Mauro Albarracín y la lente de los otros
Tendencias

Mauro Albarracín y la lente de los otros

El guía del conurbano bonaerense

La idea de proponer un contenido de calidad en Internet, motivó al argentino Mauro Albarracín desde que cursaba la carrera de comunicación social. Cuando comenzó a subir contenido a la plataforma de YouTube, se percató de que la conurbación de Buenos Aires no estaba visibilizada en las redes. Así, tomó su cámara y salió a las calles para capturar ese rostro bonaerense que no suele retratar el turismo.

Albarracín es originario de La Matanza, uno de los 135 partidos que existen en la provincia de Buenos Aires. La región cuenta con una población de dos millones de habitantes entre ciudades como San Justo, Gregorio de Laferrere o Rafael Castillo, y en palabras de Mauro: “Es el partido más humilde de todo el conurbano bonaerense y el bastión peronista más grande de Argentina; las elecciones se definen siempre en La Matanza”.

Actualmente, Les Amateurs, su canal en YouTube, cuenta con 241 mil suscriptores. Mauro Albarracín se ha convertido en uno de los comunicadores más populares de su país debido a la originalidad de su propuesta.

NÓMADA

En entrevista vía telefónica para Siglo Nuevo, el youtuber comenta que siempre sintió interés por conocer los barrios bajos de su localidad, junto a las subculturas que germinan en el concreto rutinario, así como cada frase, párrafo o narrativa que contienen las vidas urbanas.

Buenos Aires es un conglomerado, un gran espacio de cemento donde hay una barbaridad de habitantes. Dentro hay dos grandes divisiones: La ciudad de Buenos Aires, que es Capital Federal; y la Provincia de Buenos Aires, que es el conurbano”.

Así, el conurbano creció como una mancha poblacional de obreros que rodeó al centro turístico, político y económico de Argentina. Allí también llegaron migrantes que fusionaron la cultura de países como Paraguay o Bolivia, creando subculturas híbridas que se han convertido en la identidad del Gran Buenos Aires.

La zona del conurbano no se identifica tanto con el porteño. Si habláramos de gentilicios, un ‘bonaerense’ podría ser, pero debería haber un nuevo gentilicio para la gente del conurbano, porque son personas distintas, gente más humilde, de extracto más bajo que un porteño de Palermo, Puerto Madero y esos barrios”.

Fuerte Apache, barrio donde creció el futbolista Carlos Tévez. Foto: buenosairesstreetart.com

Por eso, Albarracín captura las calles del conurbano haciendo recorridos en el transporte colectivo. Es un nómada sobre el asfalto y, como él mismo dice, trabaja con poca producción, pero haciendo énfasis en las historias que retrata.

Se me ocurrió hacer recorridos por todos los bondis (transportes colectivos) del conurbano, que ese fuese mi contenido. Yo trabajaba al lado del colectivo y creía que tenía que poner en un registro todo lo que recorría. Entonces me propuse transitar todo y pasé mucho tiempo haciendo trayectos y videos por puro gusto, hasta que en un momento me quise poner las pilas, hacer algo más periodístico y contar mejores historias”.

EL COLOR

Mauro llega a cada rincón del área metropolitana de Buenos Aires tras una, dos o incluso tres horas de viaje en el transporte público. Después, baja en las villas (así llaman los argentinos a los barrios más humildes) y deja que sean los propios habitantes quienes sirvan de guías turísticos para el espectador.

Para mí la parte de la gente es fundamental. Los youtubers, los bloggers y los comunicadores, si bien cuentan historias, siempre tienen una postura autorreferencial [...] Yo intenté seguir haciendo eso y a la vez darle el espacio al otro, escuchar a otra persona. No puedo contar la historia de un barrio donde yo no nací, que la cuente la gente de acá. Y a su vez te muestro un poco mi experiencia en ese lugar. Eso es un poco mutar las dos maneras de relatar las cosas”.

En su testimonio, la propia narrativa de los pobladores aporta una riqueza que le permite excavar a mayor profundidad en el campo social donde se introduce. Cuando acude a un barrio, los protagonistas siempre son los vecinos y el entorno, no él.

Lente en mano, Albarracín se adentra en lugares míticos como Fuerte Apache, el barrio donde creció el futbolista Carlos Tévez y al que se puede llegar tomando la línea 146 del transporte colectivo. Con el testimonio de un chico oriundo como guía, Mauro explora los pasillos de sus edificios con 10 pisos de altura, luego baja al “potrero” (cancha) donde Tévez pateó sus primeros balones y recorre la feria local de pulgas entrevistando a sus comerciantes.

Pique macho cochabambino, platillo llevado de Bolivia al conurbano de Buenos Aires. Foto: visitcochabamba.com

Siguiendo esa línea, en otro video aparece reporteando en Villa Fiorito, en el partido de Lomas de Zamora, lugar donde nació Diego Armando Maradona. Allí, entre imágenes del Gauchito Gil (figura religiosa de devoción popular en Argentina), Mauro describe visualmente la geografía que un día empolvó los botines del que, para muchos, es considerado el mejor futbolista que ha existido.

De igual manera, en materia gastronómica, muestra los menús que han llegado a Argentina provenientes de otros países sudamericanos. Un ejemplo es su visita a Ciudad Celina, donde residentes bolivianos le comparten un “pique macho cochabambino”, platillo popular que consiste en trozos de carne de res y salchichas acompañadas de papas fritas.

También aborda el folclor del futbol argentino, pues de igual manera cubre y filma partidos con equipos de barrio. Mauro asiste a un encuentro en Isla Maciel (considerado uno de los barrios más peligrosos de Buenos Aires) para ver al San Telmo disputar una de las finales cruciales de su historia. Después, se traslada a Merlo para presenciar el clásico entre Argentino y Deportivo, o acude a Isidro Casanova para alentar a Almirante Brown, club del cual es aficionado.

PERSPECTIVA

Las filmaciones de Albarracín han contribuido a generar un nuevo rostro de la zona metropolitana de Buenos Aires. Los estigmas de inseguridad con los que el conurbano ha cargado durante años, se atenúan con las voces cálidas de los pobladores, quienes a través de su vida diaria muestran el lado más humano de esta jungla de concreto.

Siempre le dicen a uno que no se le ocurra bajar la General Paz. En los medios tradicionales siempre hacen informes tipo ‘los narcos de allá, los narcos de acá, la mafia de allá, la mafia de acá’. Y lo que quiero mostrar es que hay todo eso, sí, es innegable, pero a su vez hay cosas ‘copadas’, hay cosas buenas, hay gente que le gusta vivir acá, en una selva, en un lugar salvaje”.

Comentarios