Zero Waste Daniel
Tendencias

Zero Waste Daniel

El trashion y la oportunidad del desperdicio

Crear moda a partir de basura, es una realidad en esta época en que las grandes industrias dedicadas a la hechura de ropa desperdician cantidades inmensas de tela.

Como un ejemplo, tan sólo los residentes de la ciudad de Nueva York tiran 200 mil toneladas de ropa, zapatos, accesorios y sábanas cada año. Los desperdicios comerciales son difíciles de cuantificar y caracterizar, pero se estima que la cantidad es al menos 40 veces mayor a la de los habitantes.

Ante esta situación, el joven Daniel Silverstein de Brooklyn, Nueva York, fundó en 2015 el estudio de ropa Zero Waste Daniel (Daniel Cero Desperdicio), idea que tuvo después de haber encontrado un tesoro de telas en el basurero de marcas prestigiosas. La combinación de este hallazgo con su carrera en el Fashion Institute of Technology, le permitió emprender exitosamente su proyecto, que ha resultado en algo muy innovador. Hasta la fecha se sigue dedicando a él con gran esmero.

Según el periódico New York Times, desde que Daniel era pequeño, hacía ropa con seda y papel de aluminio para las muñecas Barbie de su hermana, puesto que las ideas en torno a la moda le fluían bastante bien a muy temprana edad. Fue hasta los 14 años que tomó clases de diseño, las cuales le permitieron fabricar los trajes de graduación de sus amigos. Ya como diseñador profesional, trabajó para marcas reconocidas como Victoria’s Secret.

En su travesía por el mundo de la moda, Daniel encontró un suéter que llamó bastante su atención, por lo que quiso recrearlo para Victoria’s Secret. Sin embargo, se dio cuenta que para reproducir este diseño era necesario recortar una gran cantidad de suéteres, tirando la parte sobrante; es decir, para crearlos se estaban desperdiciando miles de yardas de tela. Este hecho lo hizo tomar cartas en el asunto.

Diseño de Zero Waste Daniel. Fotoo: eco-stylist.com

EL INICIO DEL TRASHION

En un afán de aumentar sus ganancias, la industria de la moda impulsó en los últimos años el fast fashion, fenómeno que se caracteriza por el lanzamiento de colecciones de ropa a un ritmo mucho más acelerado que las tradicionales temporadas primera-verano y otoño-invierno.

Esto provoca un consumo de prendas desmedido, originando inmensas cantidades de tela desechada, pues el interés del cliente se vuelve usar menos y comprar más para mantenerse en tendencia. Como respuesta surge el trashion, término que combina dos palabras: trash (basura) y fashion (moda).

Este neologismo nació entre 2004 y 2005. No es reconocido por la Real Academia Española

(RAE), pero sí mencionado en distintos portales y medios de comunicación. Básicamente se refiere a crear moda a partir de materiales reciclados. Daniel lleva a cabo esta práctica con una gran dedicación, porque aquello que es basura para las grandes industrias, puede convertirse en una prenda original gracias a él.

Quizás el evento más importante en este ámbito sea el MIT Trashion Show, que cada año se prepara meticulosamente para celebrar el diseño creativo de ropa, promoviendo la reutilización de residuos y la sostenibilidad. Fue fundado en 2011 y es organizado por el Comité de Sostenibilidad de la Asociación de Estudiantes de Pregrado del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts, por sus siglas en inglés). Cabe señalar que desde un par de años atrás ya se veían destellos de shows dedicados al trashion, pero el más consolidado hasta ahora es éste.

En la página oficial del evento se invita a llevar ropa de segunda mano para obtener boletos de rifa. Las prendas recaudadas son donadas después del espectáculo.

Pasarela del MIT Trashion Show. Foto: news.mit.edu

REVOLUCIÓN ECOLÓGICA EN LA MODA

Daniel es uno de los diseñadores con más prestigio en el mundo del trashion y su proyecto tiene como misión abordar y cambiar las normas de la industria reinventando el diseño y la creación sin desperdicio.

En su blog expone varios puntos que considera importantes: todos los recursos (materiales, personas, energía, tiempo e imaginación) son valiosos; un buen diseño utiliza todos los recursos disponibles, brinda soluciones funcionales para los clientes y no genera desperdicio; invertir energía en la reutilización de materiales desperdiciados es mejor que crear nuevos; los clientes merecen saber cómo se hace su ropa; todos los trabajadores deben recibir un salario justo; es responsabilidad de la compañía promover sólo narrativas verdaderas que responsabilicen a la empresa por prácticas transparentes; lleva tiempo hacer las cosas de la manera correcta, pero se puede hacer fácil y convenientemente.

ZWD (Zero Waste Daniel) es la primera empresa que fabrica ropa 100 por ciento sin desperdicio, gracias a su método de reutilización. La técnica empleada por Daniel es llamada reroll. Consiste en convertir la tela sobrante en mosaicos y diseños llamativos. Aplicando el arte de la costura con las migajas de las grandes industrias, las piezas se vuelven únicas y modernas. Al reinventar la costura, se reinventa también la prenda y se reduce un gran problema de contaminación.

El proyecto ha generado impacto. En 2017, por ejemplo, inició el proyecto FabScrap, el cual proporciona tela a muchos artistas jóvenes y estudiantes. La empresa se encarga de reciclar todos los residuos textiles de las grandes industrias, después los almacena y los vende.

Local de ZWD. Foto: zerowastedaniel.com

ESPACIO AMIGABLE Y DE INSPIRACIÓN

Además del concepto innovador de ZWD, la marca cambia la forma en que se procesan los textiles. El local de ropa está diseñado para mantener un equilibrio y un orden específico. Dentro de la tienda se pueden ver frascos con retazos de tela, separados por colores.

Con la creciente fama e ingenio del estudio, grandes personajes y marcas han querido participar en colaboraciones con ZWD, entre ellos Phluid Project, la cual es la primera tienda de ropa en el mundo libre de género. En su sitio web explican que se trata de un espacio acogedor, inclusivo, diverso y seguro en el que no existe la intolerancia. Debido a sus principios, les emociona la idea de poder relacionarse con el trashion.

En el mundo artístico, la marca de Daniel ha cobrado relevancia. En un evento de Amex, por ejemplo, el compositor estadounidense Lin-Manuel Miranda se presentó con una sudadera ZWD. Por otra parte, la drag queen Pattie Gonia usó un largo vestido de mosaico basado en el Nacimiento de Venus, de Botticelli, en los Premios Tony en junio del 2019.

En los últimos años, después de consolidarse el proyecto ZWD, cada vez más diseñadores han optado por este tipo de moda con técnicas diferentes. Entre ellos destacan Qi Wang, quien además de ser diseñador, es fotógrafo, y su colección se basa en la sostenibilidad. Lo impresionante de su sello es que en sus diseños de ropa incluye ilusiones ópticas. Así como él, se van sumando más, aprovechando los residuos de todo el consumo desmedido en el ámbito de la moda.

Comentarios