El himno feminista
Tendencias

El himno feminista

La canción viral que reclama justicia

La imagen de una tropa de mujeres con los ojos vendados coreando una canción con la que cuestionan la ola de feminicidios que sufren las mujeres en la actualidad, es un escena que se ha replicado en varios países del mundo, y ese canto se ha convertido ya en un himno feminista.

La idea de realizar este performance nació como parte de una obra escénica creada por el Colectivo Feminista Las Tesis, integrado por las chilenas Dafne Valdés, Paula Cometa, Sibila Sotomayor y Lea Cáceres, originarias todas de Valparaíso. Luego de que durante las protestas para erradicar la violencia contra las mujeres en Chile, cantaran y bailaran esta canción, las redes sociales cumplieron la función de viralizar la coreografía, y feministas de otros países convocaron a más mujeres a sumarse a este movimiento que hasta el día de hoy se sigue multiplicando.

Y la culpa no era mía, ni dónde estaba ni cómo vestía”, dice el coro más recitado durante los últimos días alrededor del mundo. ¿Pero qué hay detrás de este canto?

EL ORIGEN

En una nota publicada en El Universal se explica que el fenómeno de Un violador en tu camino (título de la canción) empezó como una obra teatral que jamás llegó a estrenarse y que incluía una canción de minuto y medio.

Sobre cómo surge, Paula Cometa explica: “Las Tesis trabajamos desde abril, mayo del año pasado en poder llevar tesis de autoras feministas a puestas en escena, como un traslado de lo teórico a lo práctico en un pequeño formato de tiempo, de alrededor de 15 minutos. En un primer momento, trabajamos con Calibán y la bruja de (la activista ítaloestadounidense) Silvia Federici y luego tomamos la tesis de (la antropóloga argentina) Rita Segato sobre el mandato de violación y la desmitificación del violador como un sujeto que ejerce la acción de violar por placer sexual. A partir de eso, empezamos a investigar sobre violencia sexual, homicidio y violaciones específicamente en Chile y pudimos constatar que las denuncias de este tipo se desvanecen en la misma justicia”.

En una entrevista que Rita Segato concedió al portal BBC, mencionó que se siente honrada de que el colectivo Las Tesis se haya basado en sus estudios para propagar un mensaje que se ha salido de control en los medios tradicionales.

Veo que circuló por el planeta por sus propios pies, evadió todos los filtros, todas las selectividades de los canales convencionales. A mí me encanta, me honra, me da una gran felicidad que un pensamiento que tardó muchos años en colocarse en el papel, en diversos libros, como es mi análisis de la violencia contra las mujeres, llega a un destino masivo, a una circulación tan extensa como tuvo este poema, esta lírica, que realmente refleja algunos puntos centrales que he enfatizado a lo largo de mucho tiempo”.

EL ECO

Luego de que el 20 de noviembre Dafne Valdés, Paula Cometa, Sibila Sotomayor y Lea Cáceres se plantaran en Valparaíso para realizar su performance, como parte de una serie de intervenciones callejeras que se iban a hacer entre 18 y 23 de noviembre, su mensaje se propagó por medio de un video en redes sociales y las comenzaron a contactar de otras partes de Chile para solicitar que acudieran a recitar El violador eres tú en otras plataformas.

Entonces nos llamaron de Santiago y decidimos ir, aprovechando la fecha del 25. Convocamos durante ese fin de semana y (el lunes) fueron alrededor de 100 personas, a las que luego se fueron sumando muchas más en la misma intervención en la calle”, relata Paula Cometa para El Universal.

El registro de ese día siguió alcanzando más rincones del mundo y los labios de mujeres de otros países gritaban los versos chilenos en su idioma.

Fue entonces que decidimos poner a disposición la base musical, que también está creada por nosotras, y la letra, con la idea de que cada territorio pudiese transformarla”.

Fue así que, luego, Un violador en tu camino se había adaptado al francés y se representaba en las calles en Londres. Luego en Bogotá, Buenos Aires o Ciudad de México desafió a los ciudadanos con su mensaje, y dio pie a que miles de mujeres contaran historias de abusos a través de redes sociales.

EL MENSAJE

En un artículo escrito por Viviana Nigro y Cristian Rodríguez para el portal argentino Página 12 lanzan la cuestión: ¿Cuál es la genialidad de esta propuesta, que no sólo toma la calle como modo de interrogar el poder constituido, sino que lo hace de un modo revolucionario, ya que subvierte el sentido de la disputa por “la guerra de los sexos”, interpelando, precisamente, la etiología de esa violencia como estructural al sistema capitalista y sus múltiples mecanismos de sojuzgamiento y control?

Aquí se produce un primer enlace dialéctico entre patriarcado y violador, donde patriarcado supone la convalidación de esa posición por la vía de una jurisprudencia: el patriarcado / violador es un juez, es decir el violador sólo puede constituirse como efecto de un sistema de opresión legalizado, como Política de Estado”.

Las autoras escriben que, retomando la cuestión, el del grupo Las Tesis es, indudablemente, un lance político que ya ubica en la condición de un proceso revolucionario su accionar, y no pierde de vista que lo que se está discutiendo en Latinoamérica es precisamente la constitución patriarcal del poder de ese Estado Violador, violador de los derechos humanos y de las garantías constitucionales de las que las mujeres han sido, históricamente, uno de los emergentes más castigados y fustigados, para asegurar por defecto su invisibilización estructural en las condiciones de regulación de ese poder, por efecto de la construcción política del lazo social.

El violador eres tú. Son los pacos (policías), los jueces, el Estado, el presidente. El Estado opresor es un macho violador. El violador eres tú”, reza el que se ha convertido en el canto global feminista.

