Maravillas naturales de la Comarca Lagunera
Ciencia

Maravillas naturales de la Comarca Lagunera

Tesoros naturales que suplican conservación

En el año 2007, se llevó a cabo a nivel mundial un concurso público para seleccionar las nuevas siete maravillas del mundo moderno,lista inspirada en el conteo de las siete maravillas del mundo antiguo. Con esa idea, aquí sugerimos las siete áreas en la Comarca Lagunera que, aunque no son los únicos sitios asombrosos en la región, son verdaderas maravillas naturales por contar con especies únicas en el mundo, presumir belleza paisajística “de película” y su importancia para la conservación ecológica e histórica.

El desierto lagunero aparenta un continuo, monótono y árido paisaje para el visitante; pero es importante notar que en su geografía todavía se albergan diversos ecosistemas conocidos con el anglicismo hotspot, los cuales incluyen refugios postglaciares, “islas de cielo” o sitios de alta concentración de biodiversidad. Estos ecosistemas, por sus características de relieve, microclimas y estar relativamente apartados de los asentamientos humanos dándoles una personalidad de superorganismo, deben ser apreciados como nobles gigantes vivos que rodean y protegen la gran planicie comarcana.

Tales ecosistemas son muy singulares dada su exclusividad geo-biológica a nivel mundial. Resulta asombroso que en un área relativamente pequeña de desierto existan bosques en algunas sierras, que se aglomeran en dos cordilleras (una al norte y otra al sur); éstas se desprenden de la Sierra Madre Oriental y forman corredores ecológicos que sirven de marco a lo que alguna vez fue el más grande lago de agua dulce de toda Latinoamérica. Descrito por estudios paleoecológicos de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Juárez del Estado de Durango como el Gran Lago Irritila, hoy es una planicie árida donde la zona agrícola y ganadera ha quedado establecida.

Foto: Archivo Siglo Nuevo

Las llamadas “islas de cielo” localizadas en las partes más altas de las sierras El Sarnoso-La India, El Rosario, Jimulco, Las Delicias, Tlahualilo, etcétera, todavía contienen bosques de ciprés, pino y encino, reliquias de épocas glaciares (la última glaciación se registró hace 10 mil años aproximadamente) que han sobrevivido gracias a las nevadas que son más recurrentes que en las partes bajas de la comarca. En las áreas bajas del gran valle donde se concentran bellísimas dunas (Acatita, Bilbao, Fco. I. Madero, Reserva de la Biosfera de Mapimí). Destacan asimismo cuerpos de agua semipermanente incluidos en los cauces de los ríos Aguanaval y Nazas (Cañón del Realito, La Cabeza y Cañón de Fernández), así como lagunas intermitentes en Mayrán y Viesca, además de pequeños arroyos y cañones de escorrentías estacionales que aglutinan muchas especies.

En el pasado, estas especies sobrevivieron por su adaptación a los ambientes agrestes que les proveían de refugio natural, y por ser sitios inhóspitos para el humano. Pero actualmente, algunas especies endémicas resguardadas en tales sitios, se encuentran en grave riesgo de extinción, a causa de la pérdida acelerada de sus hábitats e introducción de especies no nativas. A continuación describimos oasis y joyas de la naturaleza que están escondidos en el continuum árido de la llamada Región Lagunera de Coahuila y Durango.

SIERRA DEL SARNOSO- LA INDIA

A pocos kilómetros al noroeste de la mancha urbana, encontramos estas montañas que forman un corredor que incluye interesantes sitios como el Cañón de las Piedras Encimadas, la Gruta de los Riscos, así como el Puente y la Mina de Ojuela, esta última mundialmente famosa por sus minerales únicos en el planeta. En esta zona también se encuentra el pueblo mágico de Mapimí y llamativas pinturas rupestres. Cabe mencionar que estos sitios se han utilizado en diversas ocasiones para filmar materiales cinematográficos, las sierras son el hogar de una lagartija nocturna “sin párpados” considerada en peligro de extinción, de nombre científico Xantusia bolsone. En la parte alta de la sierra de la India, todavía se encuentra un pequeño bosque de encinos y cierto tipo de probables orquídeas, cuyas especies están en proceso de identificación, pues seguramente son nuevas para la ciencia. El área reúne además un interesante número de especies cactáceas y serpientes de cascabel a las cuales es necesario proteger.

Sierra del Sarnoso. Fotos: Archivo Siglo Nuevo

ÁREA DE JIMULCO 

Situada al suroeste de la metrópoli lagunera, es un conjunto de ecosistemas muy interesantes. Dando nombre al equipo de futbol regional “el Coloso del Norte”, aquí está la cumbre más alta del centro norte del país con tres mil metros sobre el nivel del mar, aproximadamente, la cual puede verse incluso desde Cuencamé y los municipios vecinos del estado de Zacatecas. Es una montaña con un bosque de coníferas y pastizales en su cúspide, donde se encontró un ciempiés de tonalidad azul de nombre científico Tiphallus torreon en honor al municipio donde se descubrió.

