OnlyFans vs pornografía
Sexualidad

OnlyFans vs pornografía

¿Libertad de contenido sexual?

Se trata de una red social que se puede utilizar tanto en navegador como en aplicación, y que consiste en dos partes que la hacen funcionar: propietarios de contenido exclusivo y suscriptores. Los primeros suben material que generalmente despierta interés en los demás, y los segundos pagan una membresía mensual para tener acceso a éste, que suele estar conformado por fotos, videos y transmisiones en vivo. Entre los creadores de contenido destacan youtubers, entrenadores fitness, modelos y figuras públicas; también, estrellas de música, de televisión y de cine, y expertos en distintos temas con la finalidad de transmitir conocimiento o impartir cursos.

OnlyFans fue creada en 2016, en Londres. Sin embargo, su popularidad comenzó en este año debido a la pandemia de COVID-19. Como es bien sabido, a partir de la contingencia una enorme ola de desempleo ha afectado a la población mundial, lo que obligó a la mayoría de las personas a buscar nuevas formas de generar ingresos. Una alternativa “fácil” es la venta de contenido íntimo, especialmente de mujeres hacia hombres.

El consumo de este tipo de material siempre ha sido un negocio que arroja generosas ganancias, aunque también es campo fértil para la explotación, sobre todo sexual. Una ventaja que ofrece OnlyFans para sus creadores de contenido, es que pueden subir lo que deseen. No hay necesidad de cumplir ciertos parámetros ni de obedecer órdenes. También existe la libertad de establecer la cantidad que los suscriptores deberán pagar mensualmente, siendo 4.99 dólares la mínima y 49.99 la máxima. Sin embargo, la plataforma se queda con el 20 por ciento de lo recaudado, mientras el 80 por ciento restante va destinado al creador.

Dannii Harwood, creadora de contenido de OnlyFans. Foto: nyt.com

CONTROVERSIA

OnlyFans no se promociona como una red social destinada a la pornografía, ya que no es una página o aplicación de videos de uso exclusivo para adultos. Sin embargo, sus características han logrado que algunos profesionales en este sector la encuentren ideal para vender este tipo de contenido.

En la industria pornográfica se han denunciado múltiples casos de acoso y abuso sexual. Uno de los más conocidos fue el de Ryan Madison, dueño de Porn Fidelity y Teen Fidelity, hacia algunas actrices. Las mujeres señalaron que él, en compañía de su esposa (Kelly Madison) protagonizaron las agresiones.

Distintos testimonios tienen en común que Ryan les proponía un rodaje con ciertas características, pero a la hora de llevarlo a cabo incumplía los términos que había establecido. Por ejemplo, Annabbel Redd especificó que no quería que eyacularan dentro de ella ni hacer deepthroat. Al momento del acto, poco le importaron a Madison estas restricciones, por lo que al subir el video a Porn Fidelity, Annabel le pidió a sus seguidores, mediante Twitter, que no vieran su video.

Otra actriz que sufrió abusos de Ryan fue Lulu Chu: “Me preguntó si estaba a gusto con la estrangulación, a lo que yo respondí que sí. Honestamente lo disfruto y me imaginé que sería un estrangulamiento casual, nada demasiado serio. Pero entonces empezó a presionar muy fuerte mi tráquea. No estaba agarrándome del cuello por los lados, que es más seguro, y entonces la habitación empezó a desvanecerse”, comentó.

Ryan y Kelly Madison. Foto: uol.com.br

En este aspecto, OnlyFans inspira más confianza a las actrices de este medio, ya que son “dueñas de sí mismas”. Todo el contenido de OnlyFans es subido bajo el consentimiento de sus creadores y nadie está obligado a hacer algo que no quiere. Además, existe la posibilidad de interactuar con quien está a cargo de la cuenta premium, dar propinas y pedir contenido personalizado; si éste tiene un costo extra o no, también lo decide el creador.

Gracias a esta libertad que OnlyFans ofrece, la industria pornográfica califica a la plataforma como competencia desleal, ya que en ella el contenido no pasa por filtros ni tiene que cumplir condiciones a las que la industria sí debe someterse. El actor, director y productor de cine porno Bel Gris dice: “En primer lugar, nosotros estamos obligados a ser transparentes publicando y publicitando nuestros datos fiscales y la dirección social, por lo tanto somos fácilmente identificables en el caso de que se nos quiera reclamar por el hecho de dañar a terceros por acción u omisión”. También declara que cuando se hacen los rodajes, se piden exámenes médicos para evitar posibles contagios de enfermedades de transmisión sexual, así como se promueve el uso del condón; si se demuestra que no se tomaron las medidas sanitarias necesarias y alguien se contagia durante el rodaje, la responsabilidad recae sobre Bel. En cambio, si eso sucede en OnlyFans, la responsabilidad recae en quien crea el contenido, por lo que el afectado no va a saber a quién reclamar.

RIESGOS

Algo que no deja muy tranquilos a los usuarios es saber que, en repetidas ocasiones, imágenes y videos han sido filtrados de OnlyFans sin el consentimiento de sus creadores. Sin embargo, uno en particular dejó al público 1.5 terabytes de contenido para adultos, el equivalente aproximado a 750 horas de video o tres millones de fotografías. Se dice que este incidente no fue causado por algún ataque a la plataforma. “Hemos investigado las reclamaciones sobre la filtración y no hemos encontrado evidencias de ninguna violación de nuestros sistemas”, señalaron los responsables de OnlyFans.

Usuarios se dedican a robar contenido de trabajadoras sexuales para distribuirlo en otros sitios. Foto: Archivo Siglo Nuevo

No se trató de un ataque a la seguridad virtual de la plataforma, tampoco de un malware o ransomware (secuestro de datos), sino de un robo causado por usuarios premium que utilizaron un software llamado Scraper, con el que es posible recorrer cualquier sitio web y descargar tanto fotos como videos que muestra la página. A raíz de testimonios de artistas y creadores de contenido para adultos, se hizo ver lo grande que es la molestia al ver que otros usuarios difunden el material robado en páginas gratuitas de pornografía .

A través de una investigación de Motherboard se descubrió una lista de usuarios que, con la ayuda de Scraper, se dedican a robar contenido de trabajadoras sexuales para distribuirlo en otros sitios de contenido para adultos con la finalidad de obtener ganancias. No conformes, también ofrecen el servicio del software para robar estos archivos.

Esta herramienta resultó ser una extensión de Google Chrome, por lo que fue eliminada por la misma empresa al darse cuenta de que estaba siendo empleada para actividades ilícitas; sin embargo, los responsables de la intrusión a OnlyFans comenzaron a aplicar variantes de los programas para evitar ser descubiertos. Pese a que esto no es un hackeo común, comenzó a generar revuelo en otras plataformas que se especializan en brindar contenido premium. Algunas personas ejecutan sus propios servidores en plataformas de crowdfunding (un tipo de financiamiento) con la finalidad de descargar contenido exclusivo para después distribuirlo en sitios donde puedan monetizarlo. Eso se convierte en una actividad muy lucrativa para los usuarios que llegan a vender hasta por 10 dólares cada archivo que se descarga de manera ilegal.

Así, aunque OnlyFans parece ser el paraíso prometido para aquellas personas que se dedican a la creación de contenido sexual, con el que puedan escapar de los abusos provocados por la industria pornográfica, aún presenta algunos huecos donde la información e integridad del usuario y del creador pueden ser vulnerables.

Comentarios