Sobre la anterior letra, Viviana Nigro y Cristian Rodríguez refutan que “es, en un sentido, una intervención perfectamente apegada a la biopolítica de Foucault (filósofo francés), al concepto estructuralista que tiende a desmantelar los mecanismos de control, entre los que la sexualidad en occidente se yergue como acontecimiento de la regulación de los cuerpos y consiguiente domesticación por el Estado”.

Por otro lado, también los movimientos corporales que se realizan durante la pronunciación de este canto, tienen su significado. Por ejemplo, en una nota publicada en El Universal se lee que cuando las mujeres pronuncian "feminicidio" hacen una sentadilla, a lo que Las Tesis explicaron que incorporaron este movimiento en el performance, pues cuando las mujeres son detenidas en Chile son obligadas a hacer eso, muchas de las veces, sin ropa.

En el video original, las participantes llevan vestidos, shorts y atuendos llamativos porque necesitaban enfatizar el coro que se refiere a la ropa y a que nadie debe ser acosada ni violada por la ropa que viste. Aunque la venda en los ojos es algo evidente, Las Tesis lo incorporaron al performance para representar lo expuestas que están las mujeres en la calle”.

El tema de apuntar también es una interpelación directa y cuando decimos: 'Y la culpa no era mía', la idea del baile es poder liberarte de eso que te contiene moralmente y que te culpabiliza de por qué un hombre, por ejemplo, en tu familia o un amigo, abusó de ti”, relató Cometas, parte del colectivo feminista chileno.

EL CANTO FUERA DE CONTEXTO

La popularidad de Un violador en tu camino ha provocado que el canto sea recitado en contextos y situaciones que nada tienen que ver con el discurso con el que fue realizado. Y son las mismas redes sociales, el canal en el que se han denunciado las parodias que han realizado (por lo general) hombres en tono de burla al movimiento.

Tal fue el caso de los jugadores de la sub 17 del Club América, que protagonizan un video en el cual imitan los pasos que miles de feministas han realizado para protestar contra la violencia de género. En las imágenes que fueron duramente criticadas, se observa a varios jugadores bailando exageradamente, y de fondo se escuchan risas.

Tras la difusión de las imágenes, el club se pronunció al respecto en su cuenta de Twitter y advirtió que “la coyuntura amerita adelantar un serio proceso de capacitación en la prevención de temas de violencia de género y el uso adecuado de redes sociales”.

Así mismo, elementos de la Secretaría de Marina-Armada de México (Semar) fueron cuestionados, luego de que en días pasados se hiciera viral un video en el que se mofaban del performance engendrado en Chile.

Luego del hecho, la Semar hizo público un comunicado en el que se leía: “Esta institución reafirma que no tolera ni solapa actitudes que fomentan la violencia y discriminación de cualquier índole, ya que en la Armada de México se instruye al personal con los más altos valores de honor, deber, lealtad y patriotismo para servir a México”.

En el documento se informaba que los elementos recibirían una sanción que constaría de “un programa de sensibilización sobre la situación de violencia que enfrentan las mujeres en diversas zonas geográficas del país, y capacitación para reforzar la labor institucional en el respeto de las demandas de la sociedad para el ejercicio y vigencia de los derechos humanos”.

Por otro lado, la música y letra de este canto de denuncia, se ha dejado escuchar en antros, bares y fiestas, en donde los asistentes lo cantan y bailan pero, claramente, sin el profundo sentido con el que emergió de la mente de las cuatro chilenas que le dieron vida.

RAP FEMINISTA

En los últimos tiempos, sin duda, la música representa un medio de escape por el cual la mujer se hace escuchar, y varias son las letras que registran el reclamo femenino.

Por ejemplo, en el género del rap, Mare Advertencia Lírika es una voz en las que resuenan versos como: “La mula no era arisca pero la hicieron, la niña no era feminista pero aquí nos vemos, compás creemos machitos no sabemos, porque es normal que los lobos vistan piel de cordero [...] y que más da una asesinada más, si seguro mi protesta es para quitarte tu lugar, qué irracional mi discurso radical, exigir que las minorías tengamos respeto igual, suena increíble pensar que somos personas siendo la mitad del mundo, en minoría nos transforman. Si la violencia es tan normal bajo sus normas, no queremos sus derechos, exigimos los de nosotras”, parte de la letra de la canción “Incómoda (Manifiesto Feminista)”.

Y es así como esta rapera zapoteca, mediante su jerga, trata de reivindicar el lugar de las mujeres en la sociedad.

Sara Socas es otra rapera nacida en España que, en medio de batallas de rap llamas freestyle, saca a flote la violencia que azota a las mujeres en el mundo. Fue ella la que recientemente se volvió tendencia en Twitter, justo por sacar a flote, en medio de una batalla de rap el tema de la violencia contra las mujeres.

El hecho se presentó en la Batalla de Otumba, llevada a cabo en la Ciudad de México a principios de diciembre, en donde Socas se vio a la cara con el rapero mexicano Rapder, quien en un momento del encuentro recitó: "No me hagas reír, las mujeres más hermosas son de donde yo nací, de Guadalajara (Jalisco), y a mucha honra tú no la paras. Agradezco al que está arriba, camarada, otro día sin poder cogerme (follarme) a Sara".

A lo que Socas contestó: "Que las hermosas están en tu país, ¿entonces por qué coño las estáis dejando morir? ¿Por qué solo las valoráis por la belleza? No os fijáis de lo que hay dentro de su cabeza. No os fijáis de lo que hay dentro de su cabeza. Y las tratáis como si fueran la milanesa". Esta respuesta fue ovacionada por los asistentes y Sara se volvió una portavoz de todas las mujeres que se mantienen en una lucha constante para que sus derechos, y principalmente su vida, sean respetados.

Comentarios