La psicología de BoJack Horseman
Cine

La psicología de BoJack Horseman

Narrativa sobre adicción y depresión

La serie original de Netflix, BoJack Horseman, tiene la apariencia extraña propia de los dibujos animados para adultos. En cuanto vemos algunos episodios suponemos que será un tanto absurda y de humor satírico, ligero. Pero pronto se convierte en comedia dramática.

Los personajes están diseñados de manera sencilla y la historia podría parecernos otra más sobre actores de Hollywood y sus vidas intensas. Pero su trama se convierte en algo más cuando, a través de su mundo aparentemente despreocupado, el personaje principal convive con las consecuencias que trae su actitud. La depresión y el alcoholismo en que se sume, se posicionan como tema central.

PERFIL DEL PROTAGONISTA

BoJack Horseman es una serie de animación que aborda temas como la vida, el desarrollo profesional, el éxito o las estrategias para mantenerse vigente en un medio competido.

Creada por el guionista estadounidense Raphael Bob-Waksberg y estrenada en 2014, cuenta con seis temporadas en las que se narra la historia de BoJack, un caballo antropomórfico que alcanzó el éxito en los años noventa, con un famoso sitcom (serie cómica que se graba con público en vivo y en que se escuchan las risas provocadas), llamada Horsin’ Around.

Es decir, que nos ubica frente a un personaje que no se encuentra en el mejor momento de su carrera y que, si bien tiene un renombre y papeles en los qué actuar, ha dejado atrás su cumbre. BoJack se muestra orgulloso de aquella cima y constantemente recuerda viejas glorias. De hecho, bebe hasta el hartazgo viendo una y otra vez el programa que lo llevó al estrellato.

A través de sus personajes, tanto humanos como animales antropomórficos, se nos cuenta una historia cómica en la que BoJack toma decisiones equivocadas y cuya arrogancia gana al momento de aceptar nuevos papeles o conservar los que ya consiguió, al mismo tiempo que pierde la confianza de sus amigos y compañeros de trabajo.

Princess Carolyn, agente y exnovia de BoJack. Foto: mocah.org

Princess Carolyn, una gata persa rosa, agente y exnovia del caballo, es quien recibe los embates de los proyectos profesionales que se ven arruinados. Esto se cuenta en un inicio con un tono gracioso, pero pronto las situaciones se vuelven complejas.

La primera temporada gira en torno a BoJack intentando ser vigente en un medio que poco a poco lo comienza a olvidar. Para esto contrata a Diane Nguyen, una escritora fantasma que tendrá la tarea de escribir un libro sobre la vida del caballo.

Después, Horseman se enfrenta a la separación que vive con Herb Kazzaz, el amigo que lo llevó a actuar en la comedia causante de su éxito, quien padece cáncer. Su relación con BoJack es tensa, ya que el caballo permitió su despido durante la grabación de aquel sitcom.

Sarah Lynn, antigua compañera de trabajo de BoJack, actuó en Horsin’ around como una niña adoptada por el caballo. Ahora se presenta como adulta y sumida en el mundo de las drogas, continuando en conductas autodestructivas con la compañía de Horseman.

Además de todo lo anterior, BoJack vive con el constante peligro de tener consecuencias por casi mantener relaciones sexuales con una menor de edad, hija de una de sus mejores amigas del pasado.

Lo anterior surge conforme avanzamos en la serie, como problemas serios que aparecen de vez en cuando y establecen posibles puntos de inflexión para el protagonista, manteniéndonos a la espera de que él mismo intente cambiar o enmendar sus errores. Sin embargo, esto no ocurre. Aunque BoJack se castiga constantemente con pensamientos y cometiendo autosabotaje en su carrera, en realidad continúa evadiendo los conflictos.

La serie trata de conectar con el espectador siendo profundamente sincera a pesar de su mundo absurdo y humorístico, y haciendo que tanto algunos diálogos como situaciones puedan hacernos recordar nuestros propios comportamientos.

