Ofrecer placer a distancia
Sexualidad

Ofrecer placer a distancia

La alianza del sexo y la tecnología

Con el confinamiento en casa, los escenarios erótico-amorosos de la pareja se rediseñan acorde a la edad de los involucrados: los jóvenes adolescentes se extrañarán a la distancia e intentarán acortarla utilizando por horas las redes sociales; los más temerarios (y es que la combinación de juventud y amor dispara las decisiones alocadas) dejarán a la deriva el tapabocas y demás restricciones para tomarse de la mano, por lo menos.

En cambio, quienes viven juntos enfrentarán otros retos. Los recién casados acaso continuarán la exploración de sus cuerpos, sorprenderán a su pareja con un masaje relajante aplicando aromáticos aceites a la luz de las velas; la lencería atrevida y los juguetes sexuales dejarán por momentos el fondo del cajón para desplegar danzas eróticas lejos de los lugares comunes. El reto mayor, al parecer, será para los matrimonios con hijos, hijas y mascotas que comparten el espacio y el tiempo en todo momento. ¿Cómo encontrar un resquicio en la cotidianidad para humectar el deseo?

En la pandemia la información periodística más notoria gira en torno a los divorcios. La convivencia prolongada exacerba las situaciones complicadas, los defectos resaltan y la desesperación se abre paso en la alcoba; la crisis económica se agudiza con el desempleo o la reducción del salario, desencadenando episodios adversos.

Pero no ha sido la cuarentena lo único que ha fracturado el amor. La tasa de separaciones al parecer se ha incrementado con la convivencia extendida debido a que las horas en la oficina se cumplen en casa, donde comienzan a romperse los momentos de individualidad; sin embargo en México, la tendencia creciente de divorcios ocurre desde el 2011, mucho antes de la pandemia. El Instituto de Estadística y Geografía (INEGI) reportó que en aquel año más de 91 mil parejas disolvieron su relación. Al año siguiente fueron 99 mil 500 y para el 2013 en más de 108 mil matrimonios se acabó el amor. Con la cuarentena la angustia, la ansiedad y los problemas con la pareja se enfatizan, aunque también pudiera ocurrir lo contrario: teniendo como aliada a la imaginación, y algunos apoyos virtuales y materiales, podrían generarse los momentos adecuados para atenuar los enfados y recuperar la salud sexual.

Captura de pantalla de la app erótica Desire. Foto: App Desire

RETOS PARA ALIMENTAR LA IMAGINACIÓN

Cuando cumplí los cuarenta años, y siendo padre de dos maravillosos hijos, mi matrimonio comenzó a temblar ya que no pude adaptar mi vida de padre con la de pareja. Mi familia se rompió en pedazos”, comparte Pol Gerbeau, quien buscó una solución a esta complicación que aumentaba constantemente en su hogar.

Entonces decidí crear Desire (Deseo), para que las parejas pudieran mantenerse conectadas, enamoradas y apasionadas, a través de todas las etapas de la vida”, escribe el diseñador de la aplicación digital que se basa en retos sexuales y amorosos para jugar entre sí. Su creación fue posible porque él cree en “el amor verdadero y puro”.

Desire propone retos para salir de la rutina. La aplicación se descarga en el teléfono móvil mediante el registro de él y ella; ambos eligen una clave común y su avatar para identificarse. El juego plantea retos que van desde aspectos sencillos y amorosos como ofrecer flores, enviar mensajes o escribir cartas; hasta acciones más candentes, francamente eróticas, como el reto “delante del espejo”.

Quien proponga el reto también definirá el plazo para cumplirlo. Al ser realizado se acumulan puntos, de lo contrario se restan. La aplicación ofrece la posibilidad de diseñar los lances, incluso se organiza una comunidad de usuarios a quienes también se les puede proponer algún desafío para que cumplan con su pareja.

La aplicación cuenta con geolocalizador para ubicar sitios y establecer citas, así como con un chat para practicar el sexting: elaboración de mensajes de texto que pueden ir acompañados de videos o fotografías con contenido erótico.

Pol pensó en los públicos heterosexuales y homosexuales, de tal forma que los retos se ajustan a las preferencias, y el logro de cada uno de ellos se puede escribir en el “diario privado de pareja”.

Vibradores Klic-klic. Foto: acid-studio.com

JUEGO DE MANOS

Los medios tecnológicos son aliados que ayudan a diversificar el juego erótico de la pareja en caso de que se halle distante. Uno de los juguetes destacables es el klic-klic; se trata de vibradores para hombre y mujer, activados y sincronizados a distancia.

El dispositivo se creó en 2012 y con él se experimentan los movimientos genitales. Es la tecnología 3.0, ya que además de reproducir los órganos sexuales masculino y femenino, transmite los movimientos de los usuarios.

Oscar Martí administra la empresa que diseñó el juguete, el cual se exporta a diversos países. El dispositivo fabricado en China tiene la apariencia de un catalejo, funciona con cuatro baterías AA para ejecutar cuatro velocidades de vibración; el estuche contiene un consolador curvo y de punta redonda, y su contraparte elaborada con silicona presenta un orificio al centro. La reproducción plástica de la vagina incluye lubricante. Los usuarios saben que están sincronizados cuando el color de las luces de cada dispositivo coincide en color verde.

El klic-1002 es un juguete erótico que ofrece la sensación más sorprendente y novedosa del mercado gracias a su revolucionario sistema de envío y recepción de vibraciones simultáneas. Cartucho estándar incluido para un diámetro máximo de cuatro centímetros”, anuncia la publicidad en internet. Además el klic-1001 “está diseñado para disfrutar de placenteras experiencias, tanto para mujeres como para hombres que exploren todas las posibilidades de su sexualidad”.

Si bien es cierto que las dificultades económicas, el encierro forzado por una enfermedad al acecho y el recrudecimiento de las disputas en casa desalientan el contacto físico, también lo es que la búsqueda de un espacio de placer contribuye para sobrellevar este momento.

Acaso un mensaje de texto con el ingrediente erótico pueda ser esa dosis requerida para sacudir un poco la rutina de este enrarecido ambiente de pandemia.

Comentarios