Flor Cecilia Reyes
Literatura

Flor Cecilia Reyes

Poesía de la cotidianidad y de las ciudades de provincia

La poesía de Flor Cecilia Reyes recuerda inmediatamente a la de Ramón López Velarde. Hay, en sus versos, ecos de la poesía de Jaime Sabines, Pablo Neruda, Gabriela Mistral, sin embargo, el autor de La suave patria se encuentra desde el primer poema que abre la antología Casa propia. Antología poética 1985-2010 (Fondo editorial del estado de México, 2013), hasta el poema Delicatessen, con el que se cierra el libro.

Los motivos o unidades recurrentes están relacionados con la palabra (ese puente), el amor, la sal y las ciudades de provincia. Otros temas que la poeta aborda, y que Eduardo Casar destaca en el prólogo, son el embarazo, la lactancia y el paisaje. Y agrega: “Desde la perspectiva temática parece que los poemas de Flor Cecilia abarcan todo: en esta poesía benditamente reunida tiene poemas de ciudades: Oaxaca, Teotitlán, Toluca, Metepec; y va desde la arquitectura pública hasta la más íntima de la casa propia y la causa reservada”. Esos motivos se refieren al alma del poeta, su espíritu, y que una vez plasmados en la página (ahora también electrónica), se prolongarán en las vivencias del lector, concretando así sus resonancias.

INICIO

Flor Cecilia Reyes nació en Oaxaca, Oaxaca, el 14 de junio de 1964. Estudió Letras Españolas en la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM) y es egresada de la Sociedad General de Escritores de México (SOGEM). Trabajó como locutora y promotora cultural. Colaboradora de Artes de México, Castálida, El Cocodrilo Poeta, y Tierra Adentro. Becaria del Centro Toluqueño de Escritores en dos ocasiones, así como del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes del Estado de México y de Oaxaca en la modalidad de creador con trayectoria.

En 1986 mereció el Premio Nacional de Poesía del CREA, al igual que el Premio Bicentenario de Poesía del Ayuntamiento de Toluca. Ha publicado los libros de poemas Átopos (1987), Cerro de los magueyes (1993), Derrumbes (1998), Como una luz callada (2000), Cántaro sonoro (2004) y Péndulo (2010).

Foto: Facebook

Reyes abre su antología con un poema que aborda a la palabra como sinónimo de fuerza, de canto, de morada (tal como la concibe la poeta argentina Alejandra Pizarnik). La palabra como red; se teje, se transforma, se transfigura. La palabra (la gran mentira) permite a la poeta indagar en su interior, es decir, en el cuerpo universal: “Voy formando un puente de palabras / Fortalezco la mentira, / hago creer que creo / en palabras como en dioses. // Voy negando naufragios. / Soy un fantasma apenas / errando bajo un traje de palabras. // Mi puente todopoderoso / decidirá los límites / y me llevará acaso /hasta el infierno mismo. // Mi puente, / contundente en esta nada”.

La palabra da sentido a la vida. Su poder, quizá no inmediato porque dependerá de quien la advierta, su disposición, su ímpetu renunciando a la banalidad, es reflejo, resonancia entre la maravilla y la convulsión, entre la felicidad y el sufrimiento. La palabra convertida en poesía es amparo frente a la perturbación de la existencia. Hay, sin embargo, por parte del poeta, un sacrificio; pequeño, sí, en comparación con la libertad que ofrece. Reyes es consciente de ello y lo manifiesta en los siguientes dos poemas: en el primero (Auto de fe) dice: “Sacrificar mis brujas ha costado / esta complicidad con la palabra. // Reconocerme aquí, / trastabillando sobre géminis el dual. // Dictando el inútil testimonio de esta espiral de vértigo que soy”. En el segundo (El signo) expresa: “Ni arrancando los días a jirones / me ha sido dado el signo. / Y a falta de señales / voy a estrellar en pedazos la palabra: // para hartar al tiempo irremisible, / para aliviar mi orfandad encarnizada”.

CONTEMPLACIÓN

Otro momento importante en la poesía de Flor Cecilia Reyes, es el ejercicio de contemplación centrado en las ciudades de provincia, uno más de sus motivos.