De llamar la atención es la formación geológica “La Waldria”, que es una bóveda impresionante, refugio de diversas especies de murciélagos, búhos y lechuzas que ahí anidan. Esta inmensa cúpula semeja una sala natural de conciertos. Otros sitios importantes por su belleza escénica son los cañones del Realito y La Cabeza, que fueron esculpidos por el paso del río Aguanaval y con su flora y fauna forman caprichosas formas geológicas, incluyendo fósiles de grandes peces. En el mismo río Aguanaval, se encuentra el llamado Puente Canal, construcción de inicios del siglo pasado que sigue asombrando por su imponente arquitectura, y especialmente por continuar incólume ante las crecientes vigorosas de agua color chocolate que asemejan al río de Willy Wonka.

SIERRA DEL ROSARIO- CAÑÓN DE FERNÁNDEZ

La Sierra del Rosario se encuentra al poniente del área urbana. En su parte sur está cortada por el paso del Río Nazas; ese corte forma uno de los sitios más portentosos, conocido como el Cañón de Fernández (Parque Estatal y sitio humedal RAMSAR). Es un ecosistema muy singular por semejar un vivero natural, dada su humedad relativa y el corto periodo de horas de radiación solar directa que recibe al día. Estas características permitieron que el cañón creara un espectacular paraje donde sus sabinos o ahuehuetes, de varios cientos de años, forman un bosque de galería que concentra especies residentes y migratorias muy importantes. En sus aguas se encontró la tortuga Kinosternon durangoense, especie endémica amenazada y cada vez más difícil de ver.

Cañón de Fernández. Foto: José Luis Estrada R.

La sierra del Rosario es una pequeña fábrica de agua y en ella se encuentran impresionantes grutas abiertas al turismo. En su parte más alta hay bosques de ciertos tipos de ciprés o chaparral y en algunos de sus cañones se descubren caídas de agua que conforman microhabitats con plantas de los primeros tiempos del planeta, como helechos y musgos. Se trata de una gran montaña cuya fauna y flora aún se está estudiando, por comportarse como un refugio de significativa extensión que podría mostrar sorpresas de seres vivos considerados extintos, o nuevos registros para esta región desértica.

SIERRA DE LAS DELICIAS Y DUNAS DE ACATITA

En tiempos muy recientes, los pobladores de esta región insisten sobre la presencia de un habitante muy peculiar en los bosques de pino de la Sierra de las Delicias. Se trata del oso negro de la Región Lagunera, del que reportan recurrentes avistamientos, incluso de hembras con crías cuando bajan al valle de Acatita.

La Sierra de las Delicias es un área que posee una pequeña superficie rica en fósiles pertenecientes al periodo geológico más antiguo de toda la Comarca Lagunera, conocido como pérmico, de hace unos 250 millones de años. Asimismo, se han encontrado numerosos rastros de las culturas indígenas que habitaron en esas cumbres.

En contraparte, en el valle entre las Sierras de las Delicias y la Sierra de Tlahualilo, se descubren imponentes las dunas de Acatita, las cuales son de yeso. De mayor extensión y altura que las conocidas Dunas de Bilbao, éstas son el depósito de lo que fuera una laguna que formaba parte del Gran Lago Irritila mencionado anteriormente. Aquí se han encontrado restos de moluscos acuáticos (conchitas y caracoles).

Para llegar a las dunas de Acatita desde las ciudades principales de La Laguna, es necesario transitar por otros increíbles paisajes conocidos como las dunas de Finisterre, “paisaje de otro planeta” para propios y extraños, por la densa vegetación sui generis que sobrevive perfectamente en dunas de arena; así como el más que exótico paisaje conocido por los lugareños como “tetas de Juana” (formaciones de origen volcánico).

Dunas de Acatita. Foto: José Luis Estrada R.

DUNAS DE VIESCA Y MAYRÁN

Las dunas de Viesca y Mayrán en la zona oriental de la Comarca Lagunera, son depósitos de arena arrastrados por el río Aguanaval en la llamada Laguna Seca de Viesca, así como por el Río Nazas en la Laguna Seca de Mayrán, respectivamente. Tales dunas marcan el punto final de estos dos ríos en su trayectoria fluvial por la región, y hoy sabemos que sus esporádicas avenidas generan una admirable explosión de flores, cuyas imágenes resultan incomprensibles para un desierto.

La filmación de algunas películas, videos musicales, comerciales y fotografía de modelaje se han realizado aquí. El relieve siendo sitio de recreo para el llamado “aporreo de dunas por vehículos todo terreno” y recientemente extensiones importantes del territorio han sido eliminadas para generar energía eléctrica solar.

