Reducción del cerebro ante el sufrimiento
Salud

Reducción del cerebro ante el sufrimiento

Los aberrantes orfanatos públicos rumanos

Después de la caída del dictador rumano Nicolae Ceausescu en 1989, se descubrieron alrededor de 170 mil niños huérfanos confinados en orfanatos públicos aberrantes. Las condiciones de insalubridad, hacinamiento y violencia en que vivieron los menores sorprendieron a la comunidad internacional. El ambiente repugnante de los orfanatos ocasionó la muerte de al menos 20 mil menores; los sobrevivientes padecen aún los estragos del confinamiento ocasionado por las políticas del régimen comunista que soportó Rumanía durante 24 años.

“Si no me dormía de inmediato en la siesta me pegaban, la única manera de evitar los golpes era entregar mi comida a los auxiliares”, declaró para la televisora DW Noticias, Florin Catanescu, huérfano sobreviviente.

Las imágenes evidencian el repugnante entorno que sufrieron quienes fueron separados forzosamente de sus familias o cuyos padres habían muerto: en su mayoría estaban semidesnudos, todos con las cabezas rapadas y considerable estado de desnutrición. Los niños se agrupaban en los rincones oscuros sentados sobre el suelo, bajo una tabla donde a su vez otros chicos estaban recostados. Fueron menores indeseados, resultado de la determinación del dictador de incrementar la población con un fin económico perverso: elevar la mano de obra.

El estado permanente de sufrimiento que padecieron los huérfanos de Ceausescu no sólo les despojó de su infancia, también afectó el crecimiento de su cerebro, una consecuencia insuperable a pesar de que algunos de aquellos menores fueron adoptados por familias inglesas, cambiando positivamente su contexto.

Un estudio reciente confirmó la alteración del cerebro infantil ante el clima de sufrimiento.

CEREBRO SUBDESARROLLADO

El rescate de los huérfanos de Ceausescu brindó la posibilidad de estudiar el crecimiento del cerebro humano en ambientes adversos. La doctora Nuria K. Mackes, del departamento de psiquiatría infantil y adolescente del Instituto de Psiquiatría, Psicología y Neurociencias del Kings College de Londres, encabezó al equipo de expertos que estudió el impacto en la estructura cerebral adulta de quienes vivieron la privación en su infancia. El artículo científico recién se publicó en enero de este año y puede consultarse en el sitio www.pnas.org

Foto: independent.co.uk

En aquellos orfanatos rumanos “los niños estaban con frecuencia desnutridos y tenían un contacto social mínimo, con cuidados insuficientes y muy poca estimulación cognitiva debido a la falta de juguetes y al confinamiento en las cunas”, revela la investigación en la cual colaboraron también expertos alemanes.

“Los informes iniciales documentaron un efecto devastador y generalizado de la privación en el desarrollo cognitivo y social para la mayoría de los niños. Esto fue seguido por una recuperación rápida posterior hasta la edad de seis años. A pesar de esto, muchas personas que pasaron un periodo prolongado (más de seis meses) en los orfanatos, mostraron una combinación distintiva y altamente perjudicial del aumento de las tasas de síntomas de los trastornos del desarrollo neurológico, incluido el trastorno por déficit de atención/hiperactividad, el trastorno del espectro autista y el compromiso social desinhibido, que ha persistido en muchos individuos en edad adulta”, es una de las conclusiones del análisis.

Se evidenció la alteración en los volúmenes en la corteza prefrontal del cerebro, en la amígdala y el hipocampo, así como el adelgazamiento cortizal en las regiones prefrontal, parietal y temporal.

El análisis comparó a los huérfanos rumanos que estuvieron en los orfanatos de Ceausescu, con otros niños que procedían de diferentes orfanatos en el Reino Unido con condiciones mucho menos desfavorables.

CONSECUENCIAS INHUMANAS

El cerebro de los sobrevivientes de los orfanatos rumanos de la dictadura mostró una reducción del nueve por ciento del volumen total cerebral, en comparación con los huérfanos adoptados procedentes de otras instituciones del Reino Unido. Es el más contundente de los resultados del estudio de Mackes y su equipo.

Entre lo más sobresaliente se encuentra el descubrimiento de la relación directa entre la disminución del volumen total del cerebro y el tiempo de privación en el orfanato: “cada mes adicional de privación se asoció con una reducción de tres centímetros cúbicos de volumen total del cerebro”, el equivalente al 0.27 por ciento. Esta vinculación también se demostró en los volúmenes totales de materia gris y blanca.

Florin Catanescu, huérfano sobreviviente, caminando en las ruinas del orfanato en el que vivió entre los años de 1988 y 1997 en Busteni, Rumania. Foto: thenypost.com

El déficit de atención e hiperactividad fueron más altos y el coeficiente intelectual más bajo en los huérfanos confinados en los orfanatos de Rumanía durante la dictadura, en comparación con los niños de orfanatorios del Reino Unido.

“Este estudio proporciona evidencia de que la exposición a la privación severa, que se limita a los primeros años de vida, está asociada con alteraciones profundas y duraderas en el volumen y la estructura del cerebro en la edad adulta. Las alteraciones fueron claramente detectables incluso cuando los individuos expuestos a esta forma de privación se criaron posteriormente en familias que proporcionaron entornos enriquecedores”, reflexionó la investigadora Mackes.

A pesar de la contundencia de la afirmación en el sentido de que los ambientes adversos en los primeros años de la infancia derivan en menor desarrollo cerebral, los expertos aceptan que la desnutrición que padecieron los huérfanos rumanos también podría influir.

Aunque reiteran: “Los análisis complementarios sugieren que las causas de las reducciones globales en el volumen cerebral observadas en los adoptados rumanos fueron en gran medida de naturaleza psicosocial en lugar de reflejar subnutrición, riesgo prenatal o genético, o diferencias étnicas en el tamaño del cerebro”.

LA LOCURA DEL PODER

Nicolae Ceausescu fue uno de diez hermanos que soportaron la miseria económica extrema en el campo rumano. Su padre fue alcohólico a tal grado que olvidó que ya había bautizado con el mismo nombre a otro de sus hijos. Ceausescu destacó que a pesar de la adversidad, llegó al poder al enfrentar el sistema opresor de su tiempo, pero una vez instalado se convirtió en el dictador que será recordado por los inhumanos orfanatos donde se hacinaron huérfanos que aún hoy, a 30 años, padecen las secuelas del subdesarrollo de sus cerebros.

Comentarios