Programación basura para niños
Familia

Programación basura para niños

Exposición al contenido sin trascendencia

Los servicios de streaming se convirtieron en una de las opciones de entretenimiento más populares a la que las personas están recurriendo para pasar tiempo en casa. Algunas plataformas ofrecen acceso gratuito a cierta programación con la idea de ayudar (o hacerse de más clientes) en la situación actual de distanciamiento social.

Los niños, que suelen ser menos sedentarios y aprovechan cualquier momento para jugar, se aburren rápidamente, y más aún en cuarentena. Mantenerlos en casa se vuelve complicado y los servicios de streaming y los vídeos online se convierten en una buena opción para muchos padres. Pero, mientras más utilizamos este tipo de entretenimiento, nos encontramos con más contenido de nulo valor para ellos.

ESTADÍSTICAS

Los juegos en línea, los videos de YouTube, las series y programas en plataformas digitales, son maneras de mantener entretenidos a los infantes. De hecho, en 2018 estos medios generaron un 17.7 por ciento más de ganancias que el cine: hasta 47.8 millones de dólares. En 2019 la cifra llegó a 58.8 mil millones.

Según el reporte de la agencia MPA, 864 millones de usuarios son los que se suscribieron a servicios de streaming en 2019, 28 por ciento más que en 2018. El 85 por ciento de los niños de Estados Unidos utilizan estas propuestas digitales en teléfonos móviles.

El 79 por ciento de los usuarios de internet, utiliza Youtube. En la Encuesta nacional sobre disponibilidad y uso de tecnologías (2018) se reveló que los infantes de entre cinco y once años forman hasta un 10 por ciento de los usuarios de Internet, y que además están, por lo general, expuestos a los contenidos que encuentran allí por cerca de quince horas al día.

Ilustración: Hessie Ortega

Los padres tienen nuevas responsabilidades al respecto. Lo ideal sería que pudieran elegir todo el contenido que los niños ven, pero esta labor es difícil a menos que se tenga bastante tiempo para evaluar toda esta información. La exposición de los menores a contenido que no es apto para ellos, han generado respuestas como un alza en la evaluación de la plataforma Youtube, así como la creación de Youtube Kids, hecha especialmente para este público.

Aparte de todo lo anterior, el contenido, aunque pueda ser apto para niños, también puede ser de baja o nula calidad. Es decir, si lo que ven constantemente es entretenimiento sin ninguna enseñanza, podría implicar que no se aproveche todo ese tiempo que están frente a las pantallas, y que además esto frene su aprendizaje, afectando su desarrollo intelectual.

Existen videos y juegos que, además de ser atractivos para los niños, los hacen aprender. Desde enseñarles historia en el programa El show de adivina quién, hasta mostrarles el cuerpo humano en Operación Ouch o presentarles las tecnologías y la ciencia en Storybots, existe una variedad de contenido que puede ser aprovechado, que motiva la creatividad y la curiosidad.

Pero, ¿cómo podemos saber qué elegir? La respuesta que dan especialistas del desarrollo como Chip Donohue, Kate Highfield o Warren Buckeitner, coincide en utilizar la analogía de una ventana. Es decir, el contenido frente al que está el niño, sea cual sea (una aplicación, un videojuego, un video de Youtube o un programa de streaming) ¿podría servir como una ventana? Si le ofrece al niño una visión que va más allá de sus propias experiencias y conocimientos, el contenido puede servir como ventana y por lo tanto, ser de provecho.

Foto: storybots.com

Si despierta su imaginación o interés, si le lleva a hacer preguntas y a querer aprender más sobre un tema, vamos por buen camino. En cualquier aspecto, sea la vida marina, los animales, las etapas geológicas, las plantas, tecnologías o el cuerpo humano, las reacciones que los pequeños tengan serán importantes para descubrir qué les interesa.

Si además brinda oportunidades para que los infantes exploren el mundo, se hagan preguntas sobre él y puedan hacer algunas conclusiones por sí mismos, estamos ante contenido de calidad.

El aprendizaje de nuevas habilidades es otro aspecto importante. Además de divertirse, pueden desarrollar su creatividad.

Lo anterior se puede comprobar viendo los programas y preguntándonos si cumplen estas expectativas, y haciendo listas de reproducción para que los hijos vean repetidamente los contenidos que pueden serles útiles. Aunque reunamos una amplia variedad de videos, hay que tomar en cuenta que los niños querrán poner sus favoritos una y otra vez, a lo que debemos tener paciencia, pues para ellos es natural sentirse seguros viendo videos donde saben lo que va a ocurrir y aprendiendo con base en la repetición de diálogos o escenas.

EL PAPEL DE LOS ADULTOS

Alentar el pensamiento crítico y el razonamiento es importante. Para esto es posible hacer preguntas al pequeño sobre si lo que hizo tal personaje fue correcto, las consecuencias que tuvo, si alguna vez alguien se ha comportado de esa manera en la vida real y las motivaciones que tuvo. Todo esto le ayudará a relacionarse con lo que ve en la pantalla y hacer sus propias preguntas mediante su escala de valores, para así asimilar de mejor manera lo que ve.

La comunicación cara a cara con otras personas es esencial durante la cuarentena. Foto: Behance / Kurt Chang

Hay que evaluar si la programación a la que está expuesto fomenta valores importantes para su formación. El aprendizaje sobre la empatía, la convivencia o el respeto pueden estar presentes en muchos programas familiares. Aunque, por supuesto, un video no va a cambiar el comportamiento de un niño, puesto que el ejemplo de sus padres y la coherencia que muestran para con sus valores, tiene más peso.

El rango de edades es crucial para elegir el contenido. En muchas ocasiones no se nos ocurre que el niño está ante temas que pueden causarle conflictos. El aprendizaje de costumbres nocivas, como reaccionar a golpes, muchas veces no tiene que ver con lo que ven en los programas, sino con la poca atención que les podemos dar como adultos para que comprendan, por ejemplo, que una película de acción no tiene relación con la realidad.

Otro consejo es que el tiempo frente a la pantalla no reemplace el tiempo dedicado al juego. Esto puede no ser un problema para muchos niños, ya que se dedican al juego incluso estando dentro de sus casas. Sin embargo, es peligroso que estén frente a contenido que no incentive su creatividad y curiosidad, y que además lo separe de la actividad física, ya que ambos son importantes para su salud, su desarrollo y aprendizaje.

La comunicación cara a cara con otras personas también es esencial, porque es muy probable que nos pregunten un sinfín de cosas sobre lo que han visto en un programa. Es importante que, aunque pueda colmar la paciencia, podamos resolver sus dudas y continuar su aprendizaje. Todo lo que nos pueda decir sobre lo que vio y las dudas que pueda tener, ayudarán a fortalecer estos nuevos conocimientos y que signifiquen algo para él. Tanto sus habilidades comunicativas como su pensamiento crítico, se verán fortalecidos mientras se divierte.

Comentarios