80 años de Saúl Rosales
Nuestro mundo

80 años de Saúl Rosales

Nuestro Mundo

El 29 de octubre, Saúl Rosales cumplirá 80 años. Autor de más de veinte libros, miembro correspondiente de la Academia Mexicana de la Lengua, creador emérito de Coahuila y Ciudadano Distinguido de Torreón, ha destacado también como profesor en varias universidades de la Comarca y como director de la revista de literatura Estepa del Nazas.

Tuve la fortuna de ser su alumno en la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Autónoma de Coahuila (UAdeC), y de que luego me invitara a integrarme al taller literario que coordinó durante muchos años en el Teatro Isauro Martínez. Lo he dicho muchas veces, pero lo repetiré aquí: en una comarca sin facultad de letras, su taller fue por muchos años el único espacio en donde los aspirantes a escritor podíamos adquirir las herramientas del oficio.

Entre los muchos libros que Rosales ha publicado hay tres volúmenes de cuento, obras de teatro, poemarios, ensayos, una novela y varias crónicas. Por razones de espacio recomendaré aquí sólo tres: el primero es Autorretrato con Rulfo, cuentario que con varias ediciones es ya un clásico regional. Escritos con malicia, los diez relatos que forman el libro abordan personajes muy variados: un santaclós del tercer mundo que enfrenta su peor nochebuena, una pareja que debe decidir entre migrar al sur del país o quedarse en el desierto, un estudiante mexicano que se enamora de una moscovita e incluso a un hombre a quien Hacienda quiere cobrarle impuestos por construir su propia casa. En el relato que da nombre al libro, Rosales evoca sus tiempos de juventud, cuando trabajaba como dependiente en una librería en la Ciudad de México donde el autor de Pedro Páramo era cliente asiduo. En esas visitas el joven Rosales y el ya célebre Rulfo solían intercambiar impresiones sobre novedades literarias. El asunto no hubiera tenido más trascendencia de no ser porque tiempo después, como prueba de fuego para ingresar a un nuevo empleo, el director de un periódico le pidió a Rosales entrevistar al autor de El llano en Llamas. Por sus muchas virtudes literarias, este libro tiene un sitio especial en mi biblioteca.

Mi segunda recomendación es Sor Juana, La Americana Fénix. Publicado en 2018 por la UAdeC, es una compilación de ensayos breves que aborda aspectos muy diversos en torno a la Décima Musa. Se trata de un volumen de divulgación, rico en citas, que nos permite ver a Sor Juana defendiéndose con habilidad de los asedios de cuarenta sabios convocados por el virrey de Mancera para ponerla a prueba, o interesada en la belleza física del ser humano, o bien explica el por qué a la escritora le llamaban La Americana Fénix. Entre los ensayos destacaSor Juana en la celosía de sus signos, en donde Rosales da una apasionante cátedra sobre la manera en que debemos leer piezas como la Carta Atenagórica y la Carta a Sor Filotea. Si bien toma como punto de partida textos del siglo XVII, las ideas contenidas en esos ensayos son de una pasmosa actualidad.

La tercera entre las recomendaciones es la novela Iniciación en el relámpago. Publicada en 2007 por la Universidad Juárez del Estado de Durango (UJED), consigna la realidad brutal que enfrentan cientos de niños laguneros, miles de niños mexicanos y millones de niños en todo el mundo: la explotación. El protagonista, llamado Damián, se ve forzado a trabajar al concluir la primaria. En la tipográfica Maguncia vive varias iniciaciones a la vez: entra a la adolescencia, aprende a operar un linotipo, arranca en los descalabros del amor y del sexo. En 334 páginas, Rosales retrata el Torreón de fines de los años cincuenta mientras observamos cómo la lucha ferrocarrilera avanza en otros puntos del país. Rosales no cede a la tentación de crear obreros-buenos-abnegados y patrones-malos-egoístas. Sus personajes son complejos, contradictorios, con inquietudes y dudas propias de la realidad.

La mejor manera de celebrar los 80 años del Maestro Saúl Rosales será leerlo y releerlo. Sus libros se consiguen en la librería El Astillero, en el centro de Torreón. Ya que Iniciación en el relámpago está agotada, un excelente homenaje sería promover una segunda edición. Dejo sobre la mesa la propuesta.

Comentarios