Cubbing contra el ideal femenino
Sexualidad

Cubbing contra el ideal femenino

Cuando los jóvenes buscan a mujeres mayores

Ver a una mujer de más de 50 años con un veinteañero es poco común, pero es algo que en la actualidad ocurre cada vez con más frecuencia. Este tipo de relaciones se manifiesta de distintas formas, una de ellas es el cubbing. Este término se le otorga a la práctica sexual entre una mujer mayor y un hombre joven, pero existe un elemento más importante que la define. Ese factor se explica con la palabra anglosajona cub, que significa cachorro; se le llama así porque es el joven quien busca a la mujer madura y no al revés.

La autora del libro Sex in the city, Candace Bushnell, popularizó el término e incluso contó experiencias personales para la revista BAZAR que lo explican muy bien. Una de sus anécdotas se remonta a una carrera de caballos a la que asistió, en la que se encontró en una situación peculiar que dio inicio a todo: un joven de 21 años comenzó a coquetearle. Era alto, atractivo y de una familia asiática adinerada. Ella lo llamó cachorro.

Después de la carrera, Candace salió a cenar con sus amigos a un restaurante en el que también se encontraba el chico, quien se acercó a su mesa a saludar, ya que conocía al entrenador que la acompañaba. Luego, ella se enteró de que el joven estuvo rogándole a su entrenador para conseguir su número. Pasado un año, lo invitó a cenar, pasaron una noche agradable en la que tuvieron una conexión mutua y terminaron manteniendo relaciones sexuales.

Así inició su práctica de cubbing. Al inicio ella tuvo sentimientos encontrados, ya que era la primera vez después de su divorcio en que se relacionaba con alguien de esa forma. A pesar de eso, le agradó bastante y decidió aceptar este tipo de situaciones en su vida. Agregó que muchas de sus amigas divorciadas tuvieron experiencias similares e incluso hizo publicaciones en Instagram acerca del tema, aunque fueron eliminadas debido a su contenido sexual.

¿POR QUÉ ESA ATRACCIÓN?

La psicóloga Wendy L. Patrick explica, tras analizar los resultados de una investigación, el porqué cada vez más hombres jóvenes optan por salir con mujeres mayores: se debe a que las consideran más maduras y amorosas.

Foto: Archivo Siglo Nuevo

En el estudio se les preguntó a los jóvenes la razón de su gusto y algunas de sus respuestas se enfocaban en que las mujeres mayores tenían más experiencia de vida, incluyendo una estabilidad emocional que además les permitía ser centradas. Otra de las respuestas más populares era que las chicas les hacían pasar experiencias desagradables, como iniciar conversaciones importantes en una discoteca, arruinando el momento. Además de situaciones en las que el comportamiento inmaduro y los chantajes emocionales estaban involucrados.

De la década de los noventa en adelante, la tasa de divorcio en matrimonios longevos ha ido en aumento. Muchas mujeres ven esta opción como una segunda oportunidad de vivir, experimentar cosas nuevas y retomar hábitos.

En un informe del Centro de Investigación Pew se dio a conocer que, en Estados Unidos, las personas mayores de 50 años tienden a divorciarse más que las parejas jóvenes. La Oficina de Estadísticas de la Unión Europea (EUROSTAT) también reportó un incremento de separaciones entre 1990 y 2014. Según el Instituto Federal de Investigaciones sobre Población en Alemania, se trata de un fenómeno global que podría ser una causa probable de la popularización del cubbing.

Otra posible explicación que contribuye a entender esta práctica, es descrita por la sexóloga Elena Requena, quien expresa que va más allá de la simple atracción o diversión. Recalca la elevación de la autoestima, ya que en todas las edades el sentirse deseado es agradable, pero más aún para las mujeres mayores. Esto se debe a que uno de los estereotipos de belleza femenina es la juventud, haciendo que las mujeres maduras se sientan menos bellas. Cuando los hombres jóvenes ignoran esta imposición, se puede dar el cubbing. La especialista concluye que lo más interesante y correcto sería que cada persona eligiera desear de una forma libre y relajada, enamorándose sin miedo a prejuicios sociales.

Los ejemplos más públicos de cubbing suelen encontrarse en las parejas que se forman en Hollywood, como Demi More y Ashton Kutcher en su momento.

Demi Moore y Ashton Kutcher. Foto: thesun.co.uk

POSIBLE PARAFILIA

Hay quienes asocian este tipo de relación con una posible parafilia, llamada así por ser un deseo sexual poco común: la gerontofilia, que consiste en una atracción por personas mucho mayores. En el caso de los varones heterosexuales que la padecen, se le denomina matronolagnia.

Se caracteriza por fantasías constantes con personas de la tercera edad. Normalmente aparecen durante la masturbación, o incluso en momentos poco comunes y apropiados; es decir, en forma de pensamientos intrusivos. Se considera un problema cuando el individuo sólo es capaz de fantasear con adultos mayores, pues su vida sexual y afectiva podría verse afectada. En este caso se considera necesaria la intervención psicológica.

Las relaciones entre una mujer mayor y un hombre joven suelen causar rechazo social; sin embargo, la psicóloga Judith Viudes señala que esta filia es sana siempre y cuando sea consensuada por las dos partes y no se esté dañando a nadie. La diversidad erótica es inmensa y todos tienen parafilias particulares, sólo se requiere autoconocimiento y exploración para descubrirlas y evitar que sean dañinas.

PRÁCTICA SIMILAR

Cougar es un término que se le dio a aquellas mujeres que se sienten atraídas por hombres más jóvenes que ellas. A menudo es confundido con el cubbing, sólo que, en este caso, la parte femenina es la que busca a los chicos. Se trata de otro fenómeno que se ha vuelto común; incluso en 2009 se estrenó una serie en Estados Unidos llamada Courtney Cox: Cougar Time.

Sandra L. Caron, profesora de relaciones familiares y sexualidad humana de la Universidad de Maine, enfatiza que en la actualidad existen mujeres mayores que se casan con hombres menores, y esa tasa va en aumento, ya que perdió vigencia la idea de que el sexo femenino necesita protección o manutención.

Se busca que este tipo de relaciones dejen de ser un tabú, pues mientras no se dañe a nadie más y se mantenga una relación sana que sea recíproca y estable, puede ser de gran beneficio emocional para quien la practique.

Comentarios