Como espacio geográfico y poético, estos sitios resultan sumamente enriquecedores. Reyes recupera de estos pequeños paraísos delimitados, el tiempo, la familia, el paisaje, la religión (con sus implicaciones ideológicas y espirituales). La memoria juega un papel fundamental, la atmósfera íntima, la felicidad o el duelo.

Ilustración: Hessie Ortega

Leamos el poema Fandango: “Con santa devoción / tu cuerpo se prepara a abandonarte, / hay una flor maligna que te invade / para darle argumentos a la muerte. // Me heredas tus historias / en tejidos barrocos, / los mágicos rituales de cocina / la certidumbre plena / de un Dios que nunca muere. // Has de partir, abuela, / con tu paso menudo / aromando a tomillo y hierba santa. // Los hijos que te aguardan / allá en la otra orilla / varones que pariste / y que marcharon / ya preparan fandango con marimba. // No he de guardar el luto en tus exequias; / voy a decirte adiós / con un pañuelo blanco, / bebiendo mezcal, / bailando la cadencia / de una chilena alegre y zapateada”.

Aquí los sentidos se agudizan y el ritmo del alma, de la palabra, de la poesía, corresponden. La poesía que nos ofrece Reyes a partir de estos momentos de contemplación es potente tanto en la imagen como en el ritmo y la sonoridad.

INGREDIENTE DE SU POESÍA

La sal es otro motivo trascendental en la poesía de Flor Cecilia Reyes. En contraste con la tradición literaria que junto con el pan es “metáfora de buen gusto”, la poeta de Casa propia asocia la sal con lo amargo. Si para los antiguos la sal era considerada el producto más grato de los dioses, para ella es un ingrediente que aleja, amputa, ciega. No es la sal que simboliza amistad, hospitalidad, como lo será para los griegos; tampoco la palabra de sabor indestructible. La sal de Reyes va a contracorriente de aquella de, por ejemplo, José Gorostiza: “El mar, el mar, dentro de mí lo siento. Ya sólo de pensar en él, tan mío, tiene un sabor de sal mi pensamiento”.

Veamos primero la sal en la voluntad propia o ajena, como mal designio: “No hay más lunas de sangre / deambulando en las venas / sino savias amargas / de áspera raíz: / carcomiendo muros interiores. / Y ese clamor perverso / Presagiando / los adversos designios / de la sal; Es este el mar / te dije / y al llamado del agua / tus ojos se embarcaron / dejándole a los míos / sólo dunas de sal”.

Ilustración: Hessie Ortega

Así mismo la sal, aún frente al tiempo inamovible, hiende, engendra dolor y sombra: “Si deambulas los días / con el aire doliendo, /como daga. //Ensombrecida el alma / desollados los dedos / sobre la sal que tocas”.

Por otro lado, también está la sal como un peso (acaso culpa, obligación, dolencia, molestia, cansancio…) que se lleva sobre los hombros: “No soples el rehilete / de días amarillos / ni te afanes en lluvias interiores. // Urdiendo el alfeñique de las horas / a qué virar do nada permanece. // Ya cubriste tu adeudo / en sal y tiempo / es otro tu quehacer / otro el camino”.

En el libro Fogones, la sal deberá traspasar las fronteras del ser para transfigurarse, metafóricamente, en un sabor gustoso. Sin embargo, es un sabor medido, por el que se va a tientas y se permite silenciosamente evocar, amar. Hay, en el arrebato, por parte de la voz poética, una disposición por constreñir. En el poema Sal y pimienta se puede leer: “Batallas legendarias / la pimienta. / Rituales silenciosos / de la sal. / Historias que confluyen / en la mesa dispuesta / en donde al compartir / comenzará otra historia”.

La poesía de Reyes se nutre de la vida, su cotidianidad, sus ciudades, sus pueblos y tradiciones. Es la mirada que se detiene en lo que otros simplemente dejan pasar, y la maravilla que hay en cada cosa se desvanece, se nulifica.

Su poesía recuerda de manera íntegra el pensamiento de Pedro Salinas: “Toda la poesía es una inmensa traslación, es un ir de un lado para otro; de un lado, el que ven todos, al otro, al que sólo ven los poetas. Y escribir poesía es trasladar las palabras que tienen un uso diario y fijo a una tensión nueva donde valgan otra cosa y hasta signifiquen otra cosa”.

Comentarios