La cobertura de la vida
Finanzas

La cobertura de la vida

Seguros frente a la hecatombe pandémica

Por poco las empresas de seguros estaban perdiendo la oportunidad de negocio que representa la pandemia, porque en sus pólizas no contemplaban la cobertura para atender este padecimiento que tiene en jaque al mundo. Cuando incluyeron en su protección la atención para pacientes por la COVID-19, la demanda aumentó alrededor de un 15 por ciento. Esta es una de las caras del contexto de los seguros de vida y de gastos médicos mayores; la otra tiene que ver con los desembolsos generados precisamente por la atención médica a quienes sufren del contagio: cerca de nueve mil millones de pesos ha sido el costo contabilizado en agosto para la cobertura hospitalaria. Un monto que coloca a la pandemia entre los siete eventos más caros para las compañías aseguradoras.

El coronavirus se manifiesta con mayor fuerza que un huracán, con magnitudes similares a las de un temblor, y para las firmas de seguros no hay lugar, ni siquiera un resquicio por donde librarse de su compromiso. “Las aseguradoras están reguladas y vigiladas por la Secretaría de Hacienda, por eso son muy cuidadosas al momento de extender un contrato y aceptar el riesgo al cubrir a una familia”, detalló Pina de Lara, asesora de seguros con 17 años de experiencia en el mercado de la zona norte de México.

“Al comienzo de la pandemia (confirmó la experta en el mercado) ninguna de las empresas contemplaba la cobertura de este contagio en sus pólizas”. Aunado a la escasa “cultura de los seguros”, el comportamiento de la contratación se mantenía estable. Menos del siete por ciento de la población mexicana tiene contratado un seguro de gastos médicos, revelan las estadísticas. “Pero con la pandemia se incrementó la demanda; la gente se preocupó, y más cuando se enteró de los costos de internamiento para tratarse de COVID”, declaró De Lara, quien compartió la cifra: “si el tratamiento en el hospital dura quince días, esté o no entubado el paciente, la cifra ronda los 400 mil pesos de gastos, resulta difícil de cubrir si no se tiene un seguro”.

En los 17 años de conocer el mercado, De Lara no había vivido un aumento similar en la demanda. Ahora, “las personas que no estaban interesadas ya preguntan, pero no tenían ni idea del costo del seguro”, el cual depende de la edad de las personas, del número de integrantes de la familia y, especialmente, de la salud del contratante. Pese a la demanda, “los costos no han subido en ningún tipo de seguro”, aseguró la entrevistada, los cuales pueden rondar los 40 mil pesos anuales para cubrir a una familia joven y saludable.

Al comienzo de la pandemia ninguna de las empresas contemplaba la cobertura de este contagio en sus pólizas. Foto: Behance / Trim Possible

PARA COBRAR EL SEGURO

La cobertura de los gastos generados por la atención médica, dijo Pina de Lara, “no es problema, porque las compañías se basan en el diagnóstico del médico, y si da positivo en el COVID, estará la prueba y el diagnóstico del médico que así lo confirme, por ello no se genera confusión que podría complicar el pago”.

“El trabajo de las compañías es cubrir enfermedades, y nos toca la parte de estar pendiente de los clientes. Dependerá de cómo se mueven las economías de las familias para contratar o cancelar una póliza; hay familias que han cancelado el seguro, con todos los compañeros ha sido la misma situación; aunque es muy bajo el porcentaje, de un dígito. En la familia el pago del seguro tiene jerarquía, cuando lo suspendes es porque la situación económica sí es desesperada, o comes o pagas el seguro”.

Respecto a la facilidad para cobrarlo, la entrevistada aseguró que no existe ninguna complicación, “desde que el paciente está en el hospital se abre el expediente y comienzan a ingresar los documentos para garantizar la cobertura. Las compañías están muy vigiladas por Hacienda, eso implica que hagan su mejor papel, lo que sí se pide al cliente es que diga la verdad sobre sus padecimientos o enfermedades, porque si miente, las compañías se darán cuenta. Todo el historial médico está registrado y los médicos lo saben; si el cliente no declaró o contó mentiras, la verdad sale, y es una de las advertencias que se les hace para que no tengan complicaciones posteriores”, informó De Lara.

