Nuevo impuesto digital
Finanzas

Nuevo impuesto digital

El precio del comercio en la web

Desde el primero de junio de este año se aplican los impuestos al Valor Agregado y Sobre la Renta (IVA e ISR) a los usuarios de las plataformas digitales en México, no así a los gigantes tecnológicos, quienes incrementan sus ganancias sin tributar en la mayoría de los países donde operan. La medida pretende recaudar cuatro mil 300 millones de pesos anuales, dinero que generará el trabajo de los propios mexicanos.

Lejos quedó la iniciativa del Partido de la Revolución Democrática (PRD), que presentó en 2018 a través del diputado Javier Salinas Narváez, la cual proponía la creación de la Ley del Impuesto Sobre los Ingresos Procedentes de Servicios Digitales; para esta se justificó en el enriquecimiento acelerado de las plataformas a costa de los usuarios mexicanos: “Se aprecia la necesidad de gravar los crecientes ingresos provenientes de los servicios digitales prestados por las empresas globales más importantes del mundo, las cuales no tributan en nuestro país, a pesar de contar con ingresos ingentes por la venta de servicios en México”, se lee en el documento actualmente congelado. La decisión para aplicar medidas impositivas a las plataformas digitales correrá a cargo de las naciones agrupadas en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

En cambio, en México se modificaron artículos a las leyes del IVA e ISR que se traducen en incrementos en los servicios por Internet.

IVA E ISR MÁS ¿QUIÉN LO PAGARÁ?

Las reformas a las leyes del IVA e ISR plantean el traslado de esos impuestos a los usuarios de las plataformas digitales, ya sea que las empleen para entretenerse o que las aprovechen para hacer negocios. Por su parte, las plataformas retendrán aquellos impuestos para posteriormente entregarlos al Sistema de Administración Tributaria (SAT).

Foto: xataka.com.mx

Con la aplicación de los gravámenes algunas de las tarifas se incrementaron, como el caso de Netflix, que incorporó el cobro del 16 por ciento del IVA y lo anunció con meses de antelación; otras se han mantenido sin cambio. Acaso a quienes más afecte la reforma sea a los emprendedores que hacen uso de las aplicaciones para impulsar sus negocios, debido a que deberán aumentar sus tarifas para cubrir los impuestos.

Quienes ya están pagando el 16 por ciento del IVA son los usuarios de servicios como Netflix para ver películas, o de Spotify para escuchar música o quienes requieren la aplicación Zoom para enlazarse a distancia.

A los que hacen negocios a través de plataformas como Mercado Libre, Amazon, Uber, Didi y AirBnb, entre otras similares, se les retiene la mitad del IVA y el porcentaje calculado para el Impuesto Sobre la Renta.

Así lo establece la norma. En el artículo 113-A de la Ley del ISR se indica: “Están obligados al pago del impuesto establecido en esta sección, los contribuyentes personas físicas con actividades empresariales que enajenen bienes o presten servicios a través de Internet, mediante plataformas tecnológicas, aplicaciones informáticas y similares que presten los servicios”.

Los “contribuyentes personas físicas con actividades empresariales” son los ciudadanos que comenzaron un negocio, ya sea que vendan comida o tengan una pequeña tienda de ropa o zapatos. A estos emprendedores se refiere el artículo. Y respecto a la “enajenación de bienes” se trata de la compra o venta de productos o servicios a través de la red de redes.

Aquellos emprendedores que manejen un vehículo para transportar pasajeros o comida aprovechando las aplicaciones de Uber, Rappi u otras similares, o quienes renten una habitación para hospedar a turistas, y también aquellos que vendan productos o servicios a través de aplicaciones como Amazon o Mercado Libre, deberán pagar IVA e ISR por el hecho de utilizar las plataformas digitales. Por el contrario, si lo que se está vendiendo son muebles usados, no se aplicará el pago de impuestos.

