleros o plantas de generación de electricidad privadas han disminuido también la inversión productiva.

La incertidumbre sobre las políticas económicas del nuevo gobierno está generando también un lastre importante. En la Ciudad de México está parada casi toda la industria de la construcción por una administración local de Morena que se opone a los nuevos desarrollos comerciales y de vivienda. La cancelación de minas por decreto y el intento del gobierno de regresar a los tiempos del gobierno empresario hacen dudar a los inversionistas sobre la posibilidad de llevar a cabo nuevos proyectos en el país. En la Comarca Lagunera el presidente ha cancelado el proyecto ya avanzado de Metrobús en un mitin político controlado por grupos de transportistas que se oponen al proyecto. Esta forma de cancelación de proyectos genera temor entre los inversionistas.

El gobierno está prometiendo una nueva era de autosuficiencia en productos como el maíz. Para eso está ofreciendo nuevos subsidios a los productores más pequeños, en particular los ejidatarios. Pero no queda claro que la producción de campesinos con solamente unas cuantas hectáreas de campo vaya a aumentar con subsidios.

Una industria tan importante como la turística, por otra parte, se está viendo afectada por la cancelación de los fondos de promoción del país y por una invasión de sargazo que está afectando la costa de Quintana Roo, el principal centro receptor de turismo internacional.

El gobierno busca promover la inversión con acuerdos con grupos empresariales, como el Consejo Coordinador Empresarial. Pero la experiencia nos dice que en economía los acuerdos corporativistas no tienen los resultados de la simple existencia de condiciones favorables a la inversión. El sexenio apenas empieza, pero todavía hay mucho trabajo por hacer para conseguir que la economía crezca más rápido y genere mayores empleos.

Comentarios