El cumplimento en las coberturas ya ha generado un desembolso superior a los nueve mil millones de pesos, o 400 millones de dólares aproximadamente, de acuerdo a los reportes de las propias compañías aseguradoras.

Foto: today.com

HECATOMBE SANITARIA

La Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) confirmó que el impacto de la pandemia superó la proyección que se tenía al comienzo de la misma. Hasta septiembre, la cobertura alcanzó un monto de 406 millones de dólares, cifra superior a los costos ocasionados por eventos como los huracanes Ingrid y Manuel de 2013, y las heladas que arrasaron los cultivos en Sinaloa hace nueve años. Pero aún no termina. El cálculo de la institución estima que la pandemia pueda alcanzar cifras por arriba de los 640 millones de dólares, un costo similar causado por el sismo del 7 de septiembre de 2017.

El director general de la AMIS, Recaredo Arias, aceptó que esta pandemia rebasó los análisis que se tenían al comienzo del año. “Teníamos muy en claro los efectos que algo como el COVID-19 pudiera tener sobre la salud de las personas y la economía, pero nunca creímos que este impacto fuera tan fuerte”, aceptó el funcionario en una entrevista para el periódico El Economista.

Recaredo consideró a esta contingencia entre los siete eventos más costosos para la industria de los seguros de gastos médicos en México. Por sus estimaciones de prevalencia, la tendencia se sitúa hasta marzo del próximo año. “Y podríamos estar muy cerca del sexto caso más costoso, que es el sismo del 7 de septiembre de 2017, así que sí está siendo muy significativo y muy representativo dentro del sector asegurador mexicano", declaró Recaredo para otro diario, El Universal.

La tendencia de las coberturas va al alza, y seguirán creciendo debido a que en los estados de la república no se han limitado las actividades económicas. En entidades como Durango, la cual se confirmó en la primera quincena de octubre como la de mayor movilidad de personas, se favorecerá el incremento de los contagios, lo que ya está ocurriendo. “Entonces sí estamos en una etapa crítica (…) y en parte es porque se ha alargado mucho más de cualquier estimación", declaró por otra parte, para el mismo diario, el vicepresidente de la propia AMIS, Juan Patricio Riveroll.

Se estima que la pandemia pueda alcanzar un costo similar al del sismo del 7 de septiembre de 2017. Foto: elsiglocoahuila.mx

En la nota periodística se destaca que “El seguro de gastos médicos mayores, con corte al 28 de septiembre, tiene registrados 11 mil 578 casos de COVID-19, con un monto total de cuatro mil 520 millones de pesos, con un costo promedio de 390 mil 471 pesos en atención hospitalaria. Referente a seguro de vida la AMIS contabiliza 20 mil 149 casos, con un costo total de cuatro mil 473 millones de pesos”.

Para el 12 de octubre, las cifras aumentaron: la propia AMIS registró 12 mil 847 casos en seguro de gastos médicos, un incremento cercano al once por ciento en catorce días. El monto total por ende también aumentó 507 millones de pesos; lo único que decreció fue el costo promedio en atención médica por enfermedad, que rondó los 387 mil pesos.

En la primera quincena de octubre, la COVID-19 registró en México su segunda semana consecutiva como el séptimo evento más caro para las aseguradoras al superar los 447 millones de dólares en costos, suma equivalente a nueve mil 400 millones de pesos si consideramos un tipo de cambio de 21.5 pesos por dólar.

Si bien es cierto que las firmas de seguros prevén caídas del cinco por ciento en la contratación debido a la crisis económica por la que atraviesan las familias, también lo es la necesidad que se tiene de contar con la tranquilidad que brinda la cobertura de gastos médicos mayores. Por ello Pina de Lara recomienda: “Al que ya tiene un seguro que lo conserve, porque la antigüedad le cubrirá más enfermedades en la edad adulta. Y los que no lo tienen, que por lo menos se interesen en conocerlo”.

Comentarios