Foto: Archivo Siglo Nuevo

DESCARGAS GRAVADAS DONDE QUIERA QUE ESTÉS

También son susceptibles del pago del IVA las descargas o el acceso “a imágenes, películas, texto, información, video, audio, música, juegos, incluyendo los juegos de azar, así como otros contenidos multimedia, ambientes multijugador, la obtención de tonos móviles, la visualización de noticias en línea, información sobre el tráfico, pronósticos meteorológicos y estadísticas”, como se estableció en el artículo 10-B de la ley correspondiente; las únicas descargas que quedaron exentas son las de libros, periódicos y revistas electrónicos.

Dos fracciones más de este artículo imponen cargos a todos aquellos sitios que sean clubes en línea y páginas de citas; asimismo la enseñanza a distancia, la aplicación de pruebas o ejercicios escolares que ofrezcan sitios en los cuales se paga una membresía, también son susceptibles del pago del IVA.

Las medidas vigentes consideran que todo mexicano será sujeto al pago de impuestos, no importa dónde esté. Es decir, si quien ofrece un producto o servicio se encuentra en otro país, pero registró su domicilio en México, se le aplicará la norma, así quedó establecido en el artículo 16 de la ley del IVA: los servicios digitales “prestados por residentes en el extranjero con establecimiento en México, se considera que el servicio se presta en territorio nacional cuando el receptor del servicio se encuentre en dicho territorio”; el artículo 18-C es más puntual: “Se considera que el receptor del servicio se encuentra en el territorio nacional cuando se dé cualquiera de los supuestos siguientes: que el receptor haya manifestado al prestador del servicio un domicilio ubicado en territorio nacional. Que el receptor del servicio realice el pago al prestador del servicio mediante un intermediario ubicado en territorio nacional. Que la dirección IP que utilicen los dispositivos electrónicos del receptor del servicio corresponda al rango de direcciones asignadas a México. Que el receptor haya manifestado al prestador del servicio un número de teléfono cuyo dígito de país corresponda a México”.

Las medidas vigentes consideran que todo mexicano será sujeto al pago de impuestos digitales, no importa dónde se encuentre. Ilustración: Hessie Ortega

BRAZO DIGITAL DEL SAT

Aunque las grandes empresas digitales extranjeras no son susceptibles del pago de impuesto en México, sí se convierten en un aliado del sistema tributario al conferírseles la capacidad para retener los impuestos. Amazon, Didi y otras retendrán la mitad de IVA y el porcentaje correspondiente del ISR, y cada día 17 del mes siguiente lo entregarán al SAT.

Esta atribución quedó asentada en el artículo 113 de la ley del ISR, en el cual se aclara el proceso para que el contribuyente entregue el monto derivado de la imposición. “Se pagará mediante retención que efectuarán las personas morales residentes en México o residentes en el extranjero con o sin establecimiento permanente en el país, así como las entidades o figuras jurídicas extranjeras que proporcionen, de manera directa o indirecta, el uso de las citadas plataformas tecnológicas, aplicaciones informáticas y similares”.

La retención, continúa la propia ley, se deberá efectuar sobre el total de los ingresos que perciban las personas físicas, y, como una especie de estímulo se plantea que aquellos pequeños empresarios cuyo ingreso anual no rebase los 300 mil pesos, podrán considerar la primera retención como pago provisional.

El tabulador para el pago del ISR varía en función del tipo de producto o servicio que se venda a través de las plataformas digitales. Por ejemplo, si se maneja un auto y se utiliza la aplicación de Uber, se pagará el ocho por ciento de ISR si el ingreso mensual rebasa los 21 mil pesos. En cambio si el negocio tiene que ver con los servicios de hospedaje, la tasa de retención será del 10 por ciento si el ingreso mensual es superior a los 35 mil pesos. Y si el negocio es de venta de bienes, solo se retendrá el 5.4 por ciento del ISR si los ingresos mensuales están arriba de los cien mil pesos.

El IVA e ISR no son nuevos impuestos, sólo se aplicaron a esta reciente actividad empresarial en la cual destaca el uso de plataformas digitales como intermediarias en las negociaciones; la base de la población que aporta sus impuestos para el sostenimiento de la economía del país, sigue siendo la misma.

Comentarios