Arquitectura africana
Arquitectura

Arquitectura africana

Lo vernáculo, tradicional y natural

La arquitectura en manos de los países colonizadores es una arma que desmantela la identidad cultural de las naciones invadidas. Detrás de la destrucción de la arquitectura vernácula arriban materiales y diseños ajenos a los contextos locales que despersonalizan a las sociedades. Ejemplos claros de esta aseveración se extienden por África, el continente caracterizado por edificios tradicionales moldeados a mano, aprovechando los elementos naturales como la tierra, la paja y la madera, pero que han desaparecido por dos razones primordiales: la imposición de una arquitectura occidental que imita los diseños europeos, y por la creencia de que la adopción de aquellos diseños es sinónimo de progreso.

Los africanos fueron los habitantes de las cavernas provenientes de la región del polvo y el sol intenso. Al tercer continente más grande en extensión se le considera el punto de origen de la humanidad. De África surgieron los Homo sapiens para distribuirse por el planeta llevando consigo las estrategias de adaptación ambiental. Una de ellas es el aprovechamiento de la tierra para construir refugios.

El uso de la tierra sin cocer, mezclada con paja y agua, trascendió el continente acaso porque es la forma más práctica de guarecerse. Aunque en el caso africano las edificaciones no fueron concebidas únicamente con fines prácticos, porque en cada nación hay un agregado estético y social, cuyas singularidades destacan por su vistosidad y la fuerza cultural manifiesta.

África atesora una enorme diversidad cultural y una gran riqueza arquitectónica que no podemos permitir que se pierda. Países como Malí y Burkina Faso mantienen aún viva su tradición constructiva mediante técnicas de construcción con barro, de manera que habitualmente sus edificios, ya sean institucionales, religiosos o de viviendas, se levantan mediante estas técnicas tradicionales dando lugar a arquitecturas realmente excepcionales”, escribe el profesor Félix Jové Sandoval, doctor en arquitectura de la Universidad de Valladolid, España, y director del grupo de Investigación en Tecnología de la Construcción con Tierra.

Casa típica de los kassena. Foto: Flickr / Guillaume Colin & Pauline Penot

La globalización en tiempos actuales está borrando la herencia arquitectónica, considera el experto español, quien recomienda preservar las virtudes étnicas y las cualidades bioclimáticas, sostenibles y ecológicas de la arquitectura africana. “También su formalización exterior y sus aspectos decorativos y figurativos, sin olvidarnos de su específica espacialidad interior y de las relaciones funcionales internas. Pero no sólo los aspectos particulares del edificio deberán ser preservados, sino también todos aquellos derivados del urbanismo local, es decir de la conformación del espacio urbano entendido como un conjunto; la calle o su ausencia, la plaza y los espacios de relación, y la significación de cada edificio dentro del contexto urbano”, expresó. En cada elemento arquitectónico existen señales de identidad únicas que deben preservarse

El catálogo de diseños autóctonos africanos es de lo más rico y diverso, vinculado a las estrategias faunísticas de adaptación al medio.

TÉCNICAS CONSTRUCTIVAS

Las comunidades africanas emplean formas de construcción similares a las de otros pueblos rurales asentados en los demás continentes: el barro crudo, mezclado con agua y paja, en algunos casos combinado con estiércol de animales herbívoros para otorgarle mayor firmeza, son los ingredientes del adobe como pieza fundamental de las paredes. En los techos, los materiales más utilizados son la paja, la madera y también la tierra. El uso de estos elementos otorga a las casas condiciones térmicas favorables, son los mismos materiales que emplea el ave para tejer su nido, o la suricata en su madriguera.

El muro con bolos, que consiste en tejer un entramado con palos en el que se insertan terrones esféricos apilados unos sobre otros, moldeados a mano, es un sistema constructivo característico africano. Si bien es cierto estos materiales son perecederos, también lo es que aumentan su vida útil mediante el mantenimiento constante. Un muro de barro, recubierto, puede tener una duración promedio de veinte años.

Granero de la comunidad Dogon, en Malí. Foto: Flickr / Yann F

Se establece de este modo una estrecha relación entre las características del suelo y las edificaciones del lugar (escribió Félix Jové), de modo que la arquitectura se prolonga en forma, textura y color con el paisaje que la rodea”.

La elaboración de muros hechos a mano, apilando directamente tortas de barro, consolida una arquitectura integrada al paisaje, sostenible porque no requiere de la importación de otros materiales, como sí ocurre con el uso del cemento y el acero, ajenos a la región.

La arquitectura genera modelos susceptibles de ser repetidos, de ahí su responsabilidad para con las sociedades que no pueden ejercer una defensa intelectual de sus valores culturales arquitectónicos (ya sea por simple empobrecimiento o por falta de recursos), modelos que son inconscientemente asimilados por la población local o conscientemente copiados al representar una aspiración de crecimiento y desarrollo económico mal entendido, que creen lograr por imitación de los modelos de los países desarrollados. Es por ello que la arquitectura de los países desarrollados no debe ser literalmente trasladada a cualquier contexto cultural y menos al desconocido, variado, rico e intenso contexto cultural africano”, recomendó Félix Jové en su estudio Arquitectura e identidad cultural en el contexto de la cooperación internacional en el Continente Africano (Revista Pedagógica Tabanque 2011).

LOS CAPULLOS CAMERUNESES DE BARRO

La comunidad musgum se asienta en la frontera norte de Camerún. Sus habitantes viven de la pesca y la agricultura desde hace siglos, lo que no es inusual, pero sí su arquitectura que se distingue por su diseño parecido a una vasija invertida, a una cúpula de tierra “decorada” con estrías en la parte exterior que conducen el agua de lluvia. Estas chozas de barro son llamadas casas tolek. Carecen de una estructura de soporte porque en la región del río Lagone (donde se asientan) se carece de madera; tampoco tienen cimientos de piedra.

Casa tolek. Foto: Flickr / ibiss

Están hechas a mano sobre un montículo de tierra aplanada. Se sostiene debido a las paredes circulares que tienen entre cinco y siete metros de diámetro; las paredes se van inclinando hacia el interior conforme se levantan hasta estrecharse en la parte superior. El exterior está cubierto de “venas” que refuerzan la estabilidad estructural y sirven como peldaños para trepar y dar mantenimiento. En la parte superior se abre el tragaluz por donde también sale el humo de las hogueras. Las alturas de estas cabañas singulares son entre siete y ocho metros.

Los tolek comenzaron a desaparecer en la década del 1930 y en la de 1990 quedaban muy pocos en pie. No obstante, desde 1955 han experimentado cierto resurgimiento y se han levantado una veintena de casas nuevas”, registró el Centro Vasco de Arquitectura, en España.

En Malí viven los dogones, quienes también se distinguen por su arquitectura y su habilidad para labrar la madera. Construyen sus graneros con lodo y colocan los techos como si fueran atados de paja; en las viviendas labran en madera las ventanas y puertas, con ese material también esculpen escaleras que les permiten subir a los techos planos de las casas de adobe.

Por otra parte, en Burkina Faso en África Occidental, los kassena decoran sus casas con pinturas geométricas color negro y ocre principalmente. Son precisamente las decoraciones las que diferencian a las viviendas bajas de adobe, algunas con techos planos y otros cónicos tejidos con paja.

A pesar de la diversidad de los diseños y rasgos distintivos de la arquitectura africana (y especialmente de sus virtudes bioclimáticas y sustentables) el cemento, el ladrillo cocido y el acero, están desplazando a la construcción nativa, despojándola de su carga cultural, como ocurre en otras regiones rurales del mundo.

Comentarios