El valor encriptado
Finanzas

El valor encriptado

¿La evolución del sistema financiero?

El mundo financiero avanza de forma vertiginosa. Han pasado frente a nuestros ojos desafortunados cracks bursátiles desde finales de los ochenta hasta nuestros días, o bien devaluaciones de monedas nacionales que han llevado a los países a severas crisis económicas y sociales. Pero, paralelo a estos escenarios, el mundo digital ya lleva una carrera recorrida que ha brincado a nuestra realidad.

Y es que cada vez se vuelve más familiar hacer compras en línea o transacciones digitales, sin que se implique el uso de papel o monedas como medio de intercambio. Y es precisamente en este nuevo escenario que hacen su aparición las criptomonedas como parte de toda esta tendencia antisistema, ecológica y, sobre todo, tecnológica, para funcionar como un parteaguas en las formas en las que se maneja el sistema financiero.

Pero, ¿qué son las criptomonedas?, ¿cómo funcionan? y ¿qué tan viables son para invertir?, toda vez que los mercados de divisas y de materias primas se han vuelto un dolor de cabeza para los inversiones, quienes se han enfrentado a sus peores demonios en la pandemia del COVID-19, con la caída en los precios del petróleo y la inestabilidad bursátil y de divisas.

DEFINICIÓN

Las criptomonedas, también llamadas “criptodivisas”, son unidades monetarias virtuales que pueden ser usadas como cualquier divisa. La característica fundamental reside en que su valor no se sustenta por un banco central o alguna institución financiera tradicional como el dinero que conocemos. A diferencia de las monedas, que son sustentadas por la confianza de una institución monetaria, que sirve como aval y puede ser un banco o un gobierno, las digitales se sustentan por información que es intercambiada por miles de computadoras sin pasar por estos intermediarios financieros.

Foto: inevstopedia.com

Así, la idea nodal en las criptomonedas es intercambiar valor, sobre todo dinero, de manera directa entre iguales, en un sistema abierto, descentralizado y con modalidades financieras difíciles de comprender para los que no conocen de herramientas digitales. Su valor se lo imprimen la programación computacional y los genios detrás de ella.

Por ejemplo, la “criptomoneda” Bitcoin, la más famosa en el mercado, funciona mediante la tecnología blockchain que a su vez, y de acuerdo a Don Tapscott, autor del libro La Revolución Blockchain, se representa por un número de registros globalmente distribuidos llamados “cadenas de bloques”. Estos permiten enviar dinero de manera directa y segura de una persona a otra sin pasar por un banco, una tarjeta de crédito o PayPal. Estas blockchain o cadenas de bloque están encriptadas y son públicas en la red. Cada 10 minutos todas las transacciones realizadas se comprueban, ordenan y almacenan en un bloque que se une al anterior, creando así una cadena. Así, quien descifre ese un bloque, como parte de un proceso de programación, tendrá la oportunidad de vender el bloque en un mercado digital.

Estar a la vista de todos vuelve a las cadenas casi imposibles de robar. Sin embargo, actualmente se especula que probablemente Corea del Norte esté tratando de manipular su valor. Por otro lado, las criptomonedas también han sido relacionadas con mercados negros, como refirió el desarrollador de antivirus John McAfee, quien mencionó que se puede pagar pornografía y drogas con criptomonedas .

¿REVOLUCIÓN TECNOLÓGICA?

La tecnología de las criptomonedas es mencionada, por parte de sus seguidores, como una nueva revolución tecnológica que transformará las finanzas y el papel de los intermediaros financieros, e integrará a miles de personas excluidas de la economía global. Bajo este escenario, surge la duda respecto de si las monedas digitales son un buen negocio que romperá las formas tradicionales en el sistema financiero, ya que lo mismo están surgiendo para respaldar activos de gobiernos nacionales como el de Venezuela, que encriptó su producción petrolera, como para comprar juguetes sexuales y droga.

Instituciones financieras advierten que la criptomoneda no sobrevivirá en su forma actual. Foto: minutes.co

Hay argumentos a favor y en contra de las criptomonedas, sin embargo, esto está en función de la aversión al riesgo. Si usted es un inversionista conservador y conoce poco de manejo tecnológico, quizá no sea la mejor opción. Pero si usted disfruta de las emociones fuertes y tiene esta visión de vanguardia, puede ser una buena opción. No podemos negar el crecimiento exponencial que han tenido las criptomonedas. a pesar de sus etapas de inestabilidad, desde su creación en 2009.

Para Agustín Carstens, actual gerente del Banco de Pagos Internacionales (BIS), las monedas digitales se han convertido en una mezcla de burbuja, un esquema piramidal y desastre ambiental, por lo que las autoridades deberían actuar antes de que alteren la estabilidad financiera. Mientras que, por su parte, instituciones financieras como Goldman Sachs advierten que la caída de las criptomonedas podría agravarse y que es improbable que la mayor parte de las monedas digitales no sobreviva en su forma actual. Ante estas dos afirmaciones, es evidente la necesidad que tienen las instituciones financieras de comenzar a regular el uso de estos activos.

Cada vez es menos lejana la transformación del sistema financiero tal y como lo conocemos. Hay gente que actualmente ya inició en este camino y que está apostando a la transformación. Jeremy Rifkin, en su libro La sociedad del costo marginal cero, habla del interés colaborativo y argumenta que el camino de la transformación económica ya inició y se basa en el interés procomún social, el cual es motivado por el deseo de las nuevas generaciones de conectarse y de compartir. Este nuevo sentido de vida se ha vuelto una tendencia entre los jóvenes, sobre todo la generación digital o zeta, interesada (a diferencia de los millenials, que son más individualistas y de la generación X, con una visión más tradicional) en conectarse, compartir y colaborar en su comunidad y en el mundo, palabras claves para descifrar el propósito sociológico de la criptomonedas.

Foto: Paidós

Desde el punto de vista de Rifkin, los principios de la tecnología del blockchain y de otras aportaciones al mundo moderno, como las impresoras 3D de software de código abierto y los Cursos Gratis Online y Masivos (MOOC por sus siglas en inglés), impulsarán en los próximos años a la economía y, por tanto, es un camino que debemos comenzar a explorar; desde la velocidad de las transacciones en las Bolsas de Valores, hasta las forma de intercambiar bienes y servicios en plataformas digitales.

Los actuales reguladores financieros, más que pensar en mayores controles, deberían estar analizando reformas clave, que le den mayor flexibilidad al sistema financiero para que más personas se integren, que permitan conectar mejor a consumidores y empresas de este tipo de bienes y servicios y, por último, desarrollar herramientas que ayuden a la evolución financiera.

¿CÓMO INICIAR EN EL MUNDO FINANCIERO DIGITAL?

Si usted está interesado en iniciar alguna inversión en criptomonedas, es importante que conocer que las principales criptomonedas son la Bitcoin, Ethereum, Ripple XRP, Litecoin, NEO e IOTA. Algunas de las principales páginas para empezar a invertir son www.bitso.com y www.volabit.com.

Es necesario tener una cuenta bancaria para respaldar el perfil. Al usuario le pueden pedir la dirección y su número de identificación del Instituto Nacional Electoral. Los depósitos o inversiones se pueden hacer a través de una tienda de conveniencia una vez que le dan su clave de acceso. La recomendación es iniciar con una inversión pequeña para evaluar el funcionamiento.

Comentarios