5o. centenario de Cortés en México
Nuestro mundo

5o. centenario de Cortés en México

Nuestro Mundo

Un trimestre más y el año 2019 habrá pasado a la historia. Y algo que ese lapso y esa materia del conocimiento sugieren es considerar qué tan efectivos son los medios de comunicación electrónicos y tradicionales para acercar a la vida de los estados de la república los intereses que mueven a ciertos sectores culturales de la Ciudad de México.

Desde antes de que llegara el 2019 y durante este año se organizaron en la capital de la república conferencias, charlas, mesas de análisis, debates y actividades académicas para conmemorar la llegada de Hernán Cortés a las costas mexicanas en 1519 y su desplazamiento conquistador que lo llevó hasta someter a Tenochtitlan en 1521 con el prendimiento de Cuauhtémoc.

Ninguna actividad conmemorativa efectuada en la Ciudad de México tuvo resonancia pública en nuestros lares. Ni las redes sociales ni los medios de comunicación tradicionales se convirtieron en vías que inyectaran en nuestros ámbitos culturales, históricos, académicos el interés que en esos mismos ámbitos de la capital despertaron el quinto centenario de la llegada de Cortés y la inminencia del quinto centenario de la caída de Tenochtitlan.

Habrá que preguntarse si es real la eficacia comunicativa de los medios de comunicación tradicionales y sobre todo la tan cantada de las redes de Internet; si sólo sirven para la frivolidad; si es mayor que su poder el desinterés social en la historia; si es que nada más sirven para convertirse en espejo de lo inmediatista y fútil de la realidad.

Mientras tanto, como dije antes, en la Ciudad de México han sido muchas las actividades organizadas para rememorar, analizar y evaluar el sentido de la hazaña encabezada por Cortés desde antes y durante su lapso de conquistador. La han abordado muchas personalidades, unas más y otras menos conocidas pero todas con un magma de conocimientos que de pronto explota en un dato desconocido o en uno conocido visto desde un nuevo y luminoso ángulo.

Por ejemplo, se ha tratado el tema de que el propio Cortés escribió la Historia verdadera de la conquista de la Nueva España, atribuida a Bernal Díaz. El investigador ha rastreado desde el estilo literario hasta las biografías y la copia del original que se conserva en Guatemala. Con el truco del seudónimo Cortés habría querido asegurarse de que su imagen quedará bien fija en la historia.

Y a propósito de poderosas imágenes de nuestra historia, la de Malinche viene siendo muy revisada generalmente para reivindicarla, para enaltecerla. Si bien Malinche es una figura histórica por demás atractiva, a la vez ha sido motivo de polémica por haberse puesto a las órdenes de Hernán Cortés y haberlo servido muy bien de intérprete (y guía) durante la conquista.

En la cauda de abordajes de temas relacionados con la conquista de México aparece como imprescindible la historia precortesiana. Muchos aspectos de la vida del mundo mexica se vienen tratando y dan idea de lo portentosa que fue la civilización nahua. Por mencionar algo mínimo se me ocurre mencionar las esculturas de Coatlicue, Coyolxauhqui y Tlaltecuhtli para empezar a pensar su grandeza.

Sin embargo, mucha de la temática conmemorativa tiene como figura principal la de Hernán Cortés. Parecería que opera y se quiere mantener una inconfesada atmósfera reivindicativa. Bajo el lema “reconciliémonos con nuestra historia” se intenta revalorar los significados de los hechos que siguen hiriendo muchas conciencias.

En fin, aunque ya casi pasó el 2019, para acercase y vivir las rememoraciones del 202 (año de la caída de Tenochtitlan) vale la pena leer por lo menos Visión de los vencidos de Miguel-León Portilla, Cartas de relación de Hernán Cortés, Historia verdadera de la conquista de la Nueva España de Bernal Díaz del Castillo. Sólo para empezar.

Comentarios