Los Insta-poets
Salud

Los Insta-poets

La nueva tendencia poética

En cuanto a nuestra comprensión de literatura y poesía, solemos aprender y conocer sobre vanguardias nacidas en otras épocas. Es decir, corrientes literarias que ya pasaron y, en muchos casos, terminaron, pero que se pueden visualizar de manera lineal y universal como un entero. Pero es mucho más complicado estar conscientes de las alteraciones en la literatura actual, ya que es más difícil notar si los cambios que se están presentando en las letras que rodean nuestros días son el comienzo de la próxima gran vanguardia. Por lo mismo, es sencillo desarrollar un pensamiento mucho menos crítico hacia los escritores contemporáneos; porque aunque sí se les cuestiona qué tan valiosas son sus aportaciones al gremio, no se les hace un estudio tan a fondo ni tan específico como al que se somete a los creadores de hace décadas o hasta siglos.

En el caso de la poesía, es todavía más difícil estar consciente de qué tan relevantes son los cambios que experimenta el estilo de los autores contemporáneos, ya que es complejo decidir si sólo es una moda pasajera o si es una nueva metodología. Además, los poemas viven muchísima más exposición en redes sociales y publicaciones en Internet, por lo que se vuelve un fenómeno más volátil e instantáneo.

El hecho de que el cronograma de Instagram o de Facebook se llene de un tipo muy específico de poesía no suele ser cuestionado y es así como podríamos estar perdiéndonos el comienzo de la nueva era de poesía, pero ¿cómo diferenciar entre una moda y un nuevo frente literario?

LA VILIZACIÓN DE LA POESÍA EN PANTALLA

En la última década se ha presentado un estilo tajante y notorio en la poesía que suelen viralizarse en redes. Actualmente estas constituyen, como en cualquier otro arte o disciplina, una gran oportunidad para las letras de ser descubiertas, adoradas y eventualmente adoptadas por una casa editora. Los poemas que han logrado llegar a las pantallas de más personas parecen tener todos un estilo muy particular: usan metáforas simples, no suelen rimar, sus versos evidentemente no tienen métrica ni alguna otra formalidad y por lo general no usan mucha puntuación. Son muy cortos y recientemente se ha hecho común que sean acompañados por pequeñas ilustraciones y bocetos pueriles.

Uno de los poemas ilustrados de Rupi Kaur: "te vi en la distancia brillando a través de tazas de café. la neblina verde y blanca de un starbucks. te alcanzé para atraerte hacia mí pero tú eras una puerta de baño cerrada. con un código." Foto: fiverr.com

La más reconocida poeta de este gremio insurgente es una indio-canadiense llamada Rupi Kaur, una joven de 27 años que empezó a ganar mucha fama con sus textos en el 2014 en redes sociales. Actualmente tiene dos libros impresos, ambos en la lista Best Seller del New York Times, con más de dos millones de copias vendidas cada uno.

Se trata de compendios de poemas cortos impresos junto con ilustraciones, con temas variados y cierta sencillez en sus renglones.

Así como la autora ha tenido un éxito increíble, también ha sido receptora de muchas críticas, tanto de usuarios de Internet como de literarios expertos. Sin embargo, después de que llegó a la fama por sus poemas cortos presentados en redes, resonó rápidamente como una persona que toca temas difíciles y pesados: su primer libro hablaba de acoso sexual y amor propio, mientras el segundo llega hasta permear en asuntos políticos. Crea así esta nueva cultura de “insta-poets”, llevándola (y abriendo la misma posibilidad para muchos escritores después de ella) del éxito en línea al comercial.

Con todo el innegable éxito que han tenidos estos escritores de la web ¿qué es lo que se les ha criticado hasta el cansancio? En los últimos años, literatos, periódicos, revistas y más expertos han dedicado artículos, columnas y editoriales intentando explicar la problemática que hay con este tipo de autores.

MÚLTIPLES OPINIONES AL RESPECTO

Aunque se hace siempre hincapié en que se puede justificar el interés en la poesía y lectura que logran en redes, también dejan claro que se trata de textos manipulativos y muy vacíos.

A pesar de representar una fuente de interés esencial para crear nuevos lectores y entusiastas, la mayoría de las veces, después de leer estos poemas, es evidente que emplean un lenguaje básico que simplifica temas para lograr atraer al mercado que buscan. El problema principal con este tipo de trabajo es que los escritos carecen de verdadero significado, son de un nivel superficial (hablando meramente de la forma literaria).

Foto: melmagazine.com

Diversos periódicos y artículos de opinión concuerdan en que es justamente esa simpleza lo que los hace tan accesibles e interesantes para el público en cuestión, personas frustradas con la sofisticación o la dificultad que muchas veces representa leer poemas clásicos o literatura elaborada cuidadosamente.

Es así como se llega al debate arcaico de qué se debe considerar poesía y arte. Hay muchos pensadores que creen que cualquier cosa puede ser poesía, que depende del sentimiento que evoca en su lector. Pero existe una corriente completamente contraria que expresa con orgullo que la literatura debe ser desafiante hasta cierto punto. La poesía se trata de desempacar y examinar el lenguaje, de poder discutir interpretaciones y, después de esfuerzo y dedicación, llegar a momentos de “eureka” que hacen de la lectura una actividad que remunera.

Esta ala nueva de versos no guarda en sí ninguna oportunidad de discusión porque, muy literalmente, cualquiera puede entenderlos y no hay lenguaje connotativo detrás de las letras.

QUÉ TAN PERJUDICIAL PUEDE SER

Desde hace siglos se tiene la disputa de quién es capaz de decidir qué es arte y qué no. La realidad es que no hay manera de saber si nos encontramos en medio de la creación de un nuevo movimiento literario, de una vanguardia que dará un giro completo a la literatura, o si se trata sólo de personas que no le dan la debida seriedad y venden más libros, son galardonados y mucho más adorados que los autores que siguen haciendo el esfuerzo de respetar lo que debe ser la poesía (definida por el gremio).

La realidad es que, al momento de su surgimiento, prácticamente cada vanguardia ha sido repudiada por los expertos afines al movimiento pasado. Asimismo, se observa una y otra vez que nacen corrientes toman auge y fuerza para, al final, no representar ningún crecimiento para el arte. La decisión de si la importancia está en la belleza, en la forma o en lo que logra hacer sentir cada renglón, de cierta manera, queda completamente como responsabilidad de los consumidores, en este caso lectores.

Comentarios