Plataformas streaming en números
Finanzas

Plataformas streaming en números

Un mercado en constante crecimiento

México es el segundo lugar, después de Brasil, en destinar por persona más de diez horas a la semana al consumo de producciones audiovisuales ofrecidas a través de plataformas streaming, la principal de ellas Netflix, que calcula para este año una ganancia cercana a los 300 millones de dólares sólo en este país.

Streaming es, como su traducción lo define, la transmisión de datos digitales por medio del Internet, que se decodifican en audio y video y que pueden reproducirse en un televisor, computadora o teléfono celular sin consumir memoria.

La demanda de este servicio va en aumento a nivel global, y la pandemia ayuda un poco a que continúe al alza.

En España, ante la cuarentena ocasionada por el COVID-19, los usuarios pidieron a Disney que adelantara el lanzamiento de su nuevo canal porque los chicos estarían más tiempo en casa; la empresa de entretenimiento respondió que lo haría conforme a su planeación. El 24 de marzo comenzó transmisiones Disney+ para atender a los alumnos quienes, durante las pausas de sus clases en línea, echarían un vistazo a la programación.

El ejemplo evidencia la avidez hacia la distracción en tiempos de pandemia, aunque el consumo de servicios audiovisuales ya era acelerado antes de este contexto de confinamiento.

Netflix, la compañía líder de plataformas streaming, contaba para el cierre del 2019 con más de 167 millones de suscriptores y seguían en aumento. Antes de la pandemia crecía por arriba de Amazon Prime Video, HBO y Disney+, empresas similares. Para el cierre del primer trimestre de este año, Netflix aseguró la suma de 15.8 millones más de nuevos clientes.

Foto: nytimes.com

Disney+ (o plus), que en los últimos seis meses logró su presencia en doce países, pasó de los 23 millones de usuarios al comenzar este año, a los 50 millones para finales de abril, es decir, 27 millones de nuevos consumidores en cuatro meses. Analistas basan este acelerado crecimiento a las reducidas cuotas y al estreno del episodio IX de Star Wars, así como al lanzamiento de Onward, y no a la pandemia.

UN GRAN NEGOCIO

El streaming tiene su origen en los años veinte en Estados Unidos, cuando la empresa Muzak ofrecía música a través de cables eléctricos para ser escuchada en los elevadores; su oferta se amplió a oficinas y centros comerciales. Su creador fue George O. Squier, quien recibió la patente en aquella década. Con el surgimiento de Internet, las transmisiones se incrementaron y diversificaron hasta contar en la actualidad con plataformas que ofrecen producciones audiovisuales como películas, series y documentales que se descargan a la televisión “inteligente” (aquella adaptada para decodificar las señales de Internet), computadora y teléfono celular.

Las primeras organizaciones lucrativas que aprovecharon la herramienta fueron YouTube, Netflix, Spotify y Vimeo, aunque puede ser empleada por cualquier usuario de la red debido a que sólo se requieren los elementos básicos de la producción audiovisual para realizar transmisiones en vivo o grabadas, con un ingrediente mayor: la posibilidad de contar con retroalimentación inmediata.

CRECIENTE DEMANDA EN EL MUNDO

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), revela que en 2018 había 74.3 millones de internautas en el país, de los cuales 8.3 millones estaban suscritos a algún servicio streaming; de aquellos, 6.64 millones fueron usuarios de Netflix en ese año. La firma Kantar coincide con el número de cibernautas, pero asegura que el 34 por ciento en México tiene suscripción a una plataforma de este tipo, alrededor de 25.2 millones de usuarios, de los cuales el 70 por ciento son de Netflix, algo así como 17.6 millones de personas. Cifras radicalmente opuestas a las de INEGI.

Reed Hasting y Marc Randolph, fundadores de Netflix. Foto: magzter.com / El Universal

En lo que sí coinciden diversas fuentes es en el crecimiento y en la fidelidad de los receptores, quienes soportan alzas en la renta y evitan darse de baja de estos servicios aun en tiempos de crisis.

Durante la cuarentena hay registros de crecimientos abrumadores de los servicios de trasmisión en línea. Es el caso de Argentina donde Flow (empresa digital de contenidos audiovisuales) aumentó un 30 por ciento su cartera de abonados, delante de Netflix cuyo crecimiento fue del 28 por ciento; en tercer lugar se posicionaron YouTube que creció un 19 por ciento en aquella nación durante el confinamiento.

ESTRATEGIA DE MERCADO

Netflix se creó en 1997 en Los Gatos, California. Sus fundadores son Reed Hasting y Marc Randolph, quienes comenzaron con un modelo de alquiler de DVD. En 2002, la empresa cotizó en la bolsa electrónica de Nasdaq, cinco años después introdujo los servicios de streaming mientras continuaba con la renta de DVD. En 2013 debutó con su primera serie, House of Cards; para el 2016 había producido 126 series originales o películas. Tiene presencia en el mundo salvo en China, Corea del Norte, Crimea y Siria donde se le restringió, reseña un estudio realizado por la Universidad de Sevilla.

Entre las estrategias sobresalientes de su modelo de mercado es el conocimiento de los gustos de sus abonados: al lanzar series registran las preferencias (temáticas, reproducciones continuas e historial de reproducción) que posteriormente consideran en las siguientes producciones. Con ello garantizan el éxito de nuevos lanzamientos.

EL IVA A LOS SUSCRIPTORES

Algunas prácticas de la plataforma no son condescendientes con el usuario. El 7 de mayo Netflix anunció a través de un correo electrónico lo que llamó “Cambios impositivos para servicios digitales”, al referirse al incremento en la tarifa. En el mensaje escribió que “A partir del 7 de junio de 2020, tu tarifa de Netflix incluirá un impuesto al valor agregado (IVA) del 16 por ciento”.

Foto: nosomosnonos.com

La advertencia anterior hace pensar que el aumento es causado por el impuesto federal, el cual traslada al suscriptor; pero en su página oficial la empresa afirma que ese impuesto ya lo cobraba. A la pregunta “¿Incluye el IVA o cualquier impuesto al consumo similar el cobro mensual de Netflix?”, la empresa trasnacional responde: “A no ser que se indique otra cosa, el cobro de Netflix incluye el IVA o cualquier impuesto al consumo similar en los países en los que se cobra ese impuesto. En tales países, el IVA o cualquier impuesto al consumo similar están incluidos en el precio con el que se anuncia Netflix”.

Por su parte la Secretaría de Hacienda, a través de su titular, aclaró que este impuesto no es nuevo ni debería representar un aumento a las tarifas.

La Ley al Impuesto al Valor Agregado, en su artículo 18-B, define los servicios digitales que generan IVA, donde se incluyen los servicios de streaming. Las reformas entraron en vigor el año pasado, mediante un acuerdo entre Hacienda y las compañías digitales; éstas retuvieron desde entonces el IVA y el Impuesto Sobre la Renta.

En su cuenta de Twitter, el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, escribió: “El acuerdo de ahora es que las plataformas retengan el IVA al que están obligados a pagar los usuarios, pero para el cual no existía un esquema operativo”. Una vez definidos estos esquemas, el pago de los impuestos comenzará a fluir a la hacienda pública.

Lo que sigue es revisar el comportamiento de la cartera de clientes ante el aumento en la tarifa ¿habrá quienes cancelen su suscripción, o por el contrario seguirá incrementándose el número de usuarios? La respuesta puede adelantarse con los números: en 2011 la recaudación de Netflix fue menor a los dos millones de dólares, ocho años después alcanzó los 249 millones de dólares de ganancia, y la tendencia continúa.

Comentarios