En el área de influencia se encuentran los primeros asentamientos novohispanos de la región. El poblado Venustiano Carranza, durante la época colonial, fue conocido como Santa Ana de los Hornos, altamente recomendable para visitar.

Las dunas de estas lagunas secas se comportan como esponjas de agua, ya que al excavar unos centímetros se aprecia la humedad y un ambiente fresco, condiciones que son apropiadas para el refugio de la lagartija nadadora de arena Uma exsul, endémica y en serio peligro de extinción. Otras dos lagartijas endémicas severamente amenazadas: Sceloporus gadsdeni y Crotaphytus anticuus, viven exclusivamente en las sierras de Tejas, Solís y San Lorenzo adyacentes a las dunas de Viesca y Mayrán localizadas en los municipios de Matamoros y San Pedro, Coahuila. Éstas tres sierras en su momento fueron un archipiélago de la parte central del Gran Lago Irritila. En los bordes de las lagunas secas existieron espesos bosques de mezquite, pero hoy sólo unas pequeñas reservas de ellos lograron sobrevivir.

Hacienda de Hornos. Foto: Archivo Siglo Nuevo

Mención especial debemos hacer al área de Viesca, tristemente famosa como un caso de referencia científica por la pérdida de humedales a mediados del siglo XX. Esos humedales que vertían su cristalino líquido en la laguna seca vecina, fueron tan importantes como lo es hoy la región de Cuatrociénegas. Sabemos que, en épocas remotas, manadas de grandes mamíferos se daban cita en estos abrevaderos, donde hoy todavía pueden encontrarse restos fósiles de aquellos grandes mamíferos. El lugar representa, de acuerdo a estudios cuantitativos de caracoles acuáticos, un ejemplo de extinción masiva de ecosistemas con sus especies de flora y fauna que solamente existieron ahí. Se tiene el registro de la pérdida de especies de tortugas, peces y los pobladores mencionan haber visto algo parecido a los ajolotes del centro del país.

RIO NAZAS (SEGENTO NAZAS- RODEO) 

Esta maravilla natural, ubicada al suroeste de las tres ciudades hermanas, puede apreciarse desde la carretera escénica paralela al Río Nazas, que conecta los municipios de Nazas y Rodeo, Durango. Los paisajes con abundante vegetación riparia, contrastan con la vegetación de matorral desértico que brinda bellas imágenes para el viajero. Aquí encontramos algunas interesantes poblaciones de anfibios de diversas especies, aunque cada vez menos frecuentes de encontrar. En algunos reductos de aguas cristalinas de esta parte del río Nazas, específicamente de los tributarios, como el que conecta con el municipio de Peñón Blanco, todavía se pueden apreciar una especie gravemente amenazada de pez endémico del Nazas de nombre científico Cyprinodon nazas (cachorrito del Nazas).

RESEVA DE LA BIOSFERA DE MAPIMÍ

Declarada primera reserva en México junto con la de la Michilía en Súchil, Durango, durante los años setentas. Es un área con paisajes realmente espectaculares y que gracias a su decreto le permitió salvar a su especie ícono, la tortuga Gopherus flavomarginatus, endémica del área y en peligro de extinción. Menos conocida resulta la lagartija Uma paraphygas, también exclusiva de sus peculiares dunas y catalogada en peligro de extinción. La reserva contiene, además de una acumulación de especies vivas y fósiles (muy importantes para la ciencia), mágicos e hipnotizantes paisajes diurnos y un majestuoso cielo nocturno estrellado, que dejan siempre al visitante en un estado de asombro y fascinación, debido a su menor contaminación lumínica con respecto a los cielos de las ciudades y pueblos.

Dentro de la Reserva de la Biósfera de Mapimí se encuentra la Zona del Silencio, lugar donde se puede acampar y realizar excursiones. Foto: Cortesía Secretaría de Turismo de Durango

Durante casi cinco décadas, la FCB-UJED ha realizado estudios de detección de cambio, pérdida, fragmentación y monitoreo de éstas y otras maravillas en la región. En ésta ventana de tiempo, comprobamos con preocupación el incremento acelerado del impacto ambiental por las actividades económicas. En la actualidad la facultad cuenta con un departamento de gestión ambiental (entendida como solución) donde se brindan servicios que previenen y mitigan los efectos del “desarrollo” sobre la base de normas oficiales nacionales e internacionales, así como un centro regional para la conservación donde se brinda todo tipo de información enfocado al combate del llamado “analfabetismo ambiental”.

La Comarca Lagunera, por sus características de relieve y clima, ha concentrado evolutivamente una gran cantidad de ecosistemas, además de especies de plantas, animales y microorganismos únicos en el mundo. Es así que la región tiene un enorme potencial eco-cultural y turístico.

Comentarios