La dieta de las células
Salud

La dieta de las células

Bondades de un régimen nutricional equilibrado

Proporcionar a nuestro cuerpo una alimentación variada, nutritiva y acorde con la edad que tenemos debería ser el pan de cada día.

Tiempos exigentes, apresurados, estresantes como los actuales, contribuyen a tomar malas decisiones con la forma de malpasadas, alimentos chatarra, ayuno forzoso y demás. Perdemos de vista que descuidar la dieta equivale, en muchos niveles, a extraviar el bienestar.

Reparar en ello pocas veces trae consigo la solución. Decir que ya vamos a comer a nuestras horas y que en cada sentada habrá frutas y verduras no pasa de ser un buen propósito, uno que, si bien nos va, cumplimos hasta la recaída, hasta la vuelta a la rutina o cuando alguna dolencia nos lleva a consulta.

Entrar en razón demanda ir más a fondo, observar a mayor profundidad dentro del organismo, llegar hasta la célula, unidad básica de nuestras estructuras. Las células son los obreros que nos permiten estar vivos, con los diversos y complejos mecanismos que ello implica.

Al entregarnos a una dieta irregular o con escaso aporte salutífero, estamos dejando a nuestra plantilla laboral sin los insumos básicos que sirven a los propósitos de generar energía, reparar daños, anular infecciones, construir la salud.

SUMINISTROS

¿Qué necesitan esas unidades elementales para trabajar, sanar, vivir? Un buen suministro de aminoácidos, vitaminas y minerales.

Cuando un régimen nutricional equilibrado está fuera de nuestro alcance, la salud se aleja de nosotros y, ya inmersos en situaciones de enfermedad o de convalecencia, la alimentación es aspecto elemental de gran número de terapias y tratamientos.

La alimentación también debe ser acorde con la edad que tenemos. Foto: Archivo Siglo Nuevo

Con eso en mente, conviene buscar opciones. Si no podemos llevarnos a la boca las viandas prescritas, quizá una buena idea sea recurrir a los suplementos alimenticios.

Piense en problemas recurrentes hoy día: la obesidad, la diabetes tipo 2, las afecciones cardiovasculares o el síndrome metabólico (con sus cargas de presión arterial elevada, azúcar, exceso de grasa y niveles de colesterol poco deseables).

Puestos ante esos y muchos otros males, comer bien forma parte de terapias y tratamientos. No sólo eso, una nutrición balanceada funciona como eficaz política de prevención.

Las células dependen de los abarrotes que les mandamos. Esto es especialmente cierto en casos de pacientes con enfermedades oncológicas, metabólicamente estresados, sépticos, quemados.

También en aquellos que viven con SIDA, en individuos traumatizados, en personas que han pasado por cirugía mayor, en casos de afecciones pulmonares y cuando se combate la malnutrición.

Debe tenerse en cuenta que, por ejemplo, un alimento cardioprotector no tendrá el mismo efecto si no es ingerido en el marco de un menú saludable.

ESENCIAL

¿Qué debemos buscar? Más allá de las particularidades de cada individuo, algunas respuestas generales son: aporte proteínico; productos que contengan cardioprotectores naturales como niacina, magnesio, arginina y zinc; fuentes de aminoácidos indispensables para la síntesis de glutatión.

Foto: Dose Juice

Desconocido para el gran público, el glutatión desempeña un papel indispensable. Su papel principal es el de la antioxidación a nivel celular; cumple una función desintoxicante a la hora de lidiar con tóxicos cancerígenos. Aliado valioso ante enfermedades crónicas, también juega de nuestro lado contra problemas respiratorios o digestivos, o si padecemos altibajos hepáticos o metabólicos.

En los embarazos protege al feto de posibles contaminantes. Actúa en el sistema inmunológico en el curso de ciertas afecciones. Participa de la reparación del ADN. Otra de sus credenciales lo nombra defensor de oficio de las mitocondrias, esto significa que cuida el sistema energético del organismo.

ALIADOS

La nutrición celular exige el consumo de alimentos y suplementos que favorezcan la ejecución de un amplio número de funciones orgánicas. Esto es igualmente válido para recién nacidos que para adultos mayores.

No está de más consultar a su médico familiar si el objetivo es elegir la mejor opción disponible conforme a las características personales y el resultado deseado.

¿Queremos favorecer la limpieza intestinal y la absorción de nutrientes? ¿Nuestra meta es el control de la ansiedad o la disminución del colesterol y los triglicéridos?

Consumir los ingredientes pertinentes disminuye la glucemia (la presencia de azúcar en la sangre); instala una respuesta a la insulina más eficiente; mantiene a raya las complicaciones vasculares; atenúa los síntomas de polineuritis (inflamación simultánea de varios nervios), el cansancio y el estrés oxidativo en pacientes diabéticos.

Foto: Behance / Kotryna Zukauskaite

Colabora para frustrar asaltos vasculares e infartos, así como en la terapia antihipertensiva. Fortalece el sistema inmunológico y evita la malnutrición y desnutrición. Mejora la concentración y la memoria, y aligera la carga de estrés. Asimismo alza barreras contra enfermedades respiratorias y conserva la buena condición del hígado, tema que conlleva una buena marcha de la síntesis de proteínas, carbohidratos y lípidos.

EFECTOS

Lograr uno o varios de los beneficios descritos está en nuestras manos. En ocasiones, conseguirlos puede ser tan fácil como añadir unos gramos de un suplemento a un vaso de agua y mezclar.

Las cantidades diarias de factores nutricionales que deben consumirse varían de acuerdo al mal que se pretende combatir o al bien que se anhela obtener.

El consumo de una dieta variada o de un complemento alimentario implica un compromiso: reducir y, de ser posible, eliminar la ingesta de refrescos y azúcares, embutidos, carne de cerdo y derivados, lácteos enteros, harinas refinadas y dulces.

No debemos pasar por alto el consejo médico, escuchar el punto de vista de un profesional de la salud antes de comprar y empezar a consumir éste o aquel alimento, tal o cual suplemento.

Pensar en el acto nutricional con el estómago es poco recomendable. La tripa tiende a desoír las exigencias de los obreros, de las células a cargo de múltiples tareas que facilitan andar de pie, contentos, saludables, listos a enfrentar los retos sanitarios en tiempos de pandemia.

Comentarios