Robots de asistencia personal
Ciencia

Robots de asistencia personal

Cuidado y acompañamiento para los ancianos

La robótica es una tecnología que experimenta grandes avances y que empieza a trasladarse cada vez más al ámbito asistencial para el cuidado de ancianos y personas con demencia. Así mismo, para interactuar con los niños en los hospitales, dado que, según los expertos que la desarrollan, tiene muchas ventajas.

Son vastos los beneficios de esta nueva robótica asistencial, que avanza a gran velocidad y que va más allá de la industrial confinada a espacios cerrados, pues interacciona con las personas y aprende de ellas mediante inteligencia artificial. Cabe mencionar que con su uso no se busca sustituir la figura del hombre, sino complementar con la tecnología la falta de personal suficiente en el mercado laboral para determinadas funciones, como cuidar ancianos y enfermos.

Actualmente se están desarrollando sistemas progresivamente más inteligentes para ser incorporados en estas máquinas, que se mueven libremente por espacios físicos, interactúan con la gente y toman decisiones propias.

CUIDADO DE ENFERMOS Y ANCIANOS

El envejecimiento poblacional está poniendo a prueba las tradicionales prácticas e instituciones de cuidado de los adultos mayores. Este sector de la actividad humana se ha desarrollado habitualmente al interior de las familias y, más recientemente, en establecimientos especializados. Sin embargo, el aumento de la presencia de la mujer en el mercado laboral, el incremento de personas de la tercera edad que desean vivir solas en sus casas y las críticas que ha recibido el modelo de cuidados institucionalizados, vienen transformando la forma de cuidar a los adultos de edad avanzada.

Lea Mina Ralli en su casa con el robot GiraffPlus, que permite realizar visitas a distancia mediante videoconferencia y controles de movimiento para el usuario. Foto:Cortesía Comisión Europea/agenciasinc.es

En este sentido, se han popularizado los servicios de atención a domicilio, en ocasiones con ayuda de tecnologías de teleasistencia. En efecto, el desarrollo de dispositivos y servicios tecnológicos viene emergiendo como una forma de garantizar la integración social de las personas mayores y una mejor gestión del sistema de asistencia sanitaria. Por esta vía, el envejecimiento poblacional se está convirtiendo en una oportunidad para la industria tecnológica.

El desarrollo de soluciones pensadas como ayudas individuales y domésticas ha venido ganando fuerza entre los investigadores de todo el mundo. Lejos de ser un asunto de ciencia ficción, los robots ya empiezan a formar parte de la vida cotidiana de muchas personas mayores.

La robótica de servicio intenta responder a los requerimientos propios del sector asistencial y de servicios. Sus primeros desarrollos, en la década de los setenta, se basaron en la adaptación de robots industriales para la construcción de prótesis. La idea era crear tecnologías de rehabilitación que evitaran, compensaran, mitigaran o neutralizaran las limitaciones funcionales de los usuarios, y que aumentaran su autonomía personal y calidad de vida. Con el tiempo, se han creado dispositivos más complejos que, en muchas ocasiones, incluyen tanto mecanismos sensoriales como de locomoción que le permiten al artefacto reconocer el entorno y desplazarse a través de él.

INNOVACIÓN ASISTENCIAL

Cuando se trata de fabricar máquinas para realizar tareas que los seres humanos llevan años haciendo, Estados Unidos, China y la India están muy por delante de cualquier otro país. Son estas tres naciones las que van a la cabeza de la inteligencia artificial, y aunque existen otras como Inglaterra, Japón, Suecia e incluso Estonia, que hacen fuertes inversiones en este tipo de tecnologías, siguen estando muy lejos de los avances que los primeros han realizado.

Estados Unidos, a través de los gigantes de Silicon Valley como Facebook, Amazon, Google y Tesla, ya invierte miles de millones de dólares en aprovechar el poder de las computadoras para reemplazar múltiples tareas humanas.

