El Gigaton de Pearl Jam
Arte

El Gigaton de Pearl Jam

Una ventana a la inmensidad

Para Mar

Siete años pasaron para que Pearl Jam volviera a sorprender al público con un nuevo material. Gigaton es el onceavo álbum de la banda proveniente de Seattle que, recién cumpliendo 30 años, sigue dándonos de que hablar y, sobre todo, en qué pensar, pues su nuevo lanzamiento se asume como una reflexión sobre los impactos climáticos que ocurren en el mundo. La agrupación demuestra así que sigue yendo y produciendo por los senderos del activismo y que aún se posicionan como uno de los grandes referentes del rock alternativo y como los máximos sobrevivientes del grunge.

Mientras el continente americano se enfrentaba a sus primeras semanas de confinamiento a causa de la COVID-19, Gigaton se estrenó el 27 de marzo a pesar de ciertas especulaciones que hablaban sobre un posible aplazamiento para su lanzamiento. Aquella semana, desde la página y las cuentas oficiales de Pearl Jam, se daban buenas y malas noticias; por un lado, se hacía realidad la muy esperada entrega de un nuevo álbum, por el otro, la gira de Norteamérica y la de Europa se posponían para el año entrante.

Las 12 canciones de Gigaton pueden apreciase como composiciones que reflejan explícitamente la madurez que la banda ha adquirido a lo largo de tres décadas. Los tropos a los que se aproximan las canciones son los que podríamos esperar de cualquier disco de Pearl Jam: amor, protesta y un poco de consciencia social y ambiental. Sin embargo, uno de los grandes valores que podemos encontrar es el tono adulto que se explora conforme avanzan los tracks, desprendiéndose, de algún modo, de la voz juvenil y desenfadada que solía orientar a las entregas pasadas.

Del lado instrumental, podemos sentir la comunión de todas las cuerdas y las percusiones. Si bien no son obras complejas, los músicos de Seattle demuestran que aún conservan la fórmula para construir canciones dinámicas y accesibles a los oídos que apenas se acercan a su música, pero también con la capacidad de satisfacer las exigencias de sus oyentes más antiguos. Encontramos variaciones entre lo acústico y lo suave, así como otros momentos que atacan con más distorsión y poder en el bajo, que nos recuerdan más al rock sólido y explosivo que caracteriza a esta banda.

Pearl Jam. Foto: independent.co.uk

Por su lado, Eddie Vedder, quien vuelve a asumir el rol de líder en el proceso creativo, nos muestra más complejidad y profundidad en sus letras. Algunas con claros mensajes políticos, así como otras que guardan un significado más elaborado en donde la voz divaga por los escenarios de la naturaleza terrestre y los lejanos lienzos del cosmos. Otro de lo tópicos recurrentes es la exploración del desarrollo humano donde se canta, principalmente, al amor.

PORTADA

Con un inmenso glaciar derritiéndose, Pearl Jam le pone rostro a su disco número once. La fotografía que sirvió como portada fue tomada por Paul Nicklen, fotógrafo canadiense, cineasta, biólogo marino y colaborador de NatGeo. La imagen se tituló originalmente como Cascada de hielo y fue publicada unos meses antes en la cuenta oficial de Instagram de Nicklen. En ella, encontramos una muralla de hielo situada en Svalbard, Noruega, que arroja grandes volúmenes de agua como consecuencia del calentamiento global. Es entonces, desde la portada, que podemos apreciar el tono general que tendrá el arte del álbum, el cual reflexiona sobre los problemas climáticos. La imagen, que no deja de ser bella, es ciertamente un retrato muy triste de lo ocurre en el planeta.

Durante el mes de enero, la banda publicó en sus redes sociales lo que parecía ser un nuevo arte conceptual, presentando tres íconos que sugerían pequeñas flamas sobre un fondo azul. A la par de esto, en su sitio web oficial, apareció un mapa de todo el mundo con algunas zonas señaladas con los mismos íconos. Entre los lugares que estaban señalados, se podía ubicar a la Ciudad de México, Santiago de Chile, Londres, Nueva York y otras ciudades que hicieron pensar, en una primera instancia, que se trataba de una nueva gira mundial.

Sin embargo, al poco tiempo, se descubrió que lo que realmente se revelaba en el mapa, era la ubicación de la fotografía de Nicklen, la cual, más tarde, se confirmó como la nueva portada del muy esperado Gigaton, con la única variante de que se agregó el nombre de la banda en la esquina superior izquierda de la imagen con un nuevo logotipo, en el que el nombre Pearl Jam pude leerse en una línea para medir la frecuencia cardíaca. Al mismo tiempo, también se reveló que el nombre del álbum sería Gigaton que, en el Sistema Inglés, equivale a mil millones de toneladas.

El verano largo (2007), Paul Nicklen. Foto: paulnicklen.com

LOS SENCILLOS

La primera canción que se reveló de nuevo material también fue el primer sencillo: Dance of The Clairvoyants (Danza de los clarividentes) que, desde el título, advierte que podría tratarse de un tema místico o complejo. En realidad es un tema que habla de los temores y la incertidumbre hacia el futuro; podría escucharse como un desprendimiento al miedo del mañana que se recita con líneas muy bien logradas, además de un trabajo de producción y edición bastante notable. Entre las novedades de este sencillo, nos encontramos con el uso de sintetizadores no muy recurrentes en otras pistas de Pearl Jam.

La canción se publicó el 22 de enero en distintas plataformas, y unas horas más tarde se reveló el primero de los tres videos que acompañarían este tema. En el primero de ellos se muestran distintos paisajes y fotografías de la naturaleza; el segundo es el mismo video, pero con algunos vistazos muy breves de la banda tocando; el tercero usa los mismos recursos, agregando tomas más completas de los integrantes interpretando Dance of The Clairvoyants.

Semanas después, el segundo sencillo en estrenarse fue SuperBlood WolfMoon. En un principio, para ser escuchado, se tenía que descargar una aplicación en la que, al activar la cámara y ponerla frente a la luna, comenzaba a sonar. Después el videoclip oficial fue lanzando en YouTube. Fue TinyConcert la empresa de animación encargada de realizar y producir este simpático video animado donde podemos ver una versión dibujada a trazos rápidos de la banda, dando un pequeño concierto sobre un hoja de papel.

Otro de los sencillos que se ha publicado es Retrograde, una canción bastante optimista que nos recuerda que con un poco más de amor ordinario, las cosas podrían ser mejores. El video se publicó a mediados de mayo y destacó por la presencia de la activista Greta Thunberg.

El video musical SuperBlood WolfMoon fue animado por el estudio TinyConcert. Foto: headtopics.com

VISUALIZADOR

Junto con la fecha de estreno, también se anunció que el disco se presentaría en cines como una “experiencia auditiva”, pero el evento se canceló por la actual contingencia. Fue entonces que la banda liberó en YouTube todas las pistas del álbum con un denominado “visualizador oficial”. En cada canción, podemos apreciar distintas tomas de la naturaleza, así como animaciones que armonizan con las melodías. El arte fotográfico es en parte proporcionado por el propio Paul Nicklen, mientras que otras tomas son cortesía de la NASA.

Los videos fueron dirigidos por Joel Edwards y producidos por Evolve Studios. Es necesario destacar el tremendo trabajo artístico que proporcionaron a Gigaton, pues con un enorme trabajo de edición, lograron una experiencia no sólo auditiva, sino también visual. Escuchar y ver Gigaton es como salir de viaje a lugares inmensos y a otros microscópicos, es salir a la carretera y salir al espacio, pero sobre todo, es escuchar a Pearl Jam.

Comentarios