Elenco de Horsin' Around. Foto: Wattpad Foto: Reddit

A los problemas en BoJack Horseman no les sigue un castigo. Las consecuencias se hacen esperar porque las conductas abusivas y la culpa se van acumulando poco a poco, como ocurre en la realidad. Se omiten, se intentan dejar de lado. El caballo intenta convencerse a sí mismo de que está bien lo que hace, sobre todo cuando está en presencia de otros personajes. Esta es una forma que tenemos de defendernos para sentir menos dolor.

La disonancia cognitiva es un término de psicología que se refiere a la incoherencia entre las ideas, emociones y creencias propias en relación con nuestras acciones. Para estar seguros y para defendernos, nos convencemos de que nuestro actuar es el adecuado y no existe esta falta de armonía.

COMPORTAMIENTO

El protagonista de BoJack Horseman se caracteriza por estar en esta lucha constante consigo mismo y la serie nos mantiene con la idea de que pronto podrá ser demasiado tarde y habrá consecuencias. Pero el personaje no hace algo al respecto y vuelve a sus hábitos iniciales, lo que nos es familiar porque ocurre en la realidad y seguramente con muchas personas que nos rodean, o con nosotros mismos.

Los problemas son tan progresivos que apenas los notamos y para estar conscientes de ellos, es necesario hacer un constante análisis.

Al igual que BoJack hace daño a los demás, se hace daño a sí mismo con pensamientos que en ocasiones no puede detener y con un constante autosabotaje. La dinámica de la agresión es conocida por regresar al mismo atacante. A pesar de que el personaje casi nunca comete errores graves, sino que se comporta altivo y eso lo hace infravalorar a los demás y ser egoísta, todo ello le pasa factura.

La rumiación obsesiva es un fenómeno psicológico en que no se deja de pensar en algo, muchas veces acompañado de un sentimiento de culpa. Es un pensamiento intrusivo que no se puede evitar y que es doloroso (si se tiene, lo recomendable es no tratar de evitarlo, sino dejar que pase para que afecte menos. Es importante recordar que, como cualquier pensamiento, acabará).

La serie también explora la infancia de BoJack, e incluso la de su madre, mediante flashbacks. Foto: cafeconfreud.wordpress.com

Los últimos episodios de la serie parecen desembocar por fin en un fracaso total. BoJack logra una evasión con el alcohol y pastillas tranquilizantes. Su camino le lleva a buscar la rehabilitación mientras que los problemas que lleva arrastrando vuelven para atormentarlo.

En las adicciones como en la depresión, la recuperación es lenta y es muy posible una recaída. Pero en cuanto se puede analizar el problema y comprometerse a sanar, se puede avanzar.

En un intento por hacerles frente, el caballo concede una entrevista para hablar de Sarah Lynn y posicionarse como una víctima más de un comportamiento autodestructivo del que no es completamente responsable. Pero su orgullo y su ambición por volver a los reflectores, hacen que tenga una segunda entrevista donde se ahonda más en el problema y BoJack termina ofreciendo una imagen negativa de la que no se puede librar. El público lo detesta más que antes y comienza a perder su fortuna.

Al no poder continuar, tiene una recaída en la que vuelve a beber alcohol y entra a la fuerza a la que ahora no es casa, para ver su antiguo programa de televisión. En un último impulso autodestructivo, se encuentra en su antigua piscina, alcoholizado y con la posibilidad de morir ahogado.

Es así como BoJack tiene que lidiar con sus fantasmas pasados en un episodio onírico que presenta una especie de limbo. Cada personaje tiene que hacer su número final, un espectáculo con el que darán final a su vida.

Sin importar cuál será el final de esta historia, BoJack Horseman envía el mensaje de que la depresión y las adicciones, por más difíciles que sean, tienen una solución y una posible redención de los errores cometidos. Las consecuencias aparecen y el protagonista pierde la confianza de muchos de sus amigos, pero la posibilidad de mejorar y reivindicarse siempre está en esta historia, como una opción que se puede tomar si se tiene el suficiente coraje y el suficiente compromiso con el bienestar propio para dejar de lado una parte del narcisismo y cambiar.

Comentarios