Vive Egipto desde casa
Destino

Vive Egipto desde casa

Un recorrido por las tumbas más emblemáticas

En portada: Exterior de la tumba de la reina Meresankh III. Foto: Archivo Siglo Nuevo

Con la ayuda de algunas universidades y centros de investigación, se lograron mostrar de forma virtual algunos de los sitios arqueológicos que se encuentran en Egipto.

Para todos los amantes de la cultura egipcia, ahora es posible dar un recorrido por algunas tumbas antiguas y aprender un poco más de aquellos para quienes fueron construidas, todo esto apreciando a detalle cada pintura o monumento al interior.

En el recorrido que ofrece ARCE (American Research Center in Egypt), tenemos la tumba de Menna, quien fue conocido por ser escriba, alrededor del 1400 a.C., de los campos reales del Señor de las Dos Tierras del Alto y Bajo Egipto; asimismo, supervisor del campo de Amón, el dios más importante en aquel entonces. La tumba fue redescubierta en 1886, sin embargo, se tiene un registro de haber sido construida hace más de tres mil años durante el nuevo reino de Egipto. Al adentrarnos, se pueden observar pinturas en donde el mismo Menna supervisa actividades agrícolas, así como el techo que aun conserva el estampado y colores brillantes de aquella época. La familia del escriba quedó enmarcada en aquellas paredes para la posteridad.

Algo que no se logra apreciar es la cara del protagonista de la tumba. Su rostro fue omitido a propósito por la creencia de que el alma de la persona habitaba en la pintura.

Los egipcios tenían un ritual para los que morían: después de la momificación, los sacerdotes “reactivaban” el cuerpo mediante una apertura en la boca, con el fin de que en el más allá pudiera respirar, comer y beber. En la tumba se observa cómo lo hicieron con Menna.

Tumba de Menna. Foto: diariodelviajero.com

EL VIAJE VIRTUAL

En el trayecto diseñado por la Universidad de Harvard, encontramos la tumba de la reina Meresankh III, cuyo féretro se encuentra casi intacto. Su padre fue Kawab, el hijo mayor de los reyes de Giza, representado como el principal sacerdote. Entrando a mano derecha, se le puede ver vestido con una faja sacerdotal blanca, al igual que a su madre, quien navega por el río Nilo recogiendo plantas para ofrecer a la diosa Hathor.

La reina también aparece con sus hijos y su esposo. La herramienta virtual ofrece imágenes de apoyo en las que se muestra cómo se verían en carne y hueso. En esta parte de la tumba destaca una ventana ubicada casi en el techo, que refleja la luz hacia una entrada falsa al féretro de la reina.

La estructura cuenta con dos niveles y al descender se descubre esta entrada falsa que está rodeada de estatuas que representan a las familiares femeninas de Meresankh, todo esto para recalcar la posición que tenía sobre ellas. Se creía que con la puerta falsa, el alma de la reina podía entrar a la tumba y disfrutar de las ofrendas que se le dejaban. En la parte de abajo se encuentra el pozo funerario, en donde permanece el sarcófago.

En muchas tumbas del antiguo Egipto, los nombres de los autores de las pinturas no aparecían, pero en esta sí. Por un lado está Rahay, quien coloreó una estatua femenina de pie, mientras que Inkaef trabajó en una figura sentada.

Tras varios siglos de ser adorada la tumba, con el tiempo se perdió entre la arena, pero fue encontrada por el arqueólogo George Andrew, casi cuatro mil años después.

Tumba de la reina Meresankh III. Foto: diariodelviajero.com

Cabe mencionar que no sólo existen estos sitios para disfrutar de turismo egipcio desde casa, también está disponible una página llamada AE (Amigos de la Egiptología) donde se brinda información sobre esta cultura y una amplia variedad de actividades, sin olvidar los recorridos virtuales por templos de antiguos faraones.

Desde luego es una experiencia distinta, pero vale la pena. Es muy enriquecedora, porque la cultura egipcia fue una de las más importantes debido a que su contribución a la escritura, a las artes, ciencia, etcétera, fue inmensa y para demostrarlo aún prevalecen monumentos que muestran sus años de gloria.

Comentarios