Un robot Cody en el Laboratorio de Robótica de Atención Médica de Charlie Kemp en Georgia Tech. Foto: Rob Felt/Georgia Tech

En China el apoyo más importante para el desarrollo en este nuevo mundo viene del gobierno. Éste diseñó un ambicioso plan de 150 mil millones de dólares que busca desarrollar una industria de la inteligencia artificial. La intención, según las declaraciones de hace un mes, es lograr que el país sea “el centro mundial de la innovación en inteligencia artificial” para 2030.

En la India, el principal impulso proviene de compañías que han invertido 143 mil millones de dólares en la industria. Las firmas de primer nivel como Infosys, Tata Consultancy Services y Wipro, que emplean cerca de 4 millones de personas, trabajan en el desarrollo de la automatización de los servicios de cuidados para las personas vulnerables.

GEORGIA TECH

El Instituto de Tecnología de Georgia (Georgia Institute of Technology, Georgia Tech, GaTech, o simplemente Tech) es una universidad de la ciudad de Atlanta, Estados Unidos, especializada en la enseñanza de ingeniería. Junto con el MIT, Stanford University, California Institute of Technology y la Universidad de California en Berkeley, se encuentra como una de las mejores universidades de ingeniería en el país, según el ranking U.S. News & World Report.

En el año 2010 presentaron un robot denominado Cody, el cual fue diseñado para duchar a las personas que sufrieran algún impedimento para ello. Haciendo uso de un sistema de láseres y cámaras, podía determinar la presión que necesitaba aplicar dependiendo de la parte del cuerpo que estuviera limpiando. El proyecto fue presentado ante el Institute of Electrical and Electronics Engineers como una solución para que aquellos individuos limitados a recibir baños en cama, tuvieran una alternativa a la penosa necesidad de depender de otra persona.

ROBOT PEPPER

Pepper es un robot humanoide que fue creado por Aldebaran Robotics, una empresa francesa que fue adquirida por Softbank Mobile por 100 millones de dólares en 2013, lo cual dio lugar a la creación de Softbank Robotics Holding, grupo en el que han invertido compañías como Alibaba y Foxconn y que se ha convertido en un referente en el campo de la robótica.

Robot Pepper en el aeropuerto de Guangzhou. Foto: EFE/Aleksandar Plavevski

Pepper destaca por su motor emocional, un desarrollo que permite que este robot estudie los gestos y el rostro de la persona con la que convive para tomar decisiones en la conversación y hacer sentir bien al humano. También su funcionamiento se basa en la conexión a la nube.

Eso permite que el conocimiento de todos los robots Pepper sea compartido entre ellos para mejorar sus respuestas y acciones en todo momento.

Esa capacidad de aprendizaje permite convertirla en una máquina más versátil gracias a la imaginación de los desarrolladores, que han ido creando más y más aplicaciones que permiten explorar nuevos escenarios de uso para este robot humanoide.

El mismo ya ha sido utilizado en un centro de retiro en Tokio para que las personas de la tercera edad pudieran interactuar con él y sostener conversaciones.

FUTURO

Los promotores de los robots asistentes consideran que sus avances pueden responder a las necesidades de los usuarios mayores, a quienes se considera particularmente vulnerables a la soledad debido a la pérdida de amigos y familia, movilidad o ingresos que afectan negativamente a su calidad de vida. El discurso que acompaña a estos artefactos no moviliza solamente la díada de autonomía y dependencia, sino también la de soledad y compañía. Así pues, después de conocer y clasificar la diversidad de robots que aparecen actualmente en los medios de comunicación como ayudas pensadas para las personas mayores, es posible sugerir algo más que una taxonomía de dispositivos técnicos. Lo que se nos presenta es una suerte de régimen de esperanza que produce la expectativa de nuevas y mejores máquinas por venir que proveerán independencia, bienestar y compañía a sus usuarios.

Comentarios