Rutopía: hospedaje en el medio rural
Destino

Rutopía: hospedaje en el medio rural

Una plataforma para las comunidades

Una estancia para conocer la Reserva de Biosfera de Calakmul en el estado de Campeche o en las montañas de la Sierra Madre de Chiapas, en el sureste de México, son apenas dos ofertas de las varias que ofrece la plataforma Rutopía, una especie de Airbnb para comunidades indígenas y rurales.

El objetivo de la start-up (empresa emergente) de turismo, es enlazar a las citadas comunidades y los viajeros, tanto de México como del mundo, para que estos vivan experiencias únicas y poco convencionales al llegar a lugares con riquezas naturales y culturales.

A decir de Emiliano Iturriaga, encargado de coordinación y alianzas de la firma, Rutopía nació de la necesidad que existe en México y en muchos países en desarrollo de fomentar actividades económicas, como el turismo, que les permitan generar ingresos a las comunidades.

En entrevista, el representante contó que desde hace unos 10 o 15 años se pensó en el turismo y el ecoturismo "como una forma de desarrollar económicamente a comunidades indígenas y al mismo tiempo preservar su cultura".

En el caso de México, recordó que el gobierno federal, a través de diferentes programas, había impulsado a estas poblaciones. Sin embargo, luego de 15 años de acciones de este tipo, más del 80 por ciento de los proyectos de turismo indígena en México "están abandonados". La cifra es similar en países de América Latina.

Foto: valor-compartido.com

Hace cuatro años, Emiliano y Sebastián Muñoz, ambos fundadores de Rutopía, trabajaron en una cooperativa de turismo en la Sierra Madre de Chiapas, al sur de la entidad.

"Estando ahí nos dimos cuenta realmente que las comunidades y sus proyectos de turismo tienen todo lo que se necesita para ser exitosos, para dar experiencias increíbles a viajeros de todo el mundo", relató.

Entre las ventajas que Iturriaga enumeró de este tipo lugares, está que cuentan una "naturaleza impresionante", y además "las personas originarias son excelentes guías capacitados y en muchos casos ya tienen infraestructura de primer nivel". Pero, al llevar a cabo un estudio, se dieron cuenta del por qué no están logrando ser exitosos en el mercado del turismo.

MERCADO COMPLICADO

Tanto Emiliano como Sebastián detectaron que las comunidades "no están integrando experiencias completas que realmente satisfagan una necesidad de los viajeros modernos". Actualmente se están haciendo más reservaciones en línea y la comunicación en varios idiomas es muy importante.

Fue precisamente en la comunidad Nuevo Paraíso en El Triunfo, en la Sierra Madre de Chiapas, donde desarrollaron un programa piloto que resultó exitoso.

Foto: Archivo Siglo Nuevo

"Primero invertimos en marketing digital, luego hicimos talleres de diseño de experiencia y nos salieron muy bien. Fue ahí donde nos dimos cuenta que esto se podría replicar en otras comunidades rurales e indígenas", apuntó.

Entonces buscaron contactos en lugares como Calakmul, Campeche, y en el Valle del Mezquital del céntrico estado de Hidalgo, y tras estos contactos iniciales fundaron Rutopía.

El funcionamiento de la plataforma es sencillo: las comunidades y los anfitriones son dueños de sus experiencias y son quienes operan los viajes, mientras que la plataforma entrena a las comunidades.

Explicó que en México actualmente existen muchas operadoras de aventuras que llevan a los turistas a comunidades indígenas, pero siempre en un esquema donde un externo lleva a un viajero a determinado lugar, lo que crea una barrera.

Por ahora, la plataforma cuenta con 12 destinos en México y a partir de este febrero se suman otras diez, que se encuentran en los estados de Quintana Roo, Chiapas, Oaxaca, Campeche, Puebla, Hidalgo, Michoacán, Veracruz, Yucatán y Ciudad de México.

A finales de enero, la start-up mexicana asistió a la Fitur de Madrid, España, ya que fueron seleccionados como una de las 15 mejores empresas emergentes de turismo de más de mil 700 que aplicaron, provenientes de más de 150 de países